Make your own free website on Tripod.com

atrapado.jpg

Principal

Atrapados por la brevedad

¿Conoces el refrán que reza: “de lo bueno, poco”? ¿No? Pues en estas páginas comprenderás su significado. Tienes aquí a tu disposición una serie de historias que te harán soñar, emocionarte, sentirte hechizado, llorar... todo, en poco tiempo. ¿No has vivido aún la intensa aventura de estar atrapado por las páginas? Entonces empieza aquí. Te garantizo que querrás seguir probando de lo bueno, pero ya no en dosis pequeñas, sino cada vez mayores. Éste puede ser un buen comienzo. ¡Adelante!

Canek: historia y leyenda de un héroe maya

(Ermilo Abreu Gómez)

Jacinto Canek es un indio que trabaja en una hacienda de un pueblo yucateco; a pesar de su condición de indio, recibió cierta educación. Es noble, inteligente y comprensivo y, sobre todo, siempre trata de ayudar a sus hermanos de raza. Quiere entrañablemente al niño Guy, con quien pasa muchas horas platicando. Guy es el sobrino del dueño de la hacienda; es un niño enfermizo al que todos rechazan, porque dicen que es muy difícil de entender. Canek lucha siempre porque los mestizos respeten los derechos de los indígenas y porque éstos se respeten a sí mismos. Pero los enfrentamientos entre mestizos e indígenas son más y más frecuentes e intensos.

 

Sopaboba

(Fernando Alonso)

Juanito era el nerdo de su escuela debido a que su padre le exigía buenas calificaciones. No era muy apreciado por sus compañeros, quienes nunca lo tomaban en cuenta para los equipos de deporte; por tal motivo, él se interesaba más en los libros. Durante el siguiente año escolar Juanito tendría como profesor al buenazo de don Manuel, a quien realmente no le interesaba si eran o no listos sus alumnos. Pero esta vez será diferente: el maestro tiene un plan para que ya no le tomen el pelo, y Juanito podría ser un obstáculo para dominar a las bestias.

 

Una muerte muy dulce

(Simone de Beauvoir)

Un accidente en el baño de su casa sufrido por su mamá, hacen que la protagonista revalore el significado que su progenitora tiene para ella. En el hospital diagnostican cáncer, pero la protagonista y su hermana deciden ocultarle la verdad a su madre, pues el padre murió antes ya de cáncer; le dicen que padece de peritonitis, pero que se curará pronto. Los fuertes dolores ocasionados por la mortal enfermedad, que apenas son atenuados por la morfina, los sobrelleva con toda entereza la enferma, confiada en su propia sanación. Juntas, las tres mujeres pasan los momentos quizá más bellos de sus vidas, disfrutando de su mutua compañía.

 

La  tregua

(Mario Benedetti)

Es éste el diario de un hombre cincuentón, viudo, próximo a jubilarse. Ahí escribe sus confesiones, las esperadas en un hombre de su edad y condición; al rememorar su pasado, se arrepiente de su falta de decisión, piensa que hasta ahora su vida no ha sido nada. Pero conoce a una mujer, Laura Avellaneda, que podría ser su hija, y se enamora de ella. El hombre, que vivió solitariamente durante veinte años, se va encontrando a sí mismo a través de la joven. De esta manera Martín Santomé se explica a sí mismo la vida. Inicia un noviazgo con Avellaneda, renta un departamento, presenta a Laura ante sus hijos. Todo va bien, hasta que la joven se ausenta de la oficina donde ambos trabajan juntos.

 

Cuento negro para una negra noche

(Clayton Bess)

“Este pequeño quiere saber cómo es el mal. Les voy a contar todo acerca del mal. Y también les voy a contar del bien. Es cosa del corazón. Es la gente y lo que la gente hace. Les voy a contar la historia de Maima Kiawú. Llegó en una negra noche, negra como ésta y trajo su mal a nuestra casa. Yo entonces era un niño y las cosas eran diferentes. Kataka era una aldea pequeñita y esta misma casa estaba rodeada de selva, porque el pueblo no había llegado hasta acá a juntarse con nosotros...”.

 

La espada del general

(Laurenço Cazarré)

La pérdida de la espada del general durante una fiesta, ocasiona una serie de enredos, cuando el general y su vecino, un policía, salen prestos a buscarla, interrogando a todos los que asistieron al convite. Pero la espada está donde menos se imaginan.

 

El corazón de las tinieblas

(Joseph Conrad)

La acción de esta obra se desarrolla en el Congo. El viejo marinero Marlow decide hacer realidad un sueño de infancia: navegar por un río en medio de la selva. Después de ciertos contratiempos y gracias a algunas recomendaciones familiares, es nombrado capitán de un barco que, con motivo del tráfico de marfil, debe recorrer el corazón de la jungla. Su misión es encontrar al agente Kurtz, jefe de una estación río arriba, y preparar su regreso a la Estación Central de la compañía. A partir de la primera mención a Kurtz y hasta su encuentro, la narración de Marlow se vuelve cada vez más angustiosa y obsesiva, revelando el verdadero sentido de la obra: el enfrentamiento de Marlow, un hombre civilizado, ante un ser de extraordinarias cualidades sumido en la locura, producto de su estancia en la selva.

 

Agu Trot

(Roald Dahl)

Agu Trot es una delicada historia de amor, entre dos personas de edad madura, con más de un centenar de tortugas y un sinfín de palabras mágicas de por medio. A pesar de las educadas conversaciones que sostienen todas las mañanas, de balcón a balcón, el señor Hoppy, quien es supremamente tímido, no ha sido capaz de confesarle su amor a la señora Silver. Un día, este caballero descubre que la dama de sus sueños tiene una preocupación: su tortuga favorita no quiere crecer. Él se inventa una estratagema para solucionar este inconveniente.

 

Las brujas

(Roald Dahl)

Algunas personas no creen en las brujas. Pues que le pregunten a nuestro protagonista y a su abuela y ¡ya verán! Porque, sin querer, se vieron enfrentados con la terrible Asociación de Brujas de Inglaterra. Las brujas son peores que los vampiros, mucho peores que los duendes, pero... ¿cómo distinguirlas?

 

Canción de Navidad

(Charles Dickens)

Scrooge, un viejo avaro, es visitado en la Nochebuena por el espectro de Marley, su antiguo socio, y recibe un solemne aviso en forma de una serie de visiones del pasado, del presente y del futuro, entre las cuales la de cómo será su muerte si no cambia pronto de vida.

 

Noches blancas

(Fedor Dostoievski)

En Noches blancas hay, por lo menos, tres fantasmas: una ciudad, un hombre y una mujer. Cada uno de ellos guarda a su vez un sinfín de historias individuales que, en algún reino, ajeno a éste que habitamos, lograrán reunirse para ahuyentar la tragedia de los amores inconclusos. El encuentro --reunión ilusoria-- tiene lugar a orillas del río Neva, flujo sanguíneo de una ciudad que se debate entre el abandono y la vitalidad. La mujer (Nástenka) se deja abordar no sin antes hacer una amenaza que más parece insinuación: "Voy a hablarle con franqueza: no se enamore de mí. No puede ser, se lo aseguro. Amistad, con mucho gusto; pero amor no, se lo ruego." Finalmente, el único amor posible para el vagabundo narrador de Noches blancas es la ciudad que habita.

 

Aura

(Carlos Fuentes)

En esta obra el autor maneja con suma facilidad la realidad y la ficción, el terror y el placer. Un joven historiador es contratado por una anciana para que continúe los manuscritos que dejó inconclusos su marido, el general Llorente. El estudiante se instala en la oscura y vieja mansión; ahí aparece ante él la fugaz y fantasmal figura de Aura, de quien se enamora el joven y a la que trata de liberar de las garras de la vieja loca.

 

La hojarasca

(Gabriel García Márquez)

El médico de un pueblo se suicida, y sólo asisten a su velorio un niño, su mamá y su abuelo. Cada uno de ellos recuerda momentos de la vida del ahora difunto, mientras observan el cadáver. Los habitantes del pueblo se encontraban molestos con el doctor, ya que tras la masacre perpetrada por las compañías bananeras, y en el afán de evitarse problemas, éste no quiso atender a los heridos. Ahora que se ha suicidado, el pueblo se opone a que el médico reciba la debida sepultura.

 

Las cuitas del joven Werther

(J.W. Goethe)

Werther, recién llegado a una pequeña ciudad, conoce a Carlota, huérfana, madre amorosa de sus hermanos pequeños y prometida de Alberto. Werther se enamora apasionadamente de ella, pero advierte la imposibilidad de hacer realidad su amor. Huye de la población buscando el olvido, pero no lo consigue; regresa y encuentra casada a su amada. Al darse cuenta que no puede visitar al matrimonio con la frecuencia que desearía porque su asiduidad ha dado lugar a malas interpretaciones, cae presa de la desesperación.

 

Wakefield

(Nathaniel Hawthorne)

Wakefield es un hombre como todos, que vive con su esposa tranquilamente en un barrio común, hasta que un día le dice a su compañera que saldrá de viaje. Prepara sus cosas, pero en vez de viajar renta el departamento frente a su casa para espía a su esposa. Transcurre el tiempo y el hombre tiene sus dudas respecto de regresar o permanecer oculto. Decide ver a su esposa, y para ello cambia de apariencia, sin imaginar las consecuencias que esto le traerá.

 

El viejo y el mar

(Ernest Hemingway)

Esta obra resume todo el pensamiento del autor sobre el ser humano: su lucha, la necesidad de probarse a sí mismo en un mundo que le puede ser adverso. Santiago es un viejo pescador viudo, cuya única alegría es la compañía de Manolín, muchacho que también siente por el hombre un gran cariño. Tras 84 días de no pescar nada, los padres del joven le impiden volver al mar con Santiago, y éste decide partir solo. El viejo desea probarse, saber que no está salao, por lo que emprende su viaje al mar en busca de un pez lo suficientemente grande.

 

Harvey Ángel

(Diana Henry)

Henry es un niño que vive en la casa de hospedaje de tía Ágata, una mujer fría, seca y ahorrativa a más no poder. Todo transcurre de forma monótona en la obscura y descuidada casa, hasta el momento en que aparece un nuevo huésped. A partir de entonces las cosas empiezan a cambiar, y Henry y uno de los huéspedes sospechan de Harvey Ángel. Lo interrogan sin obtener nada en claro; pero llega el momento de seguirlo y tratar de descubrir quién es él en realidad.

La rosa amarilla

(Mór Jókai)

En esta obra, el lector recibe la invitación a contemplar, primero, un paisaje árido y sin encanto que no parece contener más que a un jinete pasmado por la flor insólita que lleva bajo el sombrero; la rosa amarilla es un regalo quién sabe si de amor, que de vez en vez se le escurre de las manos y lo obliga a desandar sus pasos para recuperarla. Este hombre participa de entrada en un rito personal que, a la postre, se transformará en una pequeña epopeya colectiva de los magiares. Nunca los personajes abandonarán este escenario el cual de súbito aparece lleno de vida, cargado desde hace siglos por un carretón cíngaro que viaja en círculos dejando a su paso la simiente de pequeñas anécdotas pastoriles (el hombre vuelto loco, el camarada ido a la guerra, la mujer de indómita belleza, el duelo a muerte) que, al caer en tierra fértil de la imaginería popular, crecen hasta que el ramaje del misterio no permite ver en qué momento dejaron las cosas de ser reales para volverse mágicas. Ésta es una historia susurrada por un potrero al oído de su cabalgadura, por el viejo que espanta el invierno ante la hoguera. El embrujo de las cosas será la guía de un duelo amoroso en el cual la venganza impone sus maneras y al detonar el asesinato explica la naturaleza humana.

 

La metamorfosis

(Franz Kafka)

Una mañana, Gregorio Samsa descubre con horror que se ha convertido en un enorme insecto. Esto ocasiona una severa crisis en su familia, que cambia su vida por completo. Es consciente del rechazo de sus familiares hacia él, por lo cual permanece oculto, para no causarles mayores repulsión y problemas, hasta que decide tomar una decisión.

 

Cuando Hitler robó el conejo rosa

(Judith Kerr)

Una familia de origen judío huye de la Alemania nazi temiendo por su vida. Atrás dejarán muchas cosas, particularmente Anna, la niña de la familia, quien se verá obligada por las circunstancias a madurar de golpe. Para la protagonista de este relato autobiográfico, aquel conejito rosa con el que jugaba y que quedó abandonado en su casa de Berlín, siempre simbolizará la infancia bruscamente perdida.

 

El carretero de la muerte

(Selma Lagerloff)

La joven religiosa sor Edit agoniza y pide que lleven ante ella a David Holm, borrachín del pueblo a quien aún no ha logrado atraer al buen camino. Mientras tanto, éste bebe con dos amigos y les relata la leyenda del último día del año: aquel que entregue su alma al sonar la última campanada de las doce de la noche, se convertirá en el carretero de la Muerte durante un año. Sus amigos pretenden forzarlo a ir con sor Edit, pero él se resiste. Se suscita una riña y David cae herido. Creyéndolo muerto, los otros huyen. Él se queda inconsciente sobre un charco de sangre, cuando el reloj da la última campanada de la medianoche. (La autora recibió en 1909 el Premio Nóbel de Literatura).

 

La más faulera

(Mónica Lavín)

Es la historia de una basquetbolista y su gran pasión por el deporte. Andrea Domínguez, de quince años, estudia el segundo año de secundaria en una escuela particular de la ciudad de México. Su familia y sus amigas no comprenden su gran afición por el basquetbol. Pero ella tiene el problema de ser una gran faulera, aunque no de manera intencional. Siempre que la expulsan de un partido por esa causa, se siente derrotada por no saber contenerse. La única persona que parece comprenderla es su padre, quien incluso la acompaña en ocasiones a los partidos. Andrea logra formar parte de la selección femenil de su colegio y hace amistad con Manuel (el Bato), un muchacho sonorense de la selección varonil. Entonces la chica une al caminar en busca de sí misma, su recorrido hacia el encuentro con el amor.

 

Arsenio Lupin contra Herlock Sholmes

(Maurice Leblanc)

Una serie de espectaculares y cuantiosos robos están sucediéndose por toda Francia; con el fin de resolver estos casos tan enigmáticos, se contrata al mejor investigador conocido: el inglés Herlock Sholmes, quien viaja a París para conocer los lugares de los hechos y enfrentarse al sagaz Arsenio Lupin.

 

Colmillo Blanco

(Jack London)

Desde su nacimiento, el pequeño lobezno posee una gran fortaleza y energía, que le permiten afrontar duras dificultades. Cuando su madre y él son recogidos por los indios, un hombre llamado Nutria Gris lo nombra Colmillo Blanco. Después, el lobo es vendido a un cara pálida, quien lo utiliza para enfrentarlo en peleas contra perros. Colmillo Blanco comprende entonces que la ley prevaleciente es la del más fuerte: enfrentarse o morir.

 

El llamado de la selva

(Jack London)

En las tibias tierras del sur, el perro Buck, nacido del cruce de un San Bernardo con una perra escocesa de pastor, vive como dueño indiscutible de la casa y la granja del juez Miller. Pero cuando se descubren los yacimientos de oro en Alaska, Buck es productivamente vendido y enviado al norte. Sin ser ya acariciado ni respetado, en un país salvaje y hostil, se ve obligado a doblegarse a la ley primitiva del bastón y el látigo, a soportar los arreos y a tirar del trineo postal del gobierno canadiense. Su vida se hace aún más triste cuando pasa, con su jauría, al servicio de tres buscadores de oro. Tras un accidente, el perro es salvado por Thorton, y surge en él un sentimiento de adoración hacia su nuevo amo. Pero, al mismo tiempo, siente renacer en sí, cada vez más fuerte, el instinto atávico que lo impulsa a correr a la selva, a aproximarse al lobo, su hermano salvaje.

 

El mexicano

(Jack London)

Un muchacho, Felipe Rivera, misteriosamente llena de dinero a una junta de Los ángeles para ayudar a la lucha revolucionaria de México, especialmente a la rebelión magonista de Baja California. Se revela que el joven ha ganado al menos una parte de ese dinero como luchador, y en la última parte de la historia se relata su encuentro con uno de los luchadores más famosos de la época. En el combate, de 18 rounds, el árbitro, manifestando prejuicios hacia los mexicanos, hace lo que puede para que Felipe pierda. (El autor, nativo de San Francisco y de ideas socialistas, se identificó con la Revolución Mexicana y apoyó la rebelión magonista que en enero de 1911 tomó las poblaciones de Tijuana y Mexicali.)

 

Rebelión en la granja

(George Orwell)

Los animales de una granja se sublevan victoriosamente contra sus dueños humanos, pero pronto surgen entre ellos ambiciones y rivalidades que hacen fracasar la rebelión. (Orwell escribió esta novela como crítica al gobierno totalitarista de Stalin en la Unión Soviética.)

 

Las batallas en el desierto

(José Emilio Pacheco)

Carlos es el hijo menor de una familia que pasa por una crisis económica. Asiste a un colegio privado y hace amistad con Jim, quien se dice hijo de un alto funcionario del gobierno. Jim invita a Carlos a su casa para que conozca a Mariana, su mamá, una joven y bella mujer, que despierta en el adolescente toda una serie de sentimientos que no habían llegado a aflorar por su edad: se siente instantáneamente enamorado de ella.

 

Trafalgar

(Benito Pérez Galdós)

Trafalgar relata la tremenda y decisiva derrota naval de España, aliada con los franceses, en octubre de 1805. Gabriel Araceli (narrador y protagonista de la obra) es un huérfano nacido en Cádiz, criado en una sociedad "de lo más rudo, incipiente y soez", blanco de los malos tratos de un despiadado tío, hasta que entra al servicio de un capitán retirado de navío y de su esposa. La novela comienza con la narración de las penas y anhelos del propio Gabriel Araceli: su enamoramiento imposible por Rosita (hija de sus amos), su frustración, sus rencores y la flagelación impuesta por los razonamientos sobre la imposibilidad de ser correspondido. Pero el punto central de Trafalgar es, precisamente, la batalla misma, que comienza con la huida del excapitán y Gabriel, en compañía del marinero Marcial, y el posterior alistamiento de los tres en el barco Santísima Trinidad. Gabriel Araceli va ofreciendo los pormenores de la aventura naval, las ferocidades del combate, lo chusco y patético de la desgracia... La historia de Trafalgar es el relato de una humillación, de la que sólo mediante el sentimiento puro de luchar por la patria es posible sobreponerse.

 

Aventuras de Arturo Gordon Pym

(Edgar Allan Poe)

La amistad del joven Arturo Gordon Pym con Augusto Bernard, hijo de un capitán de navío, hace nacer en aquel un gran entusiasmo por los viajes y aventuras, al excitarse su curiosidad con las historias de mar que Augusto le cuenta. Después de una escapatoria furtiva de los dos muchachos, que está a punto de acabar trágicamente al ser destrozada su canoa. Arturo se resuelve a acompañar a su amigo en un viaje que emprenderá en el navío Grampus, equipado para la pesca de la ballena en los mares del sur y mandado por el padre de su amigo. Se inicia una serie de aventuras, excitantes unas, escalofriantes otras, para ambos jóvenes.

 

El escarabajo de oro

(Edgar Allan Poe)

¡Nada escapa al gran genio deductivo de Auguste Dupin! Resolver un terrible crimen en una habitación cerrada o el robo de una importantísima carta, son dos de los desafíos que se le presentan en esta ocasión. ¿Lo logrará? Cuentan que una vez resolvió un caso, razonando, sin moverse de casa...

 

Lilus Kikus

(Elena Poniatowska)

Lilus es una niña a la que le gusta jugar a ser enfermera, le gusta operar limones, naranjas, plátanos. No le gustan las muñecas; una vez tuvo una, pero murió aplastada: cayó sobre ella. También una vez fue a Acapulco, pero no llevaba palas ni juguetes como los demás niños; jugaba con la arena, el mar, las estrellas. Un día Lilus enfermó, tenía frío y confundía sus sueños con la realidad; soñaba con Jesús, con los vecinos y con el Diablo.

 

Querido Diego, te abraza Quiela

(Elena Poniatowska)

Angelina Beloff (Quiela) vive en París junto con su hijo Dieguito, a quien procreó en una relación con el pintor Diego Rivera. Intenta en vano comunicarse con él, pero sólo recibe como respuesta el silencio, y un poco de dinero que él le envía para su sostenimiento. Pero los recursos son insuficientes; Dieguito enferma de pulmonía, y su padre no se da por enterado, a pesar de las cartas de Quiela. En ellas, la también pintora le recuerda tantos momentos que pasaron juntos, tantas dificultades que debieron afrontar; le informa sobre su hijo. Pero la respuesta es la misma: el silencio y unos cuantos centavos.

 

Pedro Páramo

(Juan Rulfo)

Juan Preciado, hijo de Pedro Páramo, llega a Comala en busca de su padre, el cacique del lugar. Su arribo desencadena la trama. El odio, la muerte, la corrupción, el deseo, se mezclan en una estructura narrativa audaz: los planos espaciales y temporales nos conducen lo mismo al pasado que al presente. Las voces de los muertos se encargan de narrar la historia y su nostalgia es lo que está presente. (Traducida a más de quince idiomas, esta novela es una de las obras más importantes de la literatura mexicana.)

 

Una de dos

(Daniel Sada)

En esta novela el autor observa con singular virtud la vida de una pequeña localidad del norte de México. El eje de la historia es la vida de las hermanas Gamal, gemelas cuya “única importancia de por vida ha radicado en su similitud, ese doble sentido que a lo mejor es uno (...) La una es la otra, y la otra lo niega algunas veces, desde luego en secreto, pues porque es muy molesto tener doble, casi casi pegoste, pero la culpa es de ellas, que al paso de los años, pretenden imitarse más y más”, y aceptan compartir incluso el amor. (Daniel Sada es nativo de Mexicali y se le considera uno de los más importantes escritores hispanoamericanos contemporáneos.)

 

El principito

(Antoine de Saint-Exupéry)

En su niñez, el narrador se topa con la incomprensión de los adultos, que lo desalientan de seguir dibujando, por lo que años más tarde opta por la aviación. Mientras intenta reparar una avería de su avioneta en pleno desierto, llega hasta él el principito, que lo desespera con sus preguntas pero al mismo tiempo lo enternece con su insistente búsqueda de la amistad. El rubio niño le cuenta al piloto cómo dejó a su ingrata rosa en su planeta natal y empezó a recorrer la galaxia, en búsqueda del amigo que tanto necesita.Un guardagujas, un borracho, un farolero, un explorador, un vanidoso, un negociante, van mostrando al principito el extraño mundo de los adultos; después, el zorro le hablará sobre la verdadera amistad y la serpiente lo ayudará a encontrar su camino.

 

Marcelino pan y vino

(José María Sánchez Silva)

Cierto día, a la puerta del convento uno de los frailes se encuentra con un bebé. Lo bautizan como Marcelino y lo llevan al pueblo, para que las autoridades decidan a quién darlo en adopción; pero como la comunidad es pobre, se opta al final con que el niño permanezca bajo la custodia de los religiosos. El niño crece en el convento; es bueno y travieso. Juega con los animales del corral y tiene un amigo imaginario. Los frailes lo quieren mucho, pero sólo le prohíben subir al desván. Un día, el curioso chiquillo desobedece a sus padres adoptivos y decide averiguar qué misterio oculta aquel rincón del convento.

 

El lago de los sueños

(Juana Spyri)

En un pequeño pueblecito perdido en los Alpes, muere inesperadamente el italiano, un extranjero que llegó un día llevando en brazos a un niño de cierta edad. Este niño, Enrico, queda solo, sin más bienes que un viejo violín, sin más afectos que el de una compañera de colegio de su misma edad. Enrico siente la necesidad de conocer su procedencia, saber quién es su madre y si allá, en Italia, existe algún pariente de su padre. Con esta intención y alentado siempre por el cariño y la amistad de Estela, su compañera de colegio, inicia el éxodo que lo lleva hasta el lago Garda, en Italia.

 

La perla

(John Steinbeck)

Kino, modesto indígena padre de familia, se encuentra una enorme perla y espera con ella vivir sin problemas toda la vida; pero, sobre todo, ve el hallazgo como un medio para educar a su hijo y librarlo de la miseria a la que los indios están acostumbrados. Pero el gran hallazgo de Kino penetra en los sueños de todos los aldeanos, y de pronto esa gran riqueza lo hace enemigo de ellos. La codicia invade sus pensamientos; la primera noche alguien intenta robarlo. Juana, su esposa, se asusta y le ruega que vuelva a arrojar la perla al golfo. Pero a Kino el sueño se le ha hecho demasiado real para renunciar a él. (Una anécdota conocida por el autor en el puerto de La Paz, Baja California Sur, lo inspiró para escribir esta novela.)

 

Olalla

(Robert Louis Stevenson)

Un coronel extranjero queda malherido en un pueblo de España. Tras algunas semanas de recuperación, el médico le sugiere que continúe su convalecencia en el campo. Lo recomienda ante una familia venida a menos, que desea alquilar una habitación de su residencia --en la montaña--, para obtener algunos ingresos. El coronel, advertido del carácter un tanto extraño de los miembros de dicha familia, pronto lo constata por sí mismo: la madre, viuda, pasa los días encerrada en su propio mundo; Felipe, el joven hijo, es un rapaz inmaduro y voluble; y Olalla, la joven cuya presencia se anticipa desde el principio, termina ejerciendo una influencia riesgosa para el ánimo del coronel.

 

La muerte de Iván Ilich

(León Tolstoi)

Iván Ilich es un hombre superfluo. Burócrata judicial de la Rusia zarista, ha dedicado su vida al ascenso social y a la seguridad pecuniaria. Este mediocre funcionario, ávido de satisfacciones materiales, sufre, al decorar su nueva mansión, un accidente físico trivial y sin consecuencias aparentes. Pero ese golpe en el costado irá minando su salud hasta matarlo. De nada le servirán los médicos con sus confusos diagnósticos ni los cuidados indiferentes de su familia. La muerte ha llamado a Iván Ilich y atrapará su cuerpo y su mente de manera lenta pero inexorable.

 

Macario

(B. Traven)

Macario era un pobre leñador, padre de once hijos. Vivía en un pequeño pueblo, en su humilde jacal. Una gran ilusión tenía en su vida: comer él solo un pavo entero, en las profundidades del bosque. Siempre sentía la muerte cerca, por el exceso de hambre, ya que compartía sus alimentos con su familia. Su mujer decidió un día darle una sorpresa: con algunos ahorros pudo comprar un pavo y se lo preparó, para que se lo comiera él solo e hiciera realidad su sueño. Pero no le resultaría tan fácil a Macario realizar su fantasía.

 

Espantapájaros

(Gabriel Trujillo Muñoz)

Ajar Duloth es un agente de la Alerta Máxima, en Estados Unidos, y lo solicitan en el Pentágono para encomendarle la misión Espantapájaros. Se trata de destruir a los gracos, unas bestias con capacidades humanas que han sido creadas en una incubadora subterránea cerca de la frontera con México. El propósito inicial era que los gracos sirvieran como armas ofensivas para los Estados Unidos, pero se salieron de control; empezaron a reproducirse libremente y actúan como seres humanos. Duloth debe detenerlos.

 

Los cachorros

(Mario Vargas Llosa)

(En un periódico de Lima se publicó cierta vez la atroz noticia de un niño de pocos meses que fue mordido en sus genitales por un perro, lo que le produjo la castración. Dicho suceso inspiró esta novela.) Pichula Cuéllar es un niño modelo, alumno de uno de los mejores colegios de la capital peruana; buen estudiante y gran deportista. Un día, cuando los niños están en las regaderas, un perro danés, de la escuela, que escapó, ataca a Cuéllar. La castración resultante no le causa problemas al niño inicialmente; pero al llegar a la adolescencia no evoluciona emocionalmente, al igual que sus compañeros. Su vida va haciéndose más falsa y ni él mismo se da cuenta de su incipiente destrucción.

 

El castillo de Otranto

(Horace Walpole)

Manfredo, príncipe de Otranto, tiene una hija hermosísima, de 18 años, llamada Matilde, y un hijo, de nombre Conrado, quien es tres años más joven que su hermana y posee un carácter débil, no obstante lo cual es el preferido por su padre. Manfredo ha concertado la boda entre su hijo y la descendiente del marqués de Vicenza, Isabel, quien ya se encuentra en Otranto a la espera del casamiento. Cuando está a punto de efectuarse la ceremonia, un extraño accidente causa la muerte de Conrado, lo cual enfurece al príncipe; éste, no queriendo privarse de una digna descendencia, decide repudiar a su mujer y casarse con Isabel. Se suceden entonces una serie de enredos e intrigas, donde los personajes se enfrentan a los inevitables designios del destino.

 

El crimen de lord Arthur Saville

(Óscar Wilde)

Un quiromántico leyó la mano de lord Arthur Saville, y al hacerlo palideció. Lord Arthur dudó de la honestidad del hombre y creyó que le había ocultado algún hecho importante en su futuro. Se enteró después de que el destino le deparaba un crimen; ello ensombreció su ánimo, pues estaba cercana su boda con la joven Sybil. Decidió apurar el futuro intentando llevar a cabo el crimen de una vez por todas, para continuar su vida felizmente. Pero las cosas no siempre resultan como se planearon.

 

El fantasma de Canterville

(Óscar Wilde)

El señor Otis, ministro de Estados Unidos, adquiere la mansión de Canterville, en Inglaterra, a pesar de las advertencias del propio lord Canterville de que en ella mora el fantasma de un antepasado suyo. Pronto se muda al que será su nuevo hogar la familia Otis: los esposos y sus hijos (Washington, el mayor; una niña llamada Virginia y dos pequeños y traviesos gemelos a quienes conocen como Barras y Estrellas). Desde la primera noche de la estancia de los nuevos habitantes, el castillo se llena de gemidos dolorosos y de ruidos de cadenas que se arrastran por los pisos. El alma en pena de Simón de Canterville busca hacer de las suyas otra vez. Pero no cuenta con que los recién llegados son una familia muy peculiar.

Atrapados...

 

Contenido

 

Profr. Carlos Alberto Gutiérrez Aguilar