Make your own free website on Tripod.com

atrapado.jpg

Principal

Atrapados por el poder

¿Te parece bien lo que ocurre actualmente en el estado, el país o el planeta; en la sociedad en que estamos viviendo? ¿Crees que debemos construir una Baja California, un México o un mundo mejores, y que eso es posible? Los personajes que se te presentan aquí están metidos en una sociedad en la cual resultan víctimas de diversas injusticias, o bien las cometen para aprovecharse de los demás. ¿Las cosas deben seguir así, o ya será hora de un cambio? Vive junto con ellos hechos que tal vez podrían repetirse en tu propio entorno. ¿Qué hacer entonces?

Canek: historia y leyenda de un héroe maya

(Ermilo Abreu Gómez)

Jacinto Canek es un indio que trabaja en una hacienda de un pueblo yucateco; a pesar de su condición de indio, recibió cierta educación. Es noble, inteligente y comprensivo y, sobre todo, siempre trata de ayudar a sus hermanos de raza. Quiere entrañablemente al niño Guy, con quien pasa muchas horas platicando. Guy es el sobrino del dueño de la hacienda; es un niño enfermizo al que todos rechazan, porque dicen que es muy difícil de entender. Canek lucha siempre porque los mestizos respeten los derechos de los indígenas y porque éstos se respeten a sí mismos. Pero los enfrentamientos entre mestizos e indígenas son más y más frecuentes e intensos.

 

Historia de una maestra

(Josefina R. Aldecoa)

En Historia de una maestra se entremezclan sucesos importantes de la historia de España con los recuerdos de una maestra republicana, pero también con la manera de pensar de todos esos patriotas que deseaban un país más justo. Comienza el relato con un hecho acaecido en 1923, aparentemente intrascendente para la protagonista. El día en que se recibía de maestra, ve pasar una boda. Era la del futuro dictador Francisco Franco. Después Gabriela, la maestra, se va a Guinea, ahora sí, a su propia escuela. Al regresar de Guinea, la maestra es asignada a otra escuela en un pueblo típico y, otra vez, muy pobre. Al triunfo de la República, en 1931, vemos cómo se van alineando a favor o en contra los habitantes de los pueblos. Y también durante este gobierno encontramos el problema de siempre en todos los países atrasados: además de que están mal pagados, los maestros sufren de una falta de consideración social.

 

Mujeres de negro

(Josefina R. Aldecoa)

En esta obra continúa el relato de Historia de una maestra con las vicisitudes por las que pasa Juana, hija de Gabriela. Se exilia con su madre y vive muchos años en México, pero luego viaja a España a recuperar sus raíces, con ese sentimiento que les quedó a todos los que dejaron la patria y esa ambivalencia entre dos amores: México y España.

 

La fuerza del destino

(Josefina R. Aldecoa)

En esta obra encontramos a Gabriela, la protagonista de Mujeres de negro, en el ocaso de su vida. Aquí se aclaran todas las dudas que nos pudieran haber quedado de las otras dos historias de esta trilogía de Josefina Aldecoa. Encontramos las reflexiones de una anciana, con toda la sabiduría que éstas guardan, y maravillosamente bien escritas.

 

Sopaboba

(Fernando Alonso)

Juanito era el nerdo de su escuela debido a que su padre le exigía buenas calificaciones. No era muy apreciado por sus compañeros, quienes nunca lo tomaban en cuenta para los equipos de deporte; por tal motivo, él se interesaba más en los libros. Durante el siguiente año escolar Juanito tendría como profesor al buenazo de don Manuel, a quien realmente no le interesaba si eran o no listos sus alumnos. Pero esta vez será diferente: el maestro tiene un plan para que ya no le tomen el pelo, y Juanito podría ser un obstáculo para dominar a las bestias.

 

Rebelde

(Manuel L. Alonso)

Un joven trotamundos encuentra el amor donde menos lo imagina. ¿Podrá superar las dificultades que le esperan en un ambiente tan hostil?

 

El juguete rabioso

(Roberto Arlt)

Esta obra relata los avatares de Silvio Astier en su mundo de miseria. Primeramente vemos al protagonista adolescente, casi niño, iniciándose, al igual que otros dos miserables, en el oficio de ladrones. Enseguida lo vemos, como todo pícaro, tratando de sobrevivir con un oficio honrado, al servicio de don Gaetano y doña María, propietarios de una librería de viejo cuya miseria no puede ser más desdichada. En el capítulo tercero, Silvio ha abandonado a sus amos e intenta enrolarse en el ejército. Piensa que sus conocimientos autodidactos de física, electricidad y balística, así como sus sueños de inventor, le abrirán nuevos horizontes para salir de la miseria. No es así y pronto percibe que su condición le depara un destino inflexible.

 

Saxo y rosas

(M. Arregui)

El enfrentamiento entre unos skins y unos emigrantes negros es el detonante de una relación apasionada entre dos jóvenes de muy diferente ambiente social.


El Señor Presidente

(Miguel Ángel Asturias)

El presidente es un ser desalmado, sanguinario y soberbio, a quien todos tienen verdadero pánico y que es capaz de todo con tal de satisfacer su voluntad. La acción transcurre en la capital de una imaginaria república iberoamericana, pero en realidad el autor se refiere a Guatemala en la época del presidente Estrada Cabrera, que gobernó de 1898 a 1920. Es un libro fuerte, ácido, de violento desprecio hacia un régimen y un dictador que reúne en su figura toda la maldad humana sin mezcla de bien alguno. (Miguel Ángel Asturias, guatemalteco, recibió el Premio Nóbel de Literatura en 1967)

 

La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades

(Anónimo)

El protagonista de esta breve novela es jovencito entregado por su madre a un ciego malvado como su guía, y que luego iría pasando sucesivamente por las manos de un clérigo avariento, un hidalgo famélico, un mundano fraile de la Merced, un buldero, un aguador y un alguacil, para al fin tener matrimonio con una criada barragana de su señor y ser beneficiado a la vez con cuernos y un puesto de pregonero en la imperial Toledo. El libro –uno de los más divertidos y amenos de la literatura mundial–, acaba cuando Carlos V entra en la ciudad, hecho que coincide con el momento en el que el protagonista se cree "en la cumbre de su fortuna".

 

Los colores de la guerra

(Juan Carlos Arce)

Esta interesante novela nos cuenta cómo el gobierno republicano español trata de salvar las obras de arte del Museo del Prado, trasladándolas a Suiza. A los falangistas no les importan los valiosos cuadros del museo; bombardean, aún con más saña, los lugares donde saben que pueden estar albergadas las obras de arte. El gobierno de Franco se entera de que los republicanos quieren cambiar un valioso cuadro de Velázquez por armas, así que envía a un agente secreto para boicotear la operación. Corriendo paralela a la historia de espionaje, encontramos una historia de amor que no quiere tener nada que ver ni con ideales ni con política; un sentimiento que al principio se basa en fingimientos y mentiras, pero que con el paso del tiempo se vuelve sólido.

 

Annam

(Christophe Bataille)

Bataille nos cuenta la historia de los misioneros franceses que fueron a Vietnam al final del reinado de Luis XVI. Viajaron y llegaron a ese país con mucho entusiasmo; trabajaron codo a codo con los habitantes del lugar donde se asentaron, así que fueron bien acogidos; aprendieron el idioma y comenzaron a predicar. Sin embargo, debido a los sucesos en Francia, fueron olvidados pronto en su país y abandonados a su suerte. Así que les fue llegando la soledad, poco a poco, hasta que los inundó. La soledad y el olvido desvanecieron su fe aprendida –aunque no su amor por el prójimo– y retornaron a esa fe primitiva, que encuentra a Dios en la naturaleza.

 

Los últimos días de La Prensa

(Jaime Bayly)

Un muchacho de 15 años, Diego Balbi, solicita trabajo en el periódico La Prensa de Lima y lo envían como ayudante del encargado de la sección internacional. El chico va conociendo a todas las personas que trabajan ahí; además de que hay muchos excéntricos, la mayoría son definitivamente flojos; llegan tarde a trabajar y el tiempo que pasan en la oficina lo dedican a leer el periódico, jugar fulbito (futbol) o en asuntos personales; todos trabajan lo menos posible, incluso el director, Antonio Larrañaga, quien es tan apático que no se da cuenta de nada hasta que el periódico se hunde. La familia del director (su esposa, cuñadas e hijo) se dedican a sacar dinero del periódico como si éste fuera un barril sin fondo, en especial Patty, la cuñada, quien se dedica a robar para ella y para todos los que le caen bien. Los periodistas aprovechan para hacer barrabasadas que el resto de la población debe aguantar ante la amenaza de publicar alguna cosa que los perjudique. No sólo los gobiernos son corruptos y abusivos, el autor nos demuestra que también los medios de difusión lo son.

 

Propiedad ajena

(Enrique Berruga)

Cuando la familia Sámano se tuvo que ir a Saltillo –tras la pérdida de Texas por parte de México, ante los Estados Unidos–, Lorenzo, el marido de Amalia, se lo toma de forma optimista: ahora hay más oportunidades de hacer algo, pues todo está por hacerse. Pero Amalia se llena de amargura y no vuelve a hablar; seguramente no está muda, sólo que no tiene nada que decir. Ciento cincuenta años más tarde, Miranda Sámano cruza ilegalmente la frontera: siente el llamado de sus antepasados y también quiere encarrilar su vida.

 

Martín Rivas

(Alberto Blest Gana)

Martín Rivas es un muchacho de provincia que llega a la capital a estudiar leyes. Como es de escasos recursos, se hospeda en la casa de don Dámaso Encina, miembro de una familia perteneciente a la aristocracia chilena. En ella conoce a Leonor, la hermosa hija de don Dámaso. No tarda Martín en enamorarse de ella. Sin embargo, Leonor al parecer no se muestra muy dispuesta a verse involucrada con alguien que no sea de su posición social...

 

Cielos de la tierra

(Carmen Boullosa)

En esta novela encontramos la historia de tres personajes: Lear, que vive en el futuro en un lugar etéreo llamado L'Atlàntide, donde está prohibida la conversación, por ser fuente de problemas; Estela, que vive en la década de los noventa en México, y Hernando, un indio bautizado que vivía en la Nueva España y quien nos describe la vida de principios de la colonia. Así pues, este libro nos combina, en forma muy interesante, la ciencia ficción con la realidad actual y la historia. Estela refleja la angustia ante la violencia que sienten quienes viven hoy en día en la Ciudad de México; Hernando cuenta las cosas desde su punto de vista: el de un indio que vio aplastada su civilización. En contraste con los dos personajes anteriores, Lear describe; por ejemplo, los muros de aire o la inmortalidad.

 

Un lugar para Francisco

(Patricia Buccella)

Un lugar para Francisco es el camino de la reivindicación de la cultura indígena, como parte fundamental de nuestras raíces, es la búsqueda de nuestra identidad a través de la decisión de un hombre blanco (Francisco) de vivir ese camino, en un paseo por la historia, rescatando la voz y la huella que aún perduran: "...No pertenecía / a ese pueblo, / ni a esos hombres, / quizás su vida / era esa extensión / inmensa y árida / sin dueño..."

 

La buena tierra

(Pearl S. Buck)

Esta novela dio a su autora el Premio Nóbel de Literatura. Epopeya poderosa, llena de vida, es la mejor novela de costumbres chinas editada hasta hoy. El campesino, el esclavo, la prostituta, el soldado, el propietario, el revolucionario... todos los tipos humanos de la China de comienzos de siglo, aparecen aquí magníficamente vistos a través de Wang Lung y su familia, de su duro ascenso y caída final. Salvo detalles de época y lugar, Wang el Campesino se parece, en el fondo, al labriego de todos los tiempos y latitudes. La maestría de Pearl Buck radica en haber desentrañado en esta novela tanto la dignidad y sabiduría legendaria del campesino chino, como sus defectos y oscuros apetitos.

 

La gran dama

(Pearl S. Buck)

Esta hermosa novela histórica nos cuenta la vida de la última emperatriz de China, Tzu-Hsi. La protagonista es hija de una familia manchú de clase pobre. Según la costumbre, es llamada al palacio del emperador en la Ciudad Prohibida. Gracias a su belleza y a su inteligencia, el emperador la escoge como concubina. Poco a poco Tzu-Hsi va adquiriendo poder, el cual consolida cuando queda embarazada y da a luz un hijo varón. Al morir el emperador, ella se las arregla para quedar como regente de su pequeño hijo y, debido a que no encuentra en quien confiar para dejarle el gobierno, se queda como emperatriz hasta su muerte. La autora nos describe de manera maravillosa la vida y las costumbres de la China del siglo pasado y de principios de éste. (Pearl S. Buck, la autora, nació en Estados Unidos y pasó su juventud en China, pues sus padres eran misioneros presbiterianos en ese país. Recibió el Premio Nóbel de Literatura en 1938.)

 

La peste

(Albert Camus)

Camus refleja en esta obra su propia moral, basada en sus conceptos de la libertad individual y el amor a los semejantes. La ciudad de Orán es amenazada por una epidemia, contra la que hay que luchar de diversas maneras basados en la solidaridad y el amor de los hombres. Se considera esta novela como “la alegoría de nuestra época... la ocupación alemana y los campos de concentración, la bomba atómica y la perspectiva de una tercera guerra mundial, y también la edad inhumana del Estado endiosado, de la máquina soberana y de la administración irresponsable”.

 

El extranjero

(Albert Camus)

Un hombre llamado Mersault es juzgado por haber matado a un árabe en una playa de Argel. Mersault no tiene ambiciones, se concreta a vivir; tiene a su madre en un asilo adonde va a verla cada vez que puede, pero la mujer muere. El hombre es un extranjero en el mundo de convenciones en que se organiza la sociedad; vive sin sujetarse a ellas, lo que lo hace ser objeto de críticas por parte de los demás. Como consecuencia llega la condena fatal.

 

El Gran Miedo

(William Camus)

“Ésta es la historia de mi pueblo. Mujeres, niños y ancianos caían bajo las balas de los Guerreras-Azules. ¡A nadie perdonaban! Sus promesas eran vanas y sólo entonces supimos que los rostros pálidos habían decidido aniquilarnos. El Gran Miedo nos ha unido y todas las tribus lucharemos contra Custer”.

 

¡Canalla, traidor, morirás!

(J.A. del Cañizo)

Un niño contempla impotente cómo una fatal confusión desata la persecución y el ajusticiamiento de un hombre.


El mal de Gutenberg

(Jesús Carazo)

Un instituto, la incompetencia académica de la mayoría de los alumnos, la llegada de unos expertos del ministerio para evaluar las capacidades y actitudes de los mismos, un profesor amante de la literatura y unos pocos muchachos no contaminados con el denominado mal de Gutenberg –o, lo que es lo mismo, el odio a los libros–, son los elementos que construyen esta amable novela en la cual se denuncian las contradicciones del sistema escolar en el ámbito de las enseñanzas medias.

 

Samir y Jonathan en el planeta Marte

(Daniella Carmi)

La historia se desarrolla a finales de los años ochenta del siglo XX, cuando un chico palestino, Samir, es llevado a un hospital israelí para una complicada operación de rodilla. Él teme el momento en que su madre lo deje solo en el “hospital con los judíos”. A pesar del miedo, el desconocimiento del idioma y las costumbres Samir se va adentrando en territorio enemigo a través de la amistad que entabla con su vecino de cama, Jonathan, un chico israelí que como él espera para ser operado. A medida que transcurre la historia, la vieja desconfianza va cediendo.

 

Ecue-Yamba-O

(Alejo Carpentier)

En esta novela, el autor aborda asuntos de su tierra, Cuba, especialmente el mundo mágico y primitivo de los ñáñigos, sector de la población negra de la isla. Desempeñan en esta obra un papel importante los misterios de las religiones afrocubanas en medio de una civilización que podría calificarse de moderna. Menegildo Cué, el protagonista, representa en su pasión y muerte el destino del grupo negro al que pertenece. Advierte, por otra parte, el robo de que es víctima su padre, y presiente que su propio hijo, a quien no llega a conocer, heredará la explotación que es su patrimonio.

 

Balún Canán

(Rosario Castellanos)

Balún Canán (Nueve Estrellas) es el nombre que según la tradición dieron los antiguos pobladores mayas al sitio donde hoy se encuentra Comitán, en el estado de Chiapas. Esta población, de rancio sabor colonial y acusada personalidad, ha sido testigo de hondas diferencias raciales. La autora aprovecha estos hechos para referir, de acuerdo con sus experiencias personales, multitud de episodios cotidianos. En Balún Canán se elaboran literariamente la vida, las costumbres y los puntos de vista de los dos actores principales del drama rural comiteco (blanco e indígena) en un momento difícil de la historia contemporánea de México. (La lectura de las obras de Rosario Castellanos ayuda a entender, en parte, el levantamiento indígena de 1994).

 

Morir en Berlín

(Carlos Cerda)

Esta novela nos cuenta la vida de varios exiliados chilenos en la desaparecida República Democrática Alemana. Todos ellos forman una gran familia, donde no hay secretos y cada uno está enterado de la vida de los otros. Pero además, estos chilenos viven bajo un régimen comunista, que aunque era el deseado por ellos, cuando les toca vivirlo con todo el esplendor de su burocracia ya no los hace tan felices. Están organizados de manera que una oficina se hace cargo de sus necesidades, de sus pensamientos y de sus vidas. Un hombre, por ejemplo, no puede dejar a su mujer sin el permiso de La Oficina y una mujer abandonada tampoco puede decidir qué hacer con su vida sin autorización. Es por eso que Mario y Lorena, los protagonistas, además de la ruptura que sufren en su relación, tienen que llevar a cuestas todo el peso del sistema. Mario le debe explicar a Don Carlos (senador y funcionario de La Oficina) su situación, y Lorena tiene también que cuidar su conducta para poder irse a México a rehacer su vida.

 

El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha

(Miguel de Cervantes Saavedra)

Apasionado de las novelas de caballería, un tal Alfonso Quijana termina enloqueciendo por sus lecturas y, creyéndose un caballero en pleno siglo XVII –no obstante no contar ya con la edad requerida, ni con el físico adecuado, ni con un brioso corcel, ni una hermosa damisela a quien ofrecerle sus lances–, sale a recorrer los caminos buscando llevar la justicia a donde no la había. Inicia así numerosas aventuras, en las que ni la cordura de su escudero –un rechoncho vecino suyo llamado Sancho Panza, a quien había prometido hacerlo gobernador de alguna isla que conquistaran– logra en ocasiones sacarlo ileso. Su inspiración: Dulcinea del Toboso –una mujer campesina sin gracia, en quien él cree ver la belleza personificada–; su ideal: la justicia y el bien sobre la tierra.

 

3001: odisea final

(Arthur C. Clarke)

Un astronauta que se hallaba en las cercanías de Júpiter a principios del tercer milenio, tiene un accidente en el espacio y queda congelado por mil años, hasta que es rescatado, y despierta en el año 3001. En la primera parte, el autor nos lleva de la mano a ese mundo admirable, casi perfecto, de dentro de mil años, donde poco a poco descubrimos todas esas maravillas que nos encantaría tener actualmente, empezando por la civilización. De entre la cantidad de críticas que el futuro le hace a nuestras costumbres actuales, destaca la manía que tenemos con las cárceles, cuando a los criminales se les puede controlar electrónicamente y hacerlos trabajar. Viajaremos a Júpiter y visitaremos sus lunas. El autor utilizó datos verdaderos enviados a la Tierra desde Júpiter, lo que hace que sus descripciones sean tan interesantes como reales, hasta donde sabemos. Finalmente, se da una batalla de ingenio entre el hombre y la máquina...

 

A cielo abierto

(Fernando Claudín)

Selene lleva casi un año enamorada de Carlos, a quien conoció en la playa. Se entera por el periódico de que está acusado, junto con sus amigos, de la muerte de un emigrante. Se siente confundida y decepcionada, no sabe a quién creer: si a él, que se dice inocente, o a quienes lo culpan. (Esta interesante novela aborda un tema de actualidad en Europa: las bandas juveniles de tendencias ultra y neonazis).

 

La casita azul

(Sandra Comino)

El personaje principal de esta novela es una niña abandonada por su madre y golpeada por su padre, un hombre opresor y violento. Además de las prohibiciones de éste a la protagonista, el intendente del pueblo impone también otra serie de prohibiciones a la comunidad, la cual vive temerosa; las mujeres no preguntan nada, guardan silencio; todo son rumores en la calle. Entre tal situación de injusticia, ocurre un hecho inexplicable: una casa se vuelve azul exactamente todos los 28 de noviembre. Diferentes personas buscan algo valioso en ese lugar, por lo que tienen que develar el misterio. Cintia, la niña, busca en la casa –en compañía de su amigo y enamorado Bruno– la verdad a todo lo que ocurre, mientras que su padre y el intendente pretenden encontrar ahí un tesoro escondido. (La obra ganó en 2001 el Premio Iberoamericano Para Leer el XXI).

 

El corazón de las tinieblas

(Joseph Conrad)

La acción de esta obra se desarrolla en el Congo. El viejo marinero Marlow decide hacer realidad un sueño de infancia: navegar por un río en medio de la selva. Después de ciertos contratiempos y gracias a algunas recomendaciones familiares, es nombrado capitán de un barco que, con motivo del tráfico de marfil, debe recorrer el corazón de la jungla. Su misión es encontrar al agente Kurtz, jefe de una estación río arriba, y preparar su regreso a la Estación Central de la compañía. A partir de la primera mención a Kurtz y hasta su encuentro, la narración de Marlow se vuelve cada vez más angustiosa y obsesiva, revelando el verdadero sentido de la obra: el enfrentamiento de Marlow, un hombre civilizado, ante un ser de extraordinarias cualidades sumido en la locura, producto de su estancia en la selva.

 

El gran mal

(Gonzalo Contreras)

Esta obra nos cuenta la vida de un escritor cuarentón que nunca ha creado nada que valga la pena y decide irse a las montañas, desde donde se divisa el esmog de Santiago, para escribir la biografía de su tío, Marcial Paz, un pintor a quien quiere rescatar del olvido. Paz es uno de esos pintores de novela, que huye de su casa para volver a empezar su vida en París, pobre y sufriendo con un amor difícil. Después se va a Tánger, Nueva York y México, y en todos lados la vida lo trata con normalidad: nunca alcanza la fama. Contreras nos señala lo difícil que es la vida de cualquier artista, pues debe escoger entre tener una existencia propia o desarrollar una obra para el mundo. No puede lograr las dos cosas. (Aunque el escritor es epiléptico, el título del libro se refiere menos a esta enfermedad que al gran mal que enfrentan los artistas: el fracaso.)

 

Aprendiz de comadrona

(K. Cushman)

A principios del siglo XIV, en una aldea de Inglaterra, una muchacha comienza a abrirse camino entre la miseria, ayudando a la gente a nacer.

Matilda

(Roald Dahl)

Matilda es genial. Sin haber cumplido los 5 años ya ha leído mucho y tiene asombrosos conocimientos. Sus mediocres padres, sin embargo, la consideran una inútil. Por eso decide desquitarse. Y cuando empieza a ir a la escuela, se enfrenta a la terrible señorita Trunchbull. Entonces, hace algo maravilloso. ¿Te lo vas a perder?

 

La selva prohibida

(Heinz Delam Lagarde)

Kabindji ha crecido entre los bowassi, pueblo guerrero de África, creyendo que es uno de ellos y sin sospechar la causa del desprecio que le manifiestan abiertamente. Al morir su supuesta madre, descubre que realmente pertenece a un pueblo pigmeo arrasado por la gente que él había asumido como familia. Decide descubrir la verdad de su pasado y, acompañado por una joven bowassi, se interna en la selva hacia una zona de la cual se cuentan espeluznantes historias. En su recorrido, se enfrenta a diversos contrincantes animales, humanos y mágicos. Descubre, con la ayuda de un viejo pigmeo, el fabuloso talismán Biyambá-yambá...

 

La Cola

(Poli Délano)

Antonio, que vive en un país sumido en la represión militar, quiere sacar un pasaporte para salir de esa horrible realidad en la que vive su patria; pero para conseguirlo debe hacer una Cola –así con mayúscula– casi eterna, viscosa y ondulante, que tiene vida propia. Como el trámite le va a tomar mucho tiempo, se queda a vivir en la pensión de la viuda, donde conoce a muchos personajes y encuentra algo parecido al amor. Délano nos retrata esa realidad de nuestros países, que combina la ineptitud con la fuerza bruta y la resignación de sus pobres habitantes. La Cola que nunca avanza es un reflejo de la vida diaria y justifica el horror que nos da realizar cualquier trámite burocrático para el que muchas veces tendremos que desplazarnos lejos de nuestra casa, porque a nuestras autoridades no les importa nuestro tiempo ni aunque éste signifique dinero para ellos, el cual reciben a través de nuestros impuestos. También encontramos descritos esos suburbios tan pobres, con casas de techos de lámina y paredes de cartón, tan sucios, tan dejados de la mano de Dios, llenos de crimen, de prostitución infantil, tan parecidos en todas partes.

 

Los parientes ricos

(Rafael Delgado)

El autor critica en esta novela la forma de vida y la manera de pensar de las clases acomodadas de la ciudad de México, al compararlas con las familias provincianas. Las primeras viven entre fastuosidades, muchas de ellas sólo máscaras que ocultan desgracias, errores, desventuras. La comparación incluso alcanza a los miembros del clero: el padre provinciano es devoto, dedicado a ayudar a los menesterosos; el sacerdote capitalino es dulzarrón e hipócrita. La familia provinciana, que al principio va a ser protegida y salvada de su modesto destino por sus parientes de México, acaba por ser víctima de ellos.

 

La reina de los bandidos hindúes

(Phoolan Devi)

Este libro es una autobiografía. Phoolan Devi creció en una comunidad rural, donde aprendió las labores propias de las mujeres; además, fue enseñada a obedecer tanto a las personas de casta superior, como a los hombres. A los once años de edad, sus padres, que tenían la desgracia de tener cuatro hijas y sólo un hijo, la casaron con un hombre tres veces mayor que ella, el cual insistió en llevársela y ejercer sus derechos de esposo. La pequeña fue tan maltratada que regresó por un tiempo a casa de sus padres. Por varios años vivió intermitentemente con su esposo y con sus padres. Durante un tiempo fue tratada como la basura del pueblo, hasta que unos bandidos llegaron a raptarla. Entonces conoció a Vikram, quien le enseñó el oficio de dacoït (bandolero). Cuando éste fue asesinado, ella se quedó al mando de la banda y entonces comenzó su leyenda. Al frente de varios hombres arrasó pueblos, secuestró y asesinó, especialmente a los hombres que ella consideraba que abusaban de las mujeres. La gente del pueblo la tomó como la reencarnación de la diosa Durga.

 

Donde van a morir los elefantes

(José Donoso)

Zuleta, un profesor de literatura chileno, es contratado por una típica universidad del medio este norteamericano. Llega sin la esposa –que se tuvo que quedar en Chile, pues estaba a punto de dar a luz al primer hijo de la pareja– y conoce a una serie de personajes peculiares y a la vez representativos de las universidades de este tipo. Entre ellos, a otro profesor latinoamericano, quien, aunque recibe con cordialidad a Zuleta, se siente un poco celoso y teme que lo llegue a opacar. También aparece un matemático-genio con su hermana, a los que toda la Universidad rinde pleitesía. Un par de chinos, genios matemáticos también, en cuya descripción se refleja el sentir latinoamericano hacia los orientales en general, ya que es imposible distinguir uno del otro. Por supuesto no puede faltar una joven norteamericana obesa, gorda en extremo, y de la cual todos están prendados. Ella se comporta de manera un tanto esquiva, aunque siempre dejando la puerta abierta...

 

Crónicas de Media Tarde

(Juan Farías)

Crónicas de Media Tarde nos cuenta tres historias que son una sola y, a la vez, son más de tres. Años difíciles, la primera novela, se desarrolla en un pequeño pueblo español, Media Tarde, durante los años de la guerra civil. Se trata de una historia triste, que comienza con la llegada de la guerra. El protagonista es un niño, Juan de Luna, quien según nos cuenta el relato, ahora es adulto. Media Tarde es un pueblo pequeño al cual la guerra no llega sino de manera silenciosa: divide las aguas entre quienes se adhieren a los vencedores (Don Pablo, futuro alcalde), a los vencidos (don Jacobo, el maestro) y a los desertores. Entre éstos estará el padre de Juan de Luna, quien será fusilado al ser descubierto en el monte. El barco de los peregrinos, la segunda novela, tiene como escenario una embarcación pesquera, y se sitúa en los años posteriores a la guerra. El protagonista es también un niño, pero en este caso se trata del propio narrador. Las situaciones y el punto de observación son característicos de la infancia; sin embargo, quien cuenta la historia es un adulto que recuerda: "Una vez, hace muchos años, cuando aún era bajito, me escapé de casa". Buscaba vivir aventuras marineras. Como el Quijote, el protagonista desea emular las aventuras que ha leído en Stevenson, London, Twain, pero descubre que los marineros de aquel barco "sólo querían hacer algún dinero, volver a casa, tierra adentro, comprarse una vaca y esperar a que pariese para así tener dos". Nada es igual a las historias que ha leído: ni el capitán, ni las tormentas, ni su amigo Macario, un marinero melancólico que sueña con volver a Media Tarde y reencontrarse con Gertrudis, su novia. En la última novela, El guardián del silencio, Farías vuelve a Media Tarde en un tiempo impreciso pero cercano al actual. El juego de voces es más complejo. Hay una primera parte en la que se cuenta la fundación de Media Tarde. El relato nos recuerda los cuentos tradicionales sobre el origen de las cosas, aunque en tono realista. Quien cuenta es un narrador omnisciente que advierte, sin embargo, que la historia la refería el viejo Justo, un personaje de Años difíciles. El viejo Justo es el único habitante que queda en Media Tarde. Marcial, un médico joven quien atiende en un pueblo vecino pero sin encajar en la sociedad aldeana, llega a Media Tarde por casualidad. Encuentra a Justo, quien le refiere lo ocurrido en el pueblo durante y después de la guerra: la migración de sus habitantes.

 

La puerta del sol

(Fernando Fernán-Gómez)

Esta novela se trata de una mujer española, joven y pobre. Mariana trabajaba como doncella de una señorita en la España de principios de siglo. La conocemos viviendo en Olivares, cerca de Madrid. Es Mariana una joven inocente, que aunque viene de familia pobre tiene muchos deseos de mejorar. Conoce a Ramón Gómez, quien trabaja de traspunte en un teatro, donde se hacen obras de magia, y de inmediato se enamora de él. Durante su noviazgo, Ramón la lleva a conocer a muchos obreros y gente liberal: socialistas, anarquistas, comunistas, en fin. Aunque no alcanza a comprender todo lo que vive ni todo de lo que se habla, Mariana se convence también. De acuerdo con su ideología, ambos comienzan a vivir juntos. Por intermedio de una condesa rica y católica, consiguen trabajar una portería en un edificio cercano a la Puerta del Sol en Madrid, además de un trabajo fijo en un teatro para Ramón. Sin embargo, a fin de lograr todo eso tienen que casarse y seguir con todos esos convencionalismos en los que ninguno de los dos cree.

 

El niño que pagaba el pato

(Sid Fleischman)

El autor de esta novela parte del hecho histórico de que en algunas antiguas cortes europeas existía un niño de los azotes, el cual –como lo indica su tétrico nombre—recibía los castigos que no le podían dar al príncipe, dada su condición real. Jemmy, el niño de los azotes de esta novela, tiene que huir con el caprichoso príncipe y con esto ver truncada su idea de escapar de su maligno destino. Por supuesto, el heredero al trono se lleva al muchacho para tener un sirviente y Jemmy llora su amarga suerte. ¿Cómo librarse de este pesado príncipe por el que ha recibido tantos azotes?

 

Los pilares de la tierra

(Ken Follett)

La trama se desarrolla en Inglaterra en siglo XII. El protagonista es un muchacho del pueblo, albañil, cuyo sueño es construir catedrales, pero en aquella época las catedrales tardaban toda una vida en hacerse. Su historia se va entrelazando con la de otros personajes, como su esposa y su hijo, los monjes que encargan la construcción de la catedral, el señor feudal y muchos otros. El autor describe con mucho colorido la vida diaria del pueblo: qué comían, cómo se vestían, qué pensaban, qué relación tenían con el señor feudal, por lo que el lector se siente trasladado a esa época, donde entra en contacto con todo tipo de personajes.

 

¡Que bailen los esclavos!

(Paula Fox)

El joven Jessia es raptado y obligado a embarcar en un barco negrero. Durante la travesía asiste sobrecogido al inhumano trato que reciben los esclavos. Él mismo es forzado a realizar las tareas más bajas. Tras un naufragio sólo sobreviven Jessia y un chico negro, que aunque hablan idiomas diferentes consiguen alcanzar una decisiva amistad.

 

Metro Pop

(Fran Ilich)

Un libro que no ofrece respuestas, sino interrogantes. Con un tono mordaz, el protagonista de esta historia hace un recuento de su vida anodina en una ciudad gris (Tijuana) marcada por su condición fronteriza. La globalidad, el ritmo vertiginoso y el aburrimiento impregnan las interrogantes que se plantea el narrador, a través del cual se hace eco una sociedad. (Fran Ilich es un joven escritor tijuanense que con esta novela ganó un premio en la Feria Internacional de Literatura Infantil y Juvenil).

 

Diario

(Ana Frank)

Ana era hija de unos comerciantes judíos alemanes que, cuando las primeras persecuciones nazis, habían creído hallar en Holanda la salvación definitiva. Pero los Países Bajos fueron invadidos por las tropas de Hitler y los Frank se escondieron, junto con otras personas, en un pabellón detrás del patio de una casa. Allí, Ana describió en su diario su propia existencia y el destino de los otros. Desde julio de 1942 –cuando tenía trece años– hasta agosto de 1944 duró el refugio subterráneo. Finalmente la policía llegó, los apresó a todos y los envió a campos de concentración. Entre viejos libros, revistas y periódicos regados por el suelo, se encontró después en el pabellón el diario de Ana. El único sobreviviente de la familia fue el señor Frank.

 

La última batalla de Vincavec el Bandido

(Espido Freire)

Lidia escribe historietas para la revista del colegio. El héroe protagonista es Vincavec de Fafnir, jefe de una banda de proscritos que, por supuesto, van a favor de los humildes y luchan contra los opresores. Pero Lidia tiene una ventaja sobre otros escritores: línea directa con sus personajes.

 

Tomóchic

(Heriberto Frías)

La obra está basada en la gran matanza que las tropas porfiristas perpetraron contra una comunidad indígena en la Sierra de Chihuahua, a consecuencia de las predicaciones de Teresita Urrea, la Santa de Cabora, que exaltó a los indios en pro de un mundo mejor. (El propio autor tomó parte en estos sucesos, como teniente. Publicada la obra de manera seriada en un periódico opositor al régimen de Díaz –pues el autor, a pesar de su estatus militar, simpatizaba con la causa indígena–, Frías fue dado de baja en el Ejército.)

 

Aves migratorias

(Marianne Fredriksson)

Fredriksson nos cuenta la historia de dos mujeres, una chilena y una sueca que, siendo muy diferentes, se hacen amigas y comparten sus recuerdos. Mira, la protagonista chilena, "se comía la vida a cucharadas", se negaba a recordar, pero recordaba en español y las palabrotas las decía en sueco; Inge, la sueca, se lamentaba por tener tan pocos recuerdos. La mujer chilena había vivido en una doble dictadura: bajo el gobierno de su país y en su propia casa, bajo la tutela de un marido típico latino, dominante y machista, el cual no le permitía pensar, la trataba como a una sirvienta, la quería sólo para planchar y limpiar, pero nunca para hablar con ella; como no tenía derecho a pensar, no se daba cuenta de muchas cosas y le tenía miedo al esposo. En Suecia se encuentra con otra realidad: las mujeres tienen derechos y son iguales a los hombres.

 

La región más transparente

(Carlos Fuentes)

El personaje central de esta novela es la ciudad de México, que es analizada en todos sus niveles sociales: la clase media alta que vive de manera rápida, los remanentes de la sociedad porfirista que espera un nuevo cambio de cosas que le permita regresar al viejo orden; los abundantes y bajos niveles sociales: el chofer de automóvil, la prostituta, el bracero, el exrevolucionario...

 

La muerte de Artemio Cruz

(Carlos Fuentes)

El propósito de esta novela es penetrar en la mente del moribundo Artemio Cruz y recapturar los doce episodios cruciales de su vida. Artemio Cruz, nacido pobremente, fue criado hasta su adolescencia por su tío el mulato Lucero. Combatió como oficial en las fuerzas revolucionarias, y se escapó de una ejecución abandonando a su suerte a su compañero Gonzalo Bernal. Más tarde se presentó ante la familia Bernal como el mejor amigo de Gonzalo, y ésta lo recibió afectuosamente. Casó con Catalina, la hija de la familia, y tras desplazar a su suegro de sus propiedades, logró hacerse de una gran riqueza y poder.

 

Las buenas conciencias

(Carlos Fuentes)

El adolescente guanajuatense Jaime Ceballos pertenece a una antigua familia de tenderos españoles que se enriquecieron a fuerza de trabajo. Se encuentra en una aguda crisis existencial por tratar de imponer su propia personalidad en su familia; lucha desesperadamente, rebelándose contra el estatus creado en torno a él por su tío Jorge Balcárcel y su esposa, Asunción.

 

Vita Brevis

(Jostin Gaarder)

En esta novela, Jostin Gaarder contesta a San Agustín sus Confesiones. Se supone que Gaarder encontró un manuscrito en el que Floria, quien fue concubina de Agustín y madre de su hijo, le reprocha a éste su abandono. El autor (o autora) escribe citas textuales de las Confesiones y las va refutando una a una. Floria le guarda rencor a Mónica, madre de Aurelio (Agustín), pues siempre los quiso separar; ella hizo que Agustín se bautizara y que posteriormente se hiciera célibe. Para Agustín todo llega a convertirse en pecado: el amor, el comer, el olfato, el oído, los ojos... A esto Floria argumenta que los sentidos son precisamente para darnos cuenta de la gloria de la creación.

 

Nadia

(Baya Gacemi)

Esta historia real está escrita por una periodista argelina a quien la protagonista le contó su vida. Gacemi comienza hablándonos de la infancia de Nadia; su familia vivía en la pobreza porque su padre era muy flojo y además tenía muchos hijos –a los 37 años, la madre de Nadia iba en su undécimo embarazo–, pero a nuestra heroína todo el mundo la quería, pues siempre estaba lista para ayudar al prójimo. La muchacha se enamora de Ahmed, quien había sido criado por sus tíos y a fuerza de trabajo se había hecho próspero. Sin embargo, el chico se integra al grupo islámico armado GIA y la familia de Nadia le prohíbe verlo. A raíz de sus actividades, Ahmed se vuelve muy violento y obliga a la familia a que le permita casarse con la chica. Nadia nos narra cómo la organización mantenía aterrorizada a la población, la cual los ayuda no por convicción, sino por miedo. Después de la boda, se encuentra con que Ahmed ha cambiado tanto que hasta le causa temor; el hombre la esclaviza y la obliga a trabajar todo el día atendiendo y cocinando para los miembros del grupo, y la hace víctima de su fanatismo religioso; incluso cuando está sola en casa, ni siquiera le permite escuchar cánticos religiosos por la radio, pues son "demasiado alegres". Como viven en la clandestinidad, deben huir cuando se sienten en peligro de ser atrapados; así cuando Ahmed desaparece, Nadia se encuentra abandonada y nadie la quiere ayudar.

 

Las afueras de Dios

(Antonio Gala)

Gala nos cuenta la vida de una mujer extraordinaria que, sin embargo, es sencilla. Su cualidad principal es su capacidad de amar al prójimo, pero especialmente a los pobres, a los ancianos y a los que sufren. Su vida es una entrega total que el autor justifica y explica a través del amor a Dios y a los demás. La hermana Nazaret –quien trabaja en un asilo de ancianos– comparte con el lector su fe y sus razones. Como todos los creyentes, dice que Dios no se demuestra, sólo se muestra. Sin embargo, cuando la monja se enamora, su vida sigue siendo compatible con sus creencias. Piensa mucho las cosas antes de tomar una decisión, pero cuando lo hace vive su determinación intensamente.

 

Las hijas de Tara

(Laura Gallego)

Trepidante novela de fantasía y de aventuras situada en un mundo que no resulta muy diferente del nuestro. En él, la manipulación genética y el perfeccionamiento de las máquinas hace que muchos humanos se planteen una vuelta a la naturaleza. El mundo natural de Mannawinard lleva mucho tiempo enfrentándose al mundo tecnológico de las Dumas. Cinco humanos de diferentes orígenes y un androide tienen la solución: transmitir la voz de su Diosa Madre, Tara, y su deseo de volver a un mundo más natural. Pero antes deberán encontrarse y emprender juntos un viaje lleno de peligros, donde mercenarios, mutantes y robotes destructivos intentarán acabar con sus vidas.

 

Doña Bárbara

(Rómulo Gallegos)

Doña Bárbara es una mujer legendaria que impone su voluntad en la llanura venezolana. Odia a los hombres, consecuencia de un amor perdido. Pero su ambición la lleva a enamorarlos para arruinarlos. Una de sus víctimas es Lorenzo Barquero, a quien no llega a matar pero sí arruina física y moralmente. Procrea con él una hija, a quien rechaza y la expulsa junto con su padre. En la sabana, la niña, Marisela, crece en la miseria y el abandono. Pero llega Santos Luzardo, que de niño vivió en la llanura y, de joven, regresa para vender la hacienda de sus padres. Sin embargo, renace en él el antiguo amor a la llanura y decide enfrentar a la temible mujer.

 

Cien años de soledad

(Gabriel García Márquez)

En esta novela se relata la vida de la familia Buendía, desde su origen hasta su completa desaparición. El relato se inicia cuando José Arcadio Buendía –que se casó con su prima Úrsula Iguarán– funda Macondo, “una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construida a orillas de un río de aguas diáfanas”; pero en el desarrollo de la narración el autor concede mayor importancia a los episodios relativos al coronel Aureliano Buendía, hijo de José Arcadio y Úrsula, y a las guerras civiles provocadas por liberales y conservadores. (Esta novela le valió al autor para que recibiera el Premio Nóbel de Literatura en 1982.)

 

Crónica de una muerte anunciada

(Gabriel García Márquez)

García Márquez nos cuenta una historia corta, que casi parece cuento, pero amena, repleta de verdades, tan bien escrita como sólo él sabe hacerlo. La obra comienza con el anuncio de la muerte de Santiago: “El día que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5.30 de la mañana...”. Los hermanos de una mujer supuestamente ultrajada tienen la obligación ante todo el pueblo, ante su familia y ante ellos mismos, de hacer justicia; pero es una obligación no deseada, así es que en su interior los hermanos esperan que alguien les impida cometer el asesinato. Para ello se dedican a anunciar a todo el mundo sus intenciones, para que alguien se les enfrente.

 

El coronel no tiene quien le escriba

(Gabriel García Márquez)

El personaje central de la novela es un viejo coronel, que sobrevivió a dos guerras civiles y pasa el resto de su vida esperando el pago de una pensión que nunca llega. Su único hijo, Agustín, fue asesinado por un policía mientras repartía propaganda política subversiva. Ahora, el coronel y su esposa, sumidos en la pobreza, sólo esperan la llegada de la pensión y el triunfo de su gallo en la pelea, para que su vida cambie. “Pocos personajes de la novela latinoamericana seducen tanto como el viejo y maniático coronel, que terminado el libro vive tanto tiempo en la memoria. Es una especie de niño prodigio envejecido, loco y cuerdo, conmovedor y humano, maravillado y tragicómico. Tiene no sólo una personalidad sino un alma”.

 

La hojarasca

(Gabriel García Márquez)

El médico de un pueblo se suicida, y sólo asisten a su velorio un niño, su mamá y su abuelo. Cada uno de ellos recuerda momentos de la vida del ahora difunto, mientras observan el cadáver. Los habitantes del pueblo se encontraban molestos con el doctor, ya que tras la masacre perpetrada por las compañías bananeras, y en el afán de evitarse problemas, éste no quiso atender a los heridos. Ahora que se ha suicidado, el pueblo se opone a que el médico reciba la debida sepultura.

 

La mala hora

(Gabriel García Márquez)

El padre Ángel tiene muchas obligaciones, entre ellas la de tocar las campanas para llamar a misa y confesar a sus feligreses, clasificar las películas del pueblo; y aunque todos tienen sus ocupaciones, también están preocupados por los pasquines. El alcalde deja sus deberes por encontrar al autor de los pasquines, y no es el único. Todos temen que se conozcan sus secretos más ocultos y los últimos hechos los ponen más en alerta.

 

Noticia de un secuestro

(Gabriel García Márquez)

Es un relato violento, fuerte, como lo son los secuestros. García Márquez describe a la perfección todo lo que sucede alrededor de los secuestros de diez personas perpetrados por el narcotraficante Pablo Escobar. Los narcos tienen temor de ser extraditados a Estados Unidos y para presionar al gobierno comienzan a secuestrar a periodistas famosos. A partir de ahí, se desarrolla un relato ágil. El lector se traslada con los secuestrados y vive con ellos sus experiencias, sus temores, sus sufrimientos y sus limitaciones. El autor recabó sus datos platicando con ellos, por lo que describe muy vívidamente sus sentimientos. Pero también dice cómo eran los guardianes; algunos brutales, reflejo de su temor, otros enérgicos pero accesibles; lo que piensan los familiares de los secuestrados y sus gestiones para ayudar a su liberación.

 

Los cipreses creen en Dios

(José María Gironella)

Los Alvear son una familia española como muchas: la madre, una buena mujer y profundamente católica; el padre, telegrafista, una persona ilustrada, religioso más a causa de la esposa que por convicción, y los tres hijos, buenos muchachos y bien educados. El protagonista principal, Ignacio, es un muchacho sano, con las aficiones y enredos propios de su adolescencia. En aquellos años de antes de la guerra, todos los españoles poseían una conciencia política; había muchas ideas que estaban revolucionando al país. Una parte de la sociedad rechazaba a la Iglesia, otros eran fanáticos. Así es que a lo largo del relato iremos conociendo las diferentes ideas políticas de entonces. Había muchas agrupaciones, tanto de izquierda como de derecha, que aunque a veces tenían pocas diferencias ideológicas, jamás se ponían de acuerdo. Todos los ciudadanos tenían una etiqueta política distinta, de ahí la desunión que llevó a la guerra y a la posterior derrota. La principal congoja de la familia Alvear es causada por los rojos –opositores al gobierno de Franco–, en tanto que los dos hijos se enamoran de chicas falangistas (franquistas).

 

Mi amiga Ana Frank

(Alison Leslie Gold)

Tras la muerte de Ana Frank, su recuerdo no desapareció con ella: nos quedó su emblemático diario. Y en él menciona a su amiga Hanneli, quien también la ha sobrevivido para contar su historia. Hanneli es el nombre en clave de Hanna Elisabeth Pick-Goslar, que hoy vive rodeada de hijos y nietos, y tiene algo que contar, una historia verídica que no podía quedar en el olvido. Porque ella vivió una vida paralela a la de Ana Frank, y se cruzaron en sus dos momentos más importantes: la infancia feliz en una Alemania todavía libre, y la niñez torturada en el campo de concentración de Bergen-Belsen, donde se encontraron por última vez. Hannelli relata los sueños y planes que construían juntas ella y Ana antes de la guerra. Recuerda los cumpleaños y días de escuela que compartieron en su infancia, truncada por la persecución nazi. Todo termina con el efímero encuentro que tuvieron en un campo de concentración. Si Ana ya tenía asegurada la posteridad, gracias a su diario, Mi amiga Ana Frank recuerda la verdadera historia de los niños judíos que, como Hanna Elisabeth, sufrieron y tuvieron esperanza en la terrible Alemania nazi.

 

El señor de las moscas

(William Golding)

A causa de un accidente aéreo del que son los únicos sobrevivientes, una treintena de muchachos se ven forzados a organizar su existencia en una pequeña isla desierta, sin la ayuda de los adultos. Ralph, el sensato, y Jack, el impulsivo, van conformando sus respectivos grupos con los demás niños, enfrentándose ante lo incierto de su futuro: por un lado, Ralph insiste en que se mantenga viva la hoguera para poder llamar la atención de barcos y aviones cercanos; por otro, Jack sólo piensa en llegar a ser el jefe de la pequeña isla. Entre ellos está Piggy, que apoya a Ralph y al mismo tiempo lo auxilia en sus decisiones. El enfrentamiento entre ambos niños líderes vuelve la situación cada vez más y más tensa. (El autor recibió el Premio Nóbel de Literatura en 1983.)

 

La chiquilla

(Carlos González Peña)

Esta obra presenta con gran fidelidad una de las más características realidades de la viuda de la ciudad de México: la casa de vecindad, la casona de anticuado estilo y enorme patio, que aloja en sus numerosas viviendas a familias pobres o desgraciadas. En ese pequeño mundo viven los protagonistas: la viuda que, incapaz de gobernar su casa, se dedica a misas y reuniones devotas; el hijo, irresponsable y vicioso, que ni estudia ni trabaja; la hija mayor, que sacrifica su salud cosiendo para mantener a su familia; la hija menor (la chiquilla), víctima de las complacencias de su madre y del mal ejemplo de sus amigas, que no queriendo deshonrarse en el trabajo acaba deshonrándose en el vicio.

 

El último judío

(Noah Gordon)

Esta novela nos cuenta la historia del último judío que quedó en España cuando los reyes Católicos los expulsaron. Por terribles circunstancias, el joven Yonah no puede salir del país a tiempo y, al quedarse, debe fingir que es cristiano. Nunca abraza la religión que le quieren imponer, no tanto por sus creencias —al paso del tiempo llega a olvidar lo que sus padres le habían enseñado y no puede seguir con los ritos judíos—, sino porque quiere aferrarse a la herencia de sus antepasados; siente que si se hace cristiano traicionará a toda su familia. Tiene que huir de Toledo, ciudad en donde es conocido, para escapar de la Inquisición, y viaja por toda España cambiando de identidad y haciendo de todo. Nuestro héroe se dedica a la forja de armas en una época de su vida, también trabaja como pastor, marino y peón en otras, para finalmente ser médico en la más importante y feliz. Yonah aprende a no odiar a sus enemigos, así que termina ayudando a todos aquellos que le habían causado daño.

 

La madre

(Máximo Gorki)

La protagonista es la vieja Pelagia Blasov, que ha pasado toda su existencia en la miseria, sufriendo en silencio, convencida de que nunca podrá salir de su situación desgraciada. Su marido, un obrero que se emborracha con frecuencia, la golpea y la trata sin miramiento alguno. Pelagia tiene un hijo, Pablo, joven obrero inteligente, deseoso de saber y devoto de la causa revolucionaria. Después de la muerte del padre, Pablo comienza a llevar a casa propaganda prohibida por el régimen zarista y a recibir la visita de amigos que también defienden las nuevas ideas. Pelagia, aunque al principio no comprende nada de sus discursos, va interesándose poco a poco y siente nacer en ella los conceptos revolucionarios. Debe entonces enfrentar las consecuencias.

 

Nuestro hombre en La Habana

(Graham Greene)

Wormold, un hombre sin fe y sin ilusiones, vendedor de aspiradoras convertido a pesar suyo en agente secreto, se ve arrastrado a la acción y provoca una serie de sucesos, lógicos dentro de un sistema básicamente absurdo, que desembocan en un final desconcertante. Los últimos coletazos de la dictadura agonizante de Batista (redadas, toques de queda, interrogatorios y torturas) constituyen el trasfondo del relato, permeado por el humor y la ironía pero tensado por la descripción de una sociedad convulsionada por la guerra civil y abocada a la tragedia.

 

La vida hacia atrás

(Gudule)
Todas las chicas ponen sus ojos en Thomas, el chico nuevo de 4º A. También Elsa. Cuando su mutua amistad se convierte en algo más, un profesor advierte a los padres de Elsa: Thomas es seropositivo.

 

Espiando a un amigo

(Batya Gur)

La novela narra la amistad entre dos chicos en un colegio, Benyi y Shabi, y el repentino cambio de conducta de este último. ¿Por qué Shabi comienza a huir de quien, hasta el día anterior, era su mejor amigo y mentor? Con la ayuda de su amiga Yuli, y del abuelo de ésta –un detective retirado–, Benyi inicia su investigación para descifrar un enigma que, poco a poco, se va relacionando con los actos de vandalismo que tienen lugar en el colegio.

Una nariz muy larga

(Lukas Hartmann)

Durante unas vacaciones en las playas griegas, Pit y Lena viven un encuentro increíble. Desobedeciendo al Gafas y a la Hormiga (sus padres) se alejan de la playa, y luego de sortear obstáculos alcanzan una isleta en cuyo centro hay una cueva. Guiados por voces que se asemejan a un pedido de auxilio, descubren a un anciano extraño de largos cabellos y barba, vestido con una túnica, que huele a musgo y caléndulas. Zervan, que así se llama el anciano mago, oculta su rostro de las miradas hasta que los niños descubren el motivo de su vergüenza y deciden ayudarlo. Éste será el comienzo de un maravilloso relato de aventuras que combina la fantasía del vuelo en alfombras mágicas y los hechizos de transformación, con una descripción aguda y crítica del mundo real.

 

La letra escarlata

(Nathaniel Hawthorne)

En Boston, en el momento en que el puritanismo se atiene todavía a la aplicación intransigente de los más rígidos principios, el joven pastor Arturo Dimmesdale suscita con sus palabras y el ejemplo de su vida ascética, el entusiasmo de los fieles. Nadie sospecha que aquel rígido puritano está enamorado de la joven y bella bordadora Ester Prynne, esposa de un médico y fascinada por el ministro, como todos sus feligreses. Dimmesdale, que ha sabido ocultar sus relaciones pecaminosas, viaja brevemente a Inglaterra; entonces es cuando se descubre la culpa de la joven.

 

Por quién doblan las campanas

(Ernest Hemingway)

Como testigo directo de la Guerra Civil Española, Hemingway conoció a fondo sus pormenores, recreados con gran acierto en esta novela. Su protagonista, Robert Jordan, es un escritor estadounidense que combate al lado de los republicanos y a quien se le asigna la misión de hacer volar un puente para facilitar el avance de las tropas. El cumplimiento de esta misión lo lleva a relacionarse con diversos personajes, los cuales simbolizan sentimientos de diferente índole; pero siempre predomina, por encima de traiciones o bajezas, la búsqueda del ideal común: solidaridad y justicia.

 

Siddharta

(Herman Hesse)

Siddharta era hijo de un brahmán y amigo de Govinda, otro niño cuyo padre también era un brahmán. Desde su niñez, Siddharta se sintió inclinado a buscar la verdad última, el Dharma. Un día decidió dejarlo todo para irse con los samanas, sacerdotes que vivían sumidos en la oración; lo acompañó su amigo Govinda. Cuando los jóvenes encontraron a los samanas, permanecieron con ellos un tiempo; sin embargo, Siddharta no halló ahí lo que buscaba, por lo que optó por continuar su camino, en busca siempre del Dharma.

 

Rebeldes

(S. Hinton)

El enfrentamiento entre greasers y socs se agravará hasta cobrar una víctima. Johnny y Ponyboy deciden huir para evitar la cárcel, pero las cosas se complican.


Las aventuras de Güicho Quintanilla

(Berta Hiriart)

Güicho es un niño de 10 años con características comunes y corrientes: le gusta una compañerita de clase muy guapa, junta estampitas y su mascota es un camaleón; pero sus padres están divorciados, por lo que el niño pasa una parte del tiempo con su padre y la otra con su madre. El padre se ha vuelto a casar y Güicho tiene un hermanito muy simpático; sin embargo, la esposa es verdaderamente odiosa. La madre de Güicho no está en buena situación económica, tiene que trabajar mucho y a veces está cansada y no presta mucha atención a su hijo. Pero lo realmente terrible es que tiene un novio y tal vez se vuelva a casar. Esto sí que no lo soporta el niño, quien decide fugarse e irse a vivir a casa de la tía Cuca. Así es que un día que su mamá lo deja en el colegio, en vez de entrar, se va a la calle. Ahí empiezan todas sus aventuras. Recorre la ciudad, encuentra amigos nuevos y ¡hasta es arrestado por sacar su camaleón en el Metro!

 

Bug-Jargal

(Víctor Hugo)

Bug-Jargal se sitúa en la tradición antiesclavista del siglo XVIII. La obra no sólo ensalza la rebelión del esclavo negro, que le permite conquistar su dignidad, sino también reivindica el derecho de los negros a ser considerados como hombres. Bug-Jargal: su nombre áspero fue fabricado por Hugo con base en las consonantes guturales que se encuentran justamente en la palabra negro, para evocar, más que un nombre humano, un grito de guerra o el rugido iracundo de una fiera. Bug-Jargal se asemeja así a los negros crueles de la literatura, quienes encarnan la bestialidad, la necedad y el corto entendimiento. El negro se convierte en héroe por su fidelidad al blanco, que lo conduce a la autoinmolación en aras de su benefactor. Aunque Bug-Jargal tenga razón, su rebeldía precisa de una expiación, y la moraleja final es una didáctica de la resignación.

 

Nuestra Señora de París

(Víctor Hugo)

Una gitana, Esmeralda, ama al apuesto capitán Phebus de Chateapers. A su vez, ella es amada por el arcediano de la catedral de Nuestra Señora, Claudio Frollo, y por un grotesco jorobado, Cuasimodo, el campanero del templo. Éste le es absolutamente fiel al arcediano, y por órdenes suyas rapta a la gitana. Pero la joven es rescatada por el capitán. Frollo los espía, apuñala traidoramente al enamorado y hace detener a Esmeralda acusada de asesinato.

 

Hasta lo que sea

(M. Humphreys)

La amistad entre dos jóvenes deberá afrontar una dura prueba: Connie tiene SIDA y sufre el rechazo de todos cuantos la rodean. Una historia sobre la amistad, la marginación, los prejuicios y la valentía.

 

Un mundo feliz

(Aldous Huxley)

En esta obra el autor satiriza el mundo alucinante de una posible sociedad del mañana en la cual la ciencia y la técnica aniquilan a la humanidad. Es una caricatura de un mundo futuro donde la cruz cristiana ha sido sustituida por una T (se le ha quitado el brazo superior). El culto a la máquina, el anhelo de simplificarlo todo, forma una humanidad que se cree feliz. Cuando padece momentos de angustia y de ansiedad, éstos se curan con unos comprimidos (el soma), que producen una euforia magnífica, una escapada de la realidad al país de los sueños dorados. Al suprimirse el dolor se han suprimido también la emoción, el ensueño, el arte; no hay pasiones, ni lucha, ni grandeza de alma.

 

Rosa Blanca

(Roberto Innocenti)

Rosa Blanca es el nombre de una niña alemana que vive en una pequeña aldea durante el nazismo en el poder. Su vida cotidiana comienza a alterarse con la presencia de tropas y vehículos militares que pasan por su pueblo. ¿Hacia dónde van esos camiones y qué transportan?, se pregunta la niña. Su curiosidad la lleva a seguir a uno de ellos. Y en un claro del bosque vecino a la aldea, Rosa Blanca descubre el horror: un campo de concentración. Rosa Blanca entabla relación con un niño prisionero y, a partir de ese momento, la niña visitará varias veces más el campo llevando comida y aliento a los que sufren el encierro. Al cabo de un tiempo, un revuelo en el pueblo sorprende a Rosa Blanca: las autoridades y los soldados se retiran en desbandada. Rosa decide visitar una vez más el campo de concentración pero cuando llega no encuentra a nadie. El lugar está abandonado. La niña no regresa esta vez al pueblo. El crimen de la guerra, absurdo e injusto, se ha cobrado una víctima más. (El artista italiano Roberto Innocenti se inspiró, para el estremecedor libro de Rosa Blanca, en la historia de Sophie Scholl, una joven de veintidós años, estudiante universitaria de Medicina que, en plena guerra [en 1943], en la ciudad de Munich, arrojó volantes contra el conflicto bélico en el propio patio de la universidad exigiendo de inmediato la paz. Sophie Scholl pertenecía a un grupo de jóvenes alemanes que había decidido luchar pacíficamente contra el régimen nazi. "La Rosa Blanca" se llamaba el grupo, y la libertad de las ideas era el arma que empuñaban. Su destino fue trágico: Sophie Scholl, su hermano Hans y otros tres compañeros fueron capturados por la Gestapo y condenados a muerte).

 

La Tierra del Fuego

(Sylvia Iparraguirre)

Esta novela histórica nos cuenta la vida de John Guevara, hijo de un inglés y una criolla, quien había sido marino en el barco que llevó a unos indios de la Tierra del Fuego a Inglaterra para educarlos. Así conoce a Jemmy Button, que después de estar en contacto con la civilización por un año, vuelve a su antiguo sistema de vida al regresar a su país, lo cual no deja de ser lógico para sobrevivir en esa tierra.

 

Príncipes de Maine. Reyes de Nueva Inglaterra

(John Irving)

Un médico, el doctor Larch, quien también es director de un orfanatorio, se dedica a traer niños al mundo, pero también practica abortos. Lo ayudan dos enfermeras que lo comprenden a fondo. Hay en el orfanato un niño (Homer) que ya es inadoptable; debido a experiencias traumáticas en adopciones anteriores; además, ya es bastante grandecito. El pequeño crece en la institución y, al hacerse mayor, no sólo ayuda a cuidar a sus compañeros, sino que aprende del director todo lo necesario para recibir un bebé, pero también para evitar su nacimiento. El doctor Larch es muy cuidadoso: solamente practica abortos a las mujeres que están al principio de la gestación. Cuando Homer puede decidir, escoge no hacer los abortos; pero en el transcurso de su vida se encuentra con situaciones que pueden hacer tambalear su razonamiento. Cuando Homer se va del orfanatorio vive una serie de aventuras muy entretenidas en Nueva Inglaterra.

 

Samba para un "Menino da rua"

(G. Janer Manila)

Paulinho, un niño de la calle, ha desaparecido. Su madre lo busca día y noche con desesperación, mientras relata su doloroso pasado de miseria e injusticias.

 

Cuando Hitler robó el conejo rosa

(Judith Kerr)

Una familia de origen judío huye de la Alemania nazi temiendo por su vida. Atrás dejarán muchas cosas, particularmente Anna, la niña de la familia, quien se verá obligada por las circunstancias a madurar de golpe. Para la protagonista de este relato autobiográfico, aquel conejito rosa con el que jugaba y que quedó abandonado en su casa de Berlín, siempre simbolizará la infancia bruscamente perdida.

 

La Biblia envenenada

(Bárbara Kingsolver)

Un pastor protestante con su esposa y sus cuatro hijas se va de misionero desde su natal Georgia, en Estados Unidos, al Congo Belga en 1959, a fines de la época colonial, cuando comenzaban a surgir los grupos independistas. La reseña de la hazaña nos llega a través de las protagonistas; Orleanna, la esposa, y cada una de las cuatro hijas nos van contando la historia de la familia desde su propio punto de vista. Nathan, el padre, es un hombre de fe inquebrantable pero demasiado riguroso; toda su vida gira alrededor de una religión que es exigente e impersonal, una religión tan dura como imposible de transmitir un mensaje de amor a los habitantes de la aldea, pobres y acostumbrados a sus dioses, creencias y tradiciones. Ni siquiera su familia recibe este mensaje; solamente Leah, una de sus hijas le tiene más cariño que temor.

 

Capitanes intrépidos

(Rudyard Kipling)

Una tormenta se azota contra el trasatlántico donde viajan Harvey Cheyne y su familia. En plena tempestad, Harvey es arrastrado por una ola y pierde el sentido al caer al mar. Cuando recobra el conocimiento, se percata de que ha sido recogido por otra embarcación llamada We’re Here. En el barco acepta un trato para volver a Nueva York con sus padres, aunque de mala gana. Ahí hace un amigo: Dan, el hijo del capitán, y juntos corren esta aventura.

 

La ciudad de la alegría

(Dominique Lapierre)

La ciudad de la alegría es una novela que nos narra la vida de los barrios pobres de la ciudad de Calcuta (India), en los años sesenta. El argumento entremezcla las historias de un hindú que tira de un carrito llamado rickshaw, un sacerdote francés, un médico de Miami y, por supuesto, las vidas de todas las personas que viven alrededor de ellos. Una tras otra, las calamidades asuelan a los más pobres y, sin embargo, ellos siempre son solidarios con el que es más pobre que ellos.

 

El pájaro amarillo (Alan y Nohemí)

(Myron Levoy)

Esta novela transcurre en Nueva York en 1944, casi a finales de la Segunda Guerra Mundial. Alan Silverman, su protagonista, es un desesperado por el palobol, y no está dispuesto a hacer nada más que eso. Sin embargo, después de haber tenido una larga charla con sus padres, se propone ayudar a Noemí. Ella era una chica  que según el comentario de la gente estaba loca: no hablaba y se la pasaba rompiendo papeles. Había pasado la mayor parte de su vida en Europa, donde perdió a su padre. Finalmente Alan consigue  comunicarse con ella por medio de una muñeca, para que olvide su pasado y viva en el presente. Luego de un largo progreso,  Noemí se convierte en una buena amiga para Alan. Pero por vergüenza, él oculta su amistad con ella y por eso se pelea con su mejor amigo, Shaun Kelly. Ésta es una historia muy trágica, donde un chico de más o menos 11 años se las arregla para dejarlo todo y conseguir que Noemí viva feliz.

 

Colmillo Blanco

(Jack London)

Desde su nacimiento, el pequeño lobezno posee una gran fortaleza y energía, que le permiten afrontar duras dificultades. Cuando su madre y él son recogidos por los indios, un hombre llamado Nutria Gris lo nombra Colmillo Blanco. Después, el lobo es vendido a un cara pálida, quien lo utiliza para enfrentarlo en peleas contra perros. Colmillo Blanco comprende entonces que la ley prevaleciente es la del más fuerte: enfrentarse o morir.

 

El mexicano

(Jack London)

Un muchacho, Felipe Rivera, misteriosamente llena de dinero a una junta de Los Ángeles para ayudar a la lucha revolucionaria de México, especialmente a la rebelión floresmagonista de Baja California. Se revela que el joven ha ganado al menos una parte de ese dinero como luchador, y en la última parte de la historia se relata su encuentro con uno de los luchadores más famosos de la época. En el combate, de 18 rounds, el árbitro, manifestando prejuicios hacia los mexicanos, hace lo que puede para que Felipe pierda. (El autor, nativo de San Francisco, y de ideas socialistas, se identificó con la Revolución Mexicana y apoyó la rebelión floresmagonista que en enero de 1911 tomó las poblaciones de Tijuana y Mexicali.)

 

La parcela

(José López Portillo y Rojas)

Don Pedro Ruiz, inteligente y rico hacendado, vive consagrado a cuidar su hacienda en compañía de Gonzalo, su hijo, a quien adora. Su compadre con Miguel Díaz, casado con doña Paz, una prima de don Pedro, reclama a éste la propiedad de una parcela de su finca. Se inicia una serie de pleitos e intrigas. Don Miguel prohíbe a su hija Ramona que continúe sus relaciones con Gonzalo. El odio lleva a don Miguel hasta el crimen.

 

El indio

(Gregorio López y Fuentes)

El protagonista de esta novela es un personaje anónimo representativo de las características fundamentales de una raza y de una cultura. Al presentar una imagen viva de cada elemento del pueblo indígena, el autor reconstruye la vida de una pequeña comunidad autóctona que se refugia en las montañas para huir de los blancos. Pero no logran su propósito. Los blancos, llevados de su ambición, irrumpen en su existencia, la perturban y tuercen su destino.

 

¿Quién cuenta las estrellas?

(Lois Lowry)

Corren los años de la ocupación alemana en Dinamarca y Annemarie (la joven protagonista-narradora de esta novela) debe asumir riesgos para salvar la vida de Ellen Rosen, su mejor amiga, una niña judía. (La autora, Lowry, se inspiró en acontecimientos reales ocurridos en Dinamarca en el año 1943, los cuales le fueron relatados por una amiga que conoció esa dolorosa época. Después investigó sobre la resistencia danesa y el apoyo que brindaron los ciudadanos de ese país a los judíos para escapar del holocausto.)

 

Tánger

(Juan Madrid)

El encuentro entre Abdul y Lidia, de pasados turbios y orígenes opuestos, provoca una compleja trama de ritmo trepidante, plagada de traficantes, neonazis y policías, con la presencia implacable del amor.


La catedral

(César Mallorquí)

Corre el año de 1282. Telmo Yáñez es presentado ante la logia y, después de una evaluación de su trabajo, es aceptado como aprendiz. Se acaba de convertir en un hombre libre. Sus extraordinarias habilidades como tallista le deparan un destino completamente distinto al que esperaba. Es llamado por la Iglesia a cumplir una misión, cuyos verdaderos alcances lo estremecerán y le dejarán una marca para el resto de su vida.

 

La batalla de Matxitxako

(Fernando Marías)

El productor de cine y pícaro profesional José María Arrasadera Júnior, y su escudero, el guionista Fernando Marías, inician en Lekeitio una de sus extravagantes investigaciones. En la guerra civil española tuvo lugar en el cabo Matxitxako un desigual combate entre el crucero franquista Canarias y un grupo de pesqueros vascos. También asistimos a la tragedia del submarino republicano C-5, a los bombardeos de Guernika y Durango, al asedio y posterior caída de Bilbao, al exilio de los llamados niños de Rusia... En medio de la vorágine de la guerra, la traición y la muerte, surge una historia de amor que sobrevive más allá del tiempo y del espacio.

 

La Eneada

(Jan Mark)

Erato es uno de los nueve planetas que componen la Eneada, un lugar yermo con un gobierno totalitario y corrupto, donde Isaac conocerá a Eleanor, una joven que no está dispuesta a someterse a la injusticia. Ciencia ficción y aventuras que te trasladarán a un mundo muy lejano, aunque quizás no tanto.

 

Las cenizas de Ángela

(Frank McCourt)

En esta historia real, el autor nos cuenta la historia de su infancia en Irlanda; dice que peor que una infancia miserable, es una infancia miserable irlandesa, y si ésta es católica, peor aún. Los McCourt eran tan pobres que tenían que alimentar a los bebés con agua con azúcar; los mayorcitos comían pan frito. Esa pobreza provenía de la irresponsabilidad, la pereza y la ignorancia. El pequeño protagonista ve pasar ya, como cosa de todos los días, la enfermedad y la muerte.

 

El amargo don de la belleza

(Terenci Moix)

El argumento de esta novela gira alrededor de un pintor cretense que vivió en Egipto hace 3,300 años y estaba enamorado de la reina Nefertiti. Terenci nos cuenta la historia del primer faraón inclinado hacia el monoteísmo y quien, para terminar con todos los demás dioses, cambió la capital de Tebas a la Ciudad del Sol. Cuando el faraón murió, entró en escena Tutankamón. El nuevo gobernante, que había sido educado para adorar al dios único, cambió de opinión y resucitó a todos los otros dioses antiguos y la Ciudad del Sol quedó abandonada. Se preparó entonces el terreno para que Horemheb, un general, tomara el poder, pues Egipto se encontraba desprotegido.

 

De Victoria para Alejandro

(Isabel Molina)

Victoria es hija de madre judía y padre romano; su madre y su abuelo han muerto y le han dejado una herencia en su tierra natal, Jerusalén, y la cual administra su tío. Para reclamarla, Victoria debe viajar a Jerusalén con el resto de su familia. Ahí, ella se da cuenta de la diferencia entre las culturas judía y romana, y de los planes que su familia tiene para ella y su herencia. Sólo el tiempo y su padre son sus aliados.

 

¡Vámonos con Pancho Villa!

(Rafael F. Muñoz)

Más que una novela, es ésta una serie de episodios reales reunidos en un solo relato. La versión que el autor produjo del asalto de los rebeldes al mando de Pancho Villa a la población estadounidense de Columbus, fue la primera publicada proveniente de fuente mexicana. La entrada de la expedición punitiva de Estados Unidos al mando del general John J. Pershing al estado de Chihuahua, para perseguir a Pancho Villa; la herida de éste, su permanencia en una cueva durante más de un mes, así como los incidentes sobre las batallas de Torreón y Zacatecas, son episodios ciertos entre los que ha sido tejida la obra.

El hombre del otro lado

(Uri Orlev)

Marek, un adolescente de trece años que vive en Varsovia durante los duros tiempos de la Segunda Guerra Mundial, es el protagonista de esta novela. El joven ayuda a su padrastro Antony a contrabandear mercancías: para introducirse en el gueto donde las autoridades tienen confinados a los judíos, deben viajar a través de sucias alcantarillas. Para Marek, criado en un hogar católico y vinculado a un universo antisemita, los judíos son seres desagradables y extraños; sin embargo, distintos acontecimientos lo llevarán a cambiar su visión. Primero, cuando se entera de que su verdadero padre (un comunista al que los alemanes dieron muerte cuando él tenía cuatro años) era judío; más tarde, cuando ayuda al señor Yusek, un hebreo que se ha escapado del gueto; por último, cuando combate a los alemanes junto a otros muchos jóvenes judíos.

 

Rebelión en la granja

(George Orwell)

Los animales de una granja se sublevan victoriosamente contra sus dueños humanos, pero pronto surgen entre ellos ambiciones y rivalidades que hacen fracasar la rebelión. (Orwell escribió esta novela como crítica al gobierno totalitarista de Stalin en la Unión Soviética.)

 

Las batallas en el desierto

(José Emilio Pacheco)

Carlos es un niño, hijo menor de una familia que pasa por una crisis económica. Asiste a un colegio privado y hace amistad con Jim, quien se dice hijo de un alto funcionario del gobierno. Jim invita a Carlos a su casa para que conozca a Mariana, su mamá, una joven y bella mujer, la cual despierta en el adolescente toda una serie de sentimientos que no habían llegado a aflorar por su edad: se siente instantáneamente enamorado de ella.

 

La búsqueda de Park

(Katherine Paterson)

El protagonista de esta narración es el hijo de un soldado estadounidense muerto en Vietnam. Park no recuerda a su padre y su madre se ha negado, sistemáticamente, a hablarle sobre él. El niño decide, entonces, realizar su propia búsqueda. Una búsqueda, primero, secreta, cuando lee los libros de su padre, algunos incomprensibles para él, pero que le permiten descubrir su presencia a través de determinados renglones subrayados; o cuando visita, solo, el monumento a las víctimas de la guerra de Vietnam, en Washington. Después, cuando decide visitar a la familia de su padre, en una hacienda de Strathaven, en Virginia, y se encuentra con su tío Frank y con su abuelo enfermo. De forma simultánea a esta búsqueda real, tiene lugar una búsqueda paralela, de carácter simbólico, que nos remite a las leyendas del rey Arturo y sus caballeros. La indagación le permitirá a Park descubrir que su padre tuvo una niña con una mujer vietnamita –la misma que luego se convirtió en la esposa de su tío– y llegar a convertirse en amigo de esa muchachita a la que, al principio, detestaba por ser una amarilla.

 

Lyddie

(Katherine Paterson)

La promesa de una vida mejor, lleva a Lyddie a una fabrica en la que deberá soportar las duras condiciones de trabajo y el acoso constante del encargado a cambio de un salario. ¿Cómo elegir entre seguridad y dignidad?

 

La traidora

(Gudrun Pausewang)

Esta novela presenta una visión casi inédita sobre el tema de la Segunda Guerra Mundial, al contarnos la historia de Anna, una joven alemana que vive en un poblado de las montañas durante los meses finales del Tercer Reich. Todos los días se entera de la muerte en combate de algún conocido, o de que la policía gubernamental ha apresado a un vecino. Teme por la vida de su hermano mayor enlistado y no entiende el extraño comportamiento de su hermano menor, militante de las juventudes hitlerianas. El absurdo de la guerra y de las ideas que la inspiran llega a un momento crítico cuando Anna descubre, en su escondite secreto de las montañas, la presencia de un soldado ruso prófugo, y en un acto de humanidad decide ayudarlo. (Gudrun Pauserwang, escritora alemana que residió en Colombia, vivió experiencias similares a las de la protagonista de su novela, ya que pasó su infancia durante los últimos estertores de la guerra.)

 

¿Oyes el río, Elin?

(Gudrun Pausewang)

Es ésta una novela sobre los problemas que enfrenta una familia alemana, específicamente el desempleo. Todo comienza cuando los padres de Elin, la narradora-protagonista, deciden alquilar su habitación, con el propósito de compensar la pérdida de empleo de la mamá. Las cosas se complican cuando, súbitamente, el padre también queda sin trabajo y es víctima de una profunda depresión. Eli y su hermano comienzan a sentirse discriminados por otros niños de su escuela cuando la familia deja de disponer de dinero para los gastos que no sean esenciales. Ambos idearán un proyecto laboral para sacar a su padre del abatimiento.

 

Las cartas de Alain

(Enrique Pérez Díaz)

Arturo, un niño cubano, nos cuenta cómo Alain, su mejor amigo, ha sido llevado por sus padres muy lejos, pensando en una vida mejor. Alain observaba el mar embravecido protegiéndose los ojos con la mano, absorto, con la mirada perdida en sus recuerdos. ¡Cuánto echaba de menos a Arturo! El mar y la playa ya no eran lo mismo desde que él y su familia decidieron dejar Cuba. Metidos en una pequeña barca, se lanzaron al océano en busca de un futuro mejor, dejando atrás su país y sus seres queridos. Pero, a veces, el mar es un enemigo peligroso.

 

Doña Perfecta

(Benito Pérez Galdós)

Un joven ingeniero madrileño, Pepe Rey, llega a un pueblo para casarse con su prima Rosario. El pueblo es típico de aquella época, los años posteriores al primer intento fallido de república en España y la consecutiva reinstauración de monarquía, cuando los campesinos se rebelaban contra el gobierno y desde Madrid enviaban tropas para serenarlos. En el pueblo sólo contaba la opinión del cacique (en este caso una mujer, Doña Perfecta), y la del cura, y todos los habitantes del pueblo seguían sus órdenes y sus sugerencias. Pepe Rey es bien recibido en el pueblo. Conoce a su tía Doña Perfecta y a otros personajes; reconoce las bondades del pueblo y poco a poco va adentrándose en la vida de éste. Pero, sin realmente saber cómo, el muchacho siempre se mete en enredos y queda mal ante la comunidad. Poco a poco, todos se van dando cuenta de sus ideas liberales y de lo que ellos consideran ateísmo, y lo van relegando a un segundo plano en la vida social; el joven comienza a encontrarse entonces con problemas de todo tipo. Pepe se da cuenta claramente de que su tía no quiere que se case con su prima Rosario, pero ésta lo ama y no le importa desafiar a su madre. Así las cosas, llega al pueblo la tropa con órdenes de apaciguarlo. Pepe se hace amigo del brigadier y se marcha de casa de su tía.

 

La desheredada

(Benito Pérez Galdós)

Isidora Rufete, quien ha vivido la mayor parte de su vida en un pueblo de la Mancha, llega a Madrid dispuesta a reclamar su estado social, pues está convencida de ser realmente hija de unos marqueses. Se entrevista con su supuesta abuela, la que en vano trata de convencerla de su error, e Isadora decide entablar un pleito legal, que finalmente pierde. Si vida empieza a degradarse, hasta llevarla a la prostitución y a la cárcel, mientras ella insiste en su nobleza.

 

Marianela

(Benito Pérez Galdós)

Marianela es una pobre huérfana de 16 años que vive recogida en casa de una familia. La jovencita encierra, dentro de un cuerpecillo esmirriado y feo, un alma hermosa que le gana el cariño de Pablo, rico joven ciego al cual sirve de lazarillo. Pablo imagina que las bellezas del alma de Marianela coinciden con las de su apariencia física y piensa que la Nela es tan hermosa por fuera como por dentro. Un día llega al pueblo un célebre oculista, quien declara posible la curación de Pablo. Se inicia entonces un verdadero calvario para Marianela, pues está segura de que cuando el joven recobre la vista llegará el final de todos sus sueños. La situación se complica más con la llegada de Florentina, bellísima prima de Pablo.

 

Trafalgar

(Benito Pérez Galdós)

Trafalgar relata la tremenda y decisiva derrota naval de España, aliada con los franceses, en octubre de 1805. Gabriel Araceli (narrador y protagonista de la obra) es un huérfano nacido en Cádiz, criado en una sociedad "de lo más rudo, incipiente y soez", blanco de los malos tratos de un despiadado tío, hasta que entra al servicio de un capitán retirado de navío y de su esposa. La novela comienza con la narración de las penas y anhelos del propio Gabriel Araceli: su enamoramiento imposible por Rosita (hija de sus amos), su frustración, sus rencores y la flagelación impuesta por los razonamientos sobre la imposibilidad de ser correspondido. Pero el punto central de Trafalgar es, precisamente, la batalla misma, que comienza con la huida del excapitán y Gabriel, en compañía del marinero Marcial, y el posterior alistamiento de los tres en el barco Santísima Trinidad. Gabriel Araceli va ofreciendo los pormenores de la aventura naval, las ferocidades del combate, lo chusco y patético de la desgracia... La historia de Trafalgar es el relato de una humillación, de la que sólo mediante el sentimiento puro de luchar por la patria es posible sobreponerse.

 

Jesse James estudió aquí

(Pertierra)
¿A qué chico no le gustaría ser el asombro de todos, el líder carismático de la pandilla… aunque para ello haya que hacerse el duro y fingir más de la cuenta?


Motu-iti

(Roberto Piumini)

Esta breve novela está llena de aventura, exotismo y fascinación: la historia del origen de las misteriosas y descomunales esculturas de la Isla de Pascua; se describen también las costumbres, supersticiones y rituales de sus habitantes. Pero en esta obra de Piumini tenemos también el más vasto y exuberante universo de pasiones humanas recogido jamás en tan pocas páginas: la sumisión acrítica y autoanuladora al poder (representada por los ancianos), la aceptación determinista del destino, la envidia (Kontuac, ¡los celos acabaron contigo!), la venganza (aunque "era un hombre bueno y sencillo", Tou-Ema ansiaba desquitarse del mal que le habían infringido), la fidelidad (más allá de la evidencia de la muerte de su amigo, Kintea-Ni permanece siempre fiel a su recuerdo y a sus sentimientos), la generosidad (Tou-Ema deja todo para proteger a su pueblo desde la cumbre del volcán) y el amor, sobre todo el amor.

 

La tempestad

(Juan Manuel de Prada)

Un profesor de arte llega a Venecia para estudiar el cuadro La tempestad, de Giorgione. La noche misma de su llegada presencia un asesinato y un desconocido muere en sus brazos. La policía lo interroga y poco a poco nuestro héroe se ve inmerso en una investigación policíaca. Conoce al director del museo de la Academia, donde se encuentra el cuadro, y a su hija, de la cual posteriormente se enamorará. Sin embargo, el protagonista nos oculta todo de su pasado; vive únicamente en el presente y nunca vislumbra su futuro. Sólo nos enteramos de lo que él quiere que sepamos, nunca llegamos a conocerlo realmente. Nos encontraremos también a muchos personajes venecianos que nos van desvelando el alma de esta ciudad y nos transmiten su amor por ella.

 

La reliquia

(Eça de Queiroz)

Don Teodorico no vivió siempre de vender artículos religiosos de dudosa autenticidad. En esta sátira novelada, podrá conocer el lector las confesiones de un hombre codicioso de la fortuna de una tía beata, así como sus aventuras y desventuras al decidirse por la máscara de la falsa devoción. Y a través de estas confesiones, la radiografía de la sociedad portuguesa del siglo XIX, cuya credulidad y gazmoñería reflejan una profunda crisis de valores. Más allá del humor, de qué otra forma pueden explicarse las andanzas clandestinas de nuestro protagonista, esa doble vida que Raposo esconde a la mirada misántropa de doña Patrocinio de las Nieves, tía y tutora, por cuya herencia es capaz de sahumarse con incienso a fin de esconder los embriagantes olores de esos paraísos terrenales que tan fervorosamente goza... Aunque, claro, tampoco se queda muy atrás la ardiente devoción de doña Patrocinio por el Cristo de oro que preside el oratorio de su casa, y el cual la lleva a clamar como una dolorosa en celo que, habido el sufrimiento de Jesús sufrió, deben sufrir entonces todos los pecadores. Y ¿es acaso menos hipócrita que su sobrino, a quien manda en peregrinación a Tierra Santa, a fin de asegurarse un lugar en el cielo, en busca de una reliquia cuya sola vista pueda curarla de su apoplejía y sus males biliares? (Eça de Queiroz es también autor de la novela El crimen del padre Amaro).

 

La noche en que Vlado se fue

(Manuel Quinto)

Adra sólo tiene trece años y no quiere dejar de ser niña. Pero las duras circunstancias que hacen trizas su idílica infancia la obligan a madurar de golpe, enfrentándose al dolor y al miedo. Cuando todo se tambalea alrededor y el mundo parece haber enloquecido, la magia del teatro crea una complicidad que sirve de refugio y proporciona fuerzas para seguir adelante. La noche en que Vlado se fue nos acerca al conflicto entre bosnios y serbios, de la mano de unos personajes cuyo coraje y entereza constituyen la mejor defensa de la paz. Un relato impresionante y conmovedor que apuesta por la vida, por la esperanza.

La bola

(Emilio Rabasa)

Un cacique oportunista y sin escrúpulos, don Mateo Cabezudo, y Juanito Quiñones, joven despierto, valiente y bien intencionado, luchan en el mismo bando contra el comandante Coderas, que tiene apoyo del gobierno. Mateo quiere recuperar su puesto de cacique de San Martín; a Quiñones sólo le interesa defender a su madre y a su novia, Rosario, la sobrina de don Mateo. Surge pronto una rivalidad entre el cacique y el joven.

 

Relato de un verano

(Patricia Reilly Giff)

Lily espera ansiosamente las vacaciones de verano para ir al mar, en Rockaway, su lugar favorito. Pero ese año (1945) todo resultó distinto. Su padre debió marcharse a la guerra y su mejor amiga se mudó de la ciudad. Sin embargo, la llegada de Albert, un niño húngaro cargado de secretos, le permite descubrir una nueva faceta de sí misma. Una historia cálida, narrada con cierta ingenuidad, en la cual el manejo del lenguaje –de suaves matices humorísticos– recrea armoniosamente los ambientes y la gestación de una especial amistad entre los dos niños. La tragedia que subyace en tiempos de guerra se ve solapada por la mirada infantil y los acontecimientos, demostrando que, después de todo, siempre queda la esperanza.

 

Tom, el de la Sexta Luna

(Florence Reynaud)

En el Bronx de Nueva York, los últimos indios tratan, a duras penas, de mantener viva su cultura en un entorno de deshumanizada competitividad. Cuando estalla la definitiva guerra mundial, sólo ellos sobreviven. Libres de este trágico modo del yugo del hombre blanco, parten hacia la tierra de sus antepasados guiados por Tom, el de la Sexta Luna.

 

Una desolación

(Yasmina Reza)

Un anciano le escribe a su hijo para reprocharle que es feliz. Para el padre, una vida feliz es sinónimo de una vida insulsa, que no vale la pena; opina que “cien veces superior al hombre feliz es el hombre alegre”. Como se encuentra al final de su vida, ve morir a los amigos y conocidos que eran de su misma edad y es víctima de la melancolía de los finales; además se va quedando solo. El hijo anhela calma y tranquilidad, y para encontrarlas se va al otro lado del mundo. El padre lo único que no desea es paz y tranquilidad, quiere acción y movimiento para aprovechar el tiempo que le queda.

 

Los días de Eisenhower

(Manuel Rico)

Lo que comienza como una aventura de chavales de 14 años se convierte en tema para toda una vida. Unos muchachos que juegan en una casa abandonada en la España reprimida de la posguerra, hacen un descubrimiento que marcará la vida del padre de uno de ellos. El autor describe los días de la visita de Eisenhower, gracias a la cual se termina el bloqueo internacional al régimen franquista, con la candidez del protagonista adolescente y con la exactitud de quien no sólo ha investigado, sino que ha vivido en el país y en la época.

 

La vida inútil de Pito Pérez

(José Rubén Romero)

Pito Pérez es un borrachín de pueblo, pícaro, escéptico, sentimental, con ribetes de filósofo. Como el Lazarillo de Tormes, la necesidad le aguza el ingenio; tiene que valerse de engaños y artimañas para vivir. Ama la libertad, le emociona el espectáculo de la naturaleza y la belleza de la mujer. Es un sentimental. Pasa largas horas tocando su flauta de carrizo... No aspira a mejorar de posición, prefiere la miseria a vivir sometido a las normas sociales. Acepta que su vida –que él siente como inútil– se destruya paso a paso, presa del vicio, rodeada de soledad, amargura y desesperanza.

 

Yo soy el rey

(G. Saalman)

El padre de Rex se ha arruinado y toda la familia debe cambiar de domicilio. El deseo de agradar a sus nuevos amigos arrastra al joven a un peligroso juego en un ambiente marginal…

 

Robin Hood

(Walter Scott)

Un joven llamado Robin de Lockley regresa a casa tras haber escapado de una prisión en Israel. Lo acompaña un amigo árabe llamado Aceem, a quien Robin había salvado en prisión. Al llegar a su destino, Robin se encuentra con que su hogar ha sido destruido y que en las alturas del castillo cuelga el cadáver de su padre. Se halla entre las sombras al más fiel sirviente de la familia, a quien los asaltantes le han sacado los ojos. Robin jura entonces que no descansará hasta vengar la muerte de su padre.

 

La princesa Xanatl

(Roger Serra)

Serra nos cuenta la historia de un matrimonio propietario de una hacienda cafetalera en el estado de Veracruz. La pareja no tiene hijos, pero han adoptado a una joven indígena con quien forman una familia en la que, en pleno siglo XX, se unen y a la vez chocan dos antiguas culturas: la inocencia y fantasía de Xanatl, contra el sentido práctico de Carmen, unidas por la tolerancia y el amor que a ambas profesa Andrés.

 

Para que no me olvides

(Marcela Serrano)

Hermosa, delicada, culta, de clase social acomodada, sutil, inofensiva, habitante del universo de los hijos y del marido protector, Blanca sufre un remezón cuando está a punto de cumplir los 40 años: conoce un medio social distinto al suyo, el de la gente modesta y golpeada por la historia política chilena de las últimas décadas. No sólo otro mundo irrumpe en ella, sino también el amor avasallante y clandestino. Por eso, y como una maldición antigua entre las mujeres transgresoras, le sobreviene la afasia, una enfermedad no menos metafórica: Blanca no puede comunicarse con el mundo exterior. Sin habla y sin escritura, queda sola en la prisión de sus recuerdos.

 

Casting

(Jordi Sierra i Fabra)

Verónica, Esperanza y Eugenio son tres jóvenes que se están preparando para un casting. Eugenio es el típico romántico y le basta con dedicarse al arte y Esperanza busca su sueño. A Verónica la mueve su ambición por la fama; su miedo a engordar y la obsesionante imagen de su madre hacen que caiga poco a poco en la anorexia. Esa prueba es para ellos fundamental. (Ésta es una novela realista sobre el éxito en el mundo del espectáculo y los sacrificios que se hacen para conseguir lo que más se ambiciona.)

 

Nunca seremos estrellas de rock

(Jordi Sierra i Fabra)

Esta novela es dura y trepidante como el rock. Ventura, su protagonista, de 19 años, adorador de Nirvana y conocedor de los roqueros de todas las épocas, se embarca en una aventura cada vez más intensa y peligrosa. )Con un lenguaje audaz y trasgresor que mezcla ritmos y voces, Jordi Sierra i Fabra no pretende dar lecciones a los jóvenes, sino dar cuenta de la desesperanza y de la confusión. Para lectores juveniles en busca de emociones fuertes y de una literatura sin concesiones moralistas.)

 

No pasó nada

(A. Skármeta)

Un adolescente chileno emigra a Alemania junto a su familia. Allí encuentra algunos buenos amigos, pero también la nostalgia y el racismo.

 

Aves de presa

(Wilbur Smith)

En el año 1677, durante la guerra entre Inglaterra y Holanda, Sir Francis Courteney, corsario inglés, patrulla la costa sur de África en busca de barcos holandeses cargados de oro y especias. Su hijo, Hal, ha sido educado para sobrevivir en ese mundo tan peligroso. Sin embargo, también ha adquirido una amplia cultura general y un código de honor muy estricto. Sir Francis es muy devoto, siempre le pide ayuda a Dios, no permite a la tripulación ni las apuestas ni el alcohol y pertenece a una orden que es la sucesora de los Caballeros Templarios. Hal vivirá muchas aventuras en ese misterioso continente, conocerá el amor, pero también el cautiverio; intervendrá en una guerra santa y se defenderá valientemente de los villanos.

 

Nubes negras

(Bárbara Smucker)

Para practicar creencias religiosas diferentes a las del resto de la gente que te rodea, hay que ser muy fuerte; pero, si además, corren tiempos de guerra, eso puede ser muy peligroso. La vida del joven Peter transcurre en una región en guerra donde reina la intolerancia religiosa.

 

Un día en la vida de Iván Denísovich

(Alexander Soljenitsin)

La novela relata los acontecimientos que transcurren a lo largo de un día en una prisión siberiana. Las inclemencias del clima, la pesada rutina y la supervivencia del espíritu humano a pesar de los obstáculos, son presentados en esta novela a través de Shújov, personaje principal e hilo conductor de la narración. El tiempo parece alargarse para que el lector conozca a detalle un retrato de los hombres obligados a permanecer confinados, tanto los prisioneros como los guardianes. (La publicación de esta novela provocó una serie de críticas y presiones contra el escritor soviético, que culminaron con su exilio a Occidente. Se le entregó el Premio Nóbel de Literatura en 1970. Pudo regresar a Rusia en 1994.)

 

La Flecha Negra

(Robert Louis Stevenson)

Dick Shelton y Bennet Hatch buscan a un antiguo soldado llamado Appleyard, para que guíe a su ejército hacia la victoria. Tras encontrarlo y mientras conversan los tres, una flecha negra silba en el aire y da en los omóplatos de Appleyard. Mientras tanto, Joanna Sedley, quien es la prometida de Dick –sin ambos conocerse entre sí–, decide escapar de la tutela de sir Daniel Brackley. Vestida de hombre, en el camino se encuentra con Dick, pero sir Daniel los alcanza y se los lleva de regreso consigo. Joanna (Juan Matcham) confiesa la verdad a Dick, y desde entonces inician juntos una serie de aventuras para deshacerse de sir Daniel y hacer realidad el amor que ahora sí nace entre ambos. La banda de La Flecha Negra es su aliada.

 

El valle de los masai

(Alain Surget)

En el siglo XIX, la vida de los masai se verá alterada por la irrupción del hombre blanco en sus tierras. La actitud despótica de los colonizadores blancos no deja otra alternativa que la guerra o la muerte. Mientras, dos muchachos, uno inglés y otro masai, van a vivir una aventura que los llevará a superar las diferencias que hay entre ellos. Tal vez su ejemplo pueda evitar la sangrienta confrontación que se avecina.

 

El diario de Jasmina

(Jasmina Tesanovic)

Jasmina es una mujer serbia de mediana edad que vive en Belgrado con su familia. Este libro es el diario que escribió durante el conflicto de Kosovo. En Belgrado no existe la ley y los habitantes se vuelven locos; hay mucho vandalismo y asesinatos, imperan la violencia y la locura. Además de la escasez de los artículos de primera necesidad a que se enfrentan las víctimas de una guerra y más aún en este caso por el embargo internacional, los habitantes de Belgrado tienen que sufrir los bombardeos de la OTAN, así que tienen miedo todo el tiempo. Jasmina vive aterrada por la seguridad de su hija, de sus padres, de sus parientes y amigos. Está obsesionada con la normalidad, padece hambre de felicidad. La autora no explica la causa de la guerra, tal vez porque no la sabe o no la justifica. Lo  cierto es que siempre sufren más por las guerras quienes menos lo merecen.

 

La muerte de Iván Ilich

(León Tolstoi)

Iván Ilich es un hombre superfluo. Burócrata judicial de la Rusia zarista, ha dedicado su vida al ascenso social y a la seguridad pecuniaria. Este mediocre funcionario, ávido de satisfacciones materiales, sufre, al decorar su nueva mansión, un accidente físico trivial y sin consecuencias aparentes. Pero ese golpe en el costado irá minando su salud hasta matarlo. De nada le servirán los médicos con sus confusos diagnósticos ni los cuidados indiferentes de su familia. La muerte ha llamado a Iván Ilich y atrapará su cuerpo y su mente de manera lenta pero inexorable.

 

Espantapájaros

(Gabriel Trujillo Muñoz)

Ajar Duloth es un agente de la Alerta Máxima, en Estados Unidos, y lo solicitan en el Pentágono para encomendarle la misión Espantapájaros. Se trata de destruir a los gracos, unas bestias con capacidades humanas que han sido creadas en una incubadora subterránea cerca de la frontera con México. El propósito inicial era que los gracos sirvieran como armas ofensivas para los Estados Unidos, pero se salieron de control; empezaron a reproducirse libremente y actúan como seres humanos. Duloth debe detenerlos.

 

Demetrio Rudin

(Iván Turgueniev)

Un nuevo personaje llega de súbito a un pequeño círculo social. Rudin es uno de esos rusos maravillosos que leen, hablan, piensan y se comportan como si tuvieran toda la vida por delante y que no están hechos para vivir. Los encuentros entre Rudin y Natalia son los más intensos del libro. Él, en uno de los momentos de mayor tensión, dice: "Terminaré sacrificándome por alguna locura en la que no creeré".

 

El príncipe y el mendigo

(Mark Twain)

Eduardo VI de Inglaterra y un pequeño mendigo de la ciudad de Londres –extraordinariamente parecidos entre sí– ven trocadas por un accidente sus respectivas posiciones en la sociedad. Y los papeles se invierten: un día antes de la muerte de Enrique VIII, el príncipe, en harapos, vagabundea por los barrios bajos. El mendigo, por su parte, experimenta otra clase de miserias, las de la corte. Lo irónico es que ambos, tanto el príncipe como el mendigo, carecen de libertad.

 

Reencuentro

(F. Uhlman)

Hans es judío, y Konradin es un rico aristócrata. Ambos son grandes amigos. Pero esa amistad se verá truncada, primero por la ideología nazi de Konradin y finalmente por la ascensión de Hitler al poder y la llegada de la guerra.

 

La ciudad y los perros

(Mario Vargas Llosa)

La ciudad: Lima; los perros: los cadetes del colegio militar Leoncio Prado (donde el propio autor estudió dos años). Uno de los cadetes roba un cuestionario de un examen de química, es delatado por otro de los cadetes, un tercer cadete mata al delator, otro acusa al asesino, y las autoridades del colegio pretenden evitar el escándalo. Vargas Llosa presenta a los jóvenes como seres violentos, corrompidos, mentirosos, en un ambiente en que la violencia es lo único que impera y de la que hay que salir vivo, sólo por la fuerza. (Cuando la novela se publicó en Perú fue criticada enormemente, y en el patio del colegio Leoncio Prado se quemaron mil ejemplares.)

 

Un pueblo contra los Hamid

(O. Verges)

Tras el incendio de unos invernaderos y la muerte de un hombre, todos los vecinos acusan a Alí, un joven emigrante marroquí. Esteve decide apoyarlo y experimenta en carne propia la injusticia del racismo.

 

Miguel Strogoff

(Julio Verne)

En esta obra, Verne reunió todas sus aptitudes literarias concebidas para hacer el relato de las penurias del correo del zar. Esta obra está dividida en dos partes: la historia del correo del zar, y la época de la rebelión mongólica y tártara contra el emperador. Verne presenta a un correo enérgico y que sabía cumplir órdenes, y a un zar que, según sus súbditos, desmerecía ante la ampulosa apariencia de sus cosacos. Hay también referencia a dichos populares que, de una u otra forma, simbolizan el poder militar. Su acción lenta se equipara con la importancia del acontecer y gran parte de ella está dedicada por completo al eficaz cumplimiento del deber.

 

Las piedras del silencio

(Jacques Vernuleth)

Miyasa tiene quince años y es feliz. Hija de padres acomodados, estudia en Lausana y pasa las vacaciones en su país, situado en algún lugar del Oriente Próximo. Pero un día, su vida alegre y confiada se ve envuelta en la cruel realidad de una guerra sin declarar que azota la zona. El choque es tan violento que Miyasa se encierra en el autismo y termina en un centro psiquiátrico. Allí encuentra un médico comprensivo y, con su ayuda, comienza a escribir un diario secreto, que es como una puerta entreabierta a la esperanza.

 

Amor en Amman

(B. Vias Mahou)

Dos chicas occidentales se incorporan a un campo de trabajo en una excavación en los yacimientos jordanos de Petra. Una de ellas se enamora de un joven jordano, pero los prejuicios sociales se lo van a poner muy difícil...


La Mandrágora de las Doce Lunas

(César Vidal)

Novela juvenil de corte histórico basada en un episodio de la ocupación árabe en el sur de España, en los territorios de Al-Andalus. Narra la llegada de una expedición vikinga que, remontando el río Guadalquivir, se propone saquear la ciudad de Sevilla. Belena es una hermosa e inteligente mujer guerrera de las huestes normandas, que ha sido capturada por los moros en una incursión anterior realizada por su tribu, y comprada como esclava por el sabio persa Yalal-ad-Din, quien vive en Toledo. Ella se verá en el dilema de decidir entre dos amores: el jefe de los vikingos y Oso, un kafir (un infiel, por no seguir las reglas del Islam), que busca una planta misteriosa (la mandrágora) para salvar la vida de su hija.

 

El yugo de los tártaros

(César Vidal Manzanares)

Vadim es un chico cojo, aprendiz de pintor, que pertenece al bando ruso. Ogodei pertenece a una estirpe de guerreros del bando mongol. Ambos, cada uno por su lado, protagonizan una historia de guerra en la que no siempre los más fuertes son los vencedores.

 

El castillo de Otranto

(Horace Walpole)

Manfredo, príncipe de Otranto, tiene una hija hermosísima, de 18 años, llamada Matilde, y un hijo, de nombre Conrado, quien es tres años más joven que su hermana y posee un carácter débil, no obstante lo cual es el preferido por su padre. Manfredo ha concertado la boda entre su hijo y la descendiente del marqués de Vicenza, Isabel, quien ya se encuentra en Otranto a la espera del casamiento. Cuando está a punto de efectuarse la ceremonia, un extraño accidente causa la muerte de Conrado, lo cual enfurece al príncipe; éste, no queriendo privarse de una digna descendencia, decide repudiar a su mujer y casarse con Isabel. Se suceden entonces una serie de enredos e intrigas, donde los personajes se enfrentan a los inevitables designios del destino.

 

Bahía de invierno

(M. Wahl)

Dos amigos, que comparten un montón de sueños, toman caminos distintos: uno con una banda callejera y el otro elige el camino del amor.

 

La extraña familia Mennym

(Sylvia Waugh)

Un día llega una carta a casa de la familia Mennym. El nuevo heredero quiere conocer a los personajes que la habitan desde hace ya cuarenta años, y entonces se inicia el tormento para aquella familia de encantadores muñecos. Su creadora, Kate, había sido una modista extremadamente hábil; nunca tuvo una razón concreta para fabricarlos, no fue más que una afición bastante extraña a la cual la anciana solitaria decidió dedicarse de modo obsesivo; nunca notó la vida de aquellos enormes cuerpos de tela durmiente. Fue, al morir, cuando sus creaciones salieron de su silencio y se apoderaron metódicamente de la casa. La existencia de esta familia giraba alrededor de la ficción de imitar a los humanos, para no aburrirse, para pasar desapercibidos en el sector donde vivían. Hacían sus rutinas de humanos en un juego cruel y despiadado, como el de Appleby, una adolescente hastiada por representar un papel que la mantuviera ligada al núcleo familiar dentro de las complicadas reglas existentes; o la señora Quigles, quien aun viviendo sola en el armario, salía por la puerta trasera de la casa para tocar la puerta principal y anunciarse como una visita, quejarse de sus quehaceres no terminados y despedirse apurada. Es éste un relato intimista de interrelaciones fantásticas, con una excelente puesta en escena que nos mantiene todo el tiempo en la tensión dominada por nuestra propia cotidianidad, y que nos depara una gran sorpresa final.

 

Calles frías

(R. Wdindells)

Cobijo es lo que buscan todos, la gente que vive en la calle, como Link. Él sobrevive gracias a Ginger, pero ahora Ginger ha desaparecido. Un asesino anda suelto… un asesino de vagabundos.

 

El proyecto Lottie

(Jacqueline Wilson)

La estricta y antipática señorita Beckworth, la única profesora que se niega a decirle “Charlie” a Charlotte, encarga a sus alumnos un trabajo investigativo sobre la Inglaterra victoriana. Tienen libertad de escoger el tema y el estilo que deseen, y Charlie siente el impulso de plasmar el diario imaginario de una niña de su edad que vivió en aquella época y trabajó como sirvienta doméstica en una gran mansión. El ejercicio de escritura develará los vasos comunicantes que existen entre su vida real y la existencia imaginaria de su personaje, y propiciará que la joven protagonista gane en madurez y en tolerancia.

 

Una partida de ajedrez

(Stefan Zweig)

Esta breve novela nos presenta a dos contendientes disímbolos: Mirko Czentovic y el doctor B. El primero es el campeón mundial, el segundo un aficionado. El doctor B. es un austriaco que se mueve en el mundo de la corte, abogado prominente que lleva asuntos confidenciales de miembros destacados del clero y el gobierno. Al invadir los nazis su país es apresado. Dada la relevancia de la información que puede proporcionar, se convierte en un prisionero importante. Gracias al hurto de un libro donde se reseñan partidas famosas, el doctor B. aprende y luego repasa una y otra vez los encuentros de varios campeones mundiales. Su mente encuentra en el ajedrez el asidero que lo salva de una locura para sumirlo en otra. Años después, a bordo de un barco que viaja de Estados Unidos a Sudamérica, ante la casual contemplación de una mala jugada, el doctor B. decide intervenir. Convierte esa partida en un milagroso empate. Después acepta jugar contra Czentovic, lo que casi le cuesta caer nuevamente en el desvarío.

 

 

Profr. Carlos Alberto Gutiérrez Aguilar