Make your own free website on Tripod.com

atrapado.jpg

Principal

Atrapados por ser diferentes

Dicen que todos los hombres somos iguales. ¿Será eso cierto? ¿Tenemos todos las mismas capacidades para salir adelante, y deberemos gozar por igual de las oportunidades para lograrlo? ¿Somos todos aceptados, sin importar cómo seamos? En ocasiones esto parece ser solamente un discurso. En estas páginas conocerás personajes que sufren humillaciones y son discriminados por el color de su piel, por sus creencias, por su conducta que no va de acuerdo con lo que espera de ellos la sociedad... ¿Es que no existe el derecho a ser diferente? ¿Y qué significa “ser diferente”? Encuentra la respuesta por ti mismo.

Canek: historia y leyenda de un héroe maya

(Ermilo Abreu Gómez)

Jacinto Canek es un indio que trabaja en una hacienda de un pueblo yucateco; a pesar de su condición de indio, recibió cierta educación. Es noble, inteligente y comprensivo y, sobre todo, siempre trata de ayudar a sus hermanos de raza. Quiere entrañablemente al niño Guy, con quien pasa muchas horas platicando. Guy es el sobrino del dueño de la hacienda; es un niño enfermizo al que todos rechazan, porque dicen que es muy difícil de entender. Canek lucha siempre porque los mestizos respeten los derechos de los indígenas y porque éstos se respeten a sí mismos. Pero los enfrentamientos entre mestizos e indígenas son más y más frecuentes e intensos.

 

El rubí del Ganges

(Manuel Alfonseca Moreno)

Aventuras a raudales en la misteriosa India colonial. Un niño inglés, una huérfana y un santón hindú se ven envueltos en la revuelta india de 1875. Todos ellos, sin saberlo, jugarán un importante papel en la resolución de los acontecimientos. Un emocionante relato que no debes perderte.

 

La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades

(Anónimo)

El protagonista de esta breve novela es jovencito entregado por su madre a un ciego malvado como su guía, y que luego iría pasando sucesivamente por las manos de un clérigo avariento, un hidalgo famélico, un mundano fraile de la Merced, un buldero, un aguador y un alguacil, para al fin tener matrimonio con una criada barragana de su señor y ser beneficiado a la vez con cuernos y un puesto de pregonero en la imperial Toledo. El libro –uno de los más divertidos y amenos de la literatura mundial–, acaba cuando Carlos V entra en la ciudad, hecho que coincide con el momento en el que el protagonista se cree "en la cumbre de su fortuna".

 

El juguete rabioso

(Roberto Arlt)

Esta obra relata los avatares de Silvio Astier en su mundo de miseria. Primeramente vemos al protagonista adolescente, casi niño, iniciándose, al igual que otros dos miserables, en el oficio de ladrones. Enseguida lo vemos, como todo pícaro, tratando de sobrevivir con un oficio honrado, al servicio de don Gaetano y doña María, propietarios de una librería de viejo cuya miseria no puede ser más desdichada. En el capítulo tercero, Silvio ha abandonado a sus amos e intenta enrolarse en el ejército. Piensa que sus conocimientos autodidactos de física, electricidad y balística, así como sus sueños de inventor, le abrirán nuevos horizontes para salir de la miseria. No es así y pronto percibe que su condición le depara un destino inflexible.

 

La cabaña del tío Tom

(Harriet Beecher Stowe)

Tom es un esclavo negro propiedad de Mr. Shelby (colono de Kentucky), así como su esposa, Cletilde, la cocinera de la casa, con quien tiene tres hijos pequeños. Es cristiano, gran trabajador y muy honrado. La vida transcurre apaciblemente hasta que un traficante de esclavos llega a cobrar una deuda al señor Shelby. Éste la cubre cediéndole a Tom, que se ve separado así de su familia. Inicia de esta manera una travesía en que el esclavo pertenece sucesivamente a varios amos, siendo víctima de la cruel explotación a que se somete a los negros durante esa época esclavista en los Estados Unidos.

 

Martín Rivas

(Alberto Blest Gana)

Martín Rivas es un muchacho de provincia que llega a la capital a estudiar leyes. Como es de escasos recursos, se hospeda en la casa de don Dámaso Encina, miembro de una familia perteneciente a la aristocracia chilena. En ella conoce a Leonor, la hermosa hija de don Dámaso. No tarda Martín en enamorase de ella. Sin embargo, Leonor al parecer no se muestra muy dispuesta a verse involucrada con alguien que no sea de su posición social...

 

Un lugar para Francisco

(Patricia Buccella)

Un lugar para Francisco es el camino de la reivindicación de la cultura indígena, como parte fundamental de nuestras raíces, es la búsqueda de nuestra identidad a través de la decisión de un hombre blanco (Francisco) de vivir ese camino, en un paseo por la historia, rescatando la voz y la huella que aún perduran. "...No pertenecía / a ese pueblo, / ni a esos hombres, / quizás su vida / era esa extensión / inmensa y árida / sin dueño..."

 

El Gran Miedo

(William Camus)

“Ésta es la historia de mi pueblo. Mujeres, niños y ancianos caían bajo las balas de los Guerreras-Azules. ¡A nadie perdonaban! Sus promesas eran vanas y sólo entonces supimos que los rostros pálidos habían decidido aniquilarnos. El Gran Miedo nos ha unido y todas las tribus lucharemos contra Custer”.

 

Ecue-Yamba-O

(Alejo Carpentier)

En esta novela, el autor aborda asuntos de su tierra, Cuba, especialmente el mundo mágico y primitivo de los ñáñigos, sector de la población negra de la isla. Desempeñan en esta obra un papel importante los misterios de las religiones afrocubanas en medio de una civilización que podría calificarse de moderna. Menegildo Cué, el protagonista, representa en su pasión y muerte el destino del grupo negro al que pertenece. Advierte, por otra parte, el robo de que es víctima su padre, y presiente que su propio hijo, a quien no llega a conocer, heredará la explotación que es su patrimonio.

 

Balún Canán

(Rosario Castellanos)

Balún Canán (Nueve Estrellas) es el nombre que según la tradición dieron los antiguos pobladores mayas al sitio donde hoy se encuentra Comitán, en el estado de Chiapas. Esta población, de rancio sabor colonial y acusada personalidad, ha sido testigo de hondas diferencias raciales. La autora aprovecha estos hechos para referir, de acuerdo con sus experiencias personales, multitud de episodios cotidianos. En Balún Canán se elaboran literariamente la vida, las costumbres y los puntos de vista de los dos actores principales del drama rural comiteco (blanco e indígena) en un momento difícil de la historia contemporánea de México. (La lectura de las obras de Rosario Castellanos ayuda a entender, en parte, el levantamiento indígena de 1994).

 

No te laves las manos, Flanagan

(Andreu Martín Farrero)

Una nueva entrega de este joven detective que se desarrolla en un barrio marginal de Barcelona. Flanagan intenta solucionar lo que se tiene por un crimen resuelto. Sabe que el acusado es sospechoso sólo por ser gitano. En este caso, Flanagan no estará dispuesto a dejar pasar el asunto, a lavarse las manos.

 

El niño que pagaba el pato

(Sid Fleischman)

El autor de esta novela parte del hecho histórico de que en algunas antiguas cortes europeas existía un niño de los azotes, el cual –como lo indica su tétrico nombre—recibía los castigos que no le podían dar al príncipe, dada su condición real. Jemmy, el niño de los azotes de esta novela, tiene que huir con el caprichoso príncipe y con esto ver truncada su idea de escapar de su maligno destino. Por supuesto, el heredero al trono se lleva al muchacho para tener un sirviente y Jemmy llora su amarga suerte. ¿Cómo librarse de este pesado príncipe por el que ha recibido tantos azotes?

 

¡Que bailen los esclavos!

(Paula Fox)

El joven Jessia es raptado y obligado a embarcar en un barco negrero. Durante la travesía asiste sobrecogido al inhumano trato que reciben los esclavos. Él mismo es forzado a realizar las tareas más bajas. Tras un naufragio sólo sobreviven Jessia y un chico negro, que aunque hablan idiomas diferentes consiguen alcanzar una decisiva amistad.

 

Diario

(Ana Frank)

Ana era hija de unos comerciantes judíos alemanes que, cuando las primeras persecuciones nazis, habían creído hallar en Holanda la salvación definitiva. Pero los Países Bajos fueron invadidos por las tropas de Hitler y los Frank se escondieron, junto con otras personas, en un pabellón detrás del patio de una casa. Allí, Ana describió en su diario su propia existencia y el destino de los otros. Desde julio de 1942 –cuando tenía trece años– hasta agosto de 1944 duró el refugio subterráneo. Finalmente la policía llegó, los apresó a todos y los envió a campos de concentración. Entre viejos libros, revistas y periódicos regados por el suelo, se encontró después en el pabellón el diario de Ana. El único sobreviviente de la familia fue el señor Frank.

 

Aves migratorias

(Marianne Fredriksson)

Fredriksson nos cuenta la historia de dos mujeres, una chilena y una sueca que, siendo muy diferentes, se hacen amigas y comparten sus recuerdos. Mira, la protagonista chilena, "se comía la vida a cucharadas", se negaba a recordar, pero recordaba en español y las palabrotas las decía en sueco; Inge, la sueca, se lamentaba por tener tan pocos recuerdos. La mujer chilena había vivido en una doble dictadura: bajo el gobierno de su país y en su propia casa, bajo la tutela de un marido típico latino, dominante y machista, el cual no le permitía pensar, la trataba como a una sirvienta, la quería sólo para planchar y limpiar, pero nunca para hablar con ella; como no tenía derecho a pensar, no se daba cuenta de muchas cosas y le tenía miedo al esposo. En Suecia se encuentra con otra realidad: las mujeres tienen derechos y son iguales a los hombres.

 

Nadia

(Baya Gacemi)

Esta historia real está escrita por una periodista argelina a quien la protagonista le contó su vida. Gacemi comienza hablándonos de la infancia de Nadia; su familia vivía en la pobreza porque su padre era muy flojo y además tenía muchos hijos –a los 37 años, la madre de Nadia iba en su undécimo embarazo–, pero a nuestra heroína todo el mundo la quería, pues siempre estaba lista para ayudar al prójimo. La muchacha se enamora de Ahmed, quien había sido criado por sus tíos y a fuerza de trabajo se había hecho próspero. Sin embargo, el chico se integra al grupo islámico armado GIA y la familia de Nadia le prohíbe verlo. A raíz de sus actividades, Ahmed se vuelve muy violento y obliga a la familia a que le permita casarse con la chica. Nadia nos narra cómo la organización mantenía aterrorizada a la población, la cual los ayuda no por convicción, sino por miedo. Después de la boda, se encuentra con que Ahmed ha cambiado tanto que hasta le causa temor; el hombre la esclaviza y la obliga a trabajar todo el día atendiendo y cocinando para los miembros del grupo, y la hace víctima de su fanatismo religioso; incluso cuando está sola en casa, ni siquiera le permite escuchar cánticos religiosos por la radio, pues son "demasiado alegres". Como viven en la clandestinidad, deben huir cuando se sienten en peligro de ser atrapados; así cuando Ahmed desaparece, Nadia se encuentra abandonada y nadie la quiere ayudar.

 

Mi amiga Ana Frank

(Alison Leslie Gold)

Tras la muerte de Ana Frank, su recuerdo no desapareció con ella: nos quedó su emblemático diario. Y en él menciona a su amiga Hanneli, quien también la ha sobrevivido para contar su historia. Hanneli es el nombre en clave de Hanna Elisabeth Pick-Goslar, que hoy vive rodeada de hijos y nietos, y tiene algo que contar, una historia verídica que no podía quedar en el olvido. Porque ella vivió una vida paralela a la de Ana Frank, y se cruzaron en sus dos momentos más importantes: la infancia feliz en una Alemania todavía libre, y la niñez torturada en el campo de concentración de Bergen-Belsen, donde se encontraron por última vez. Hannelli relata los sueños y planes que construían juntas ella y Ana antes de la guerra. Recuerda los cumpleaños y días de escuela que compartieron en su infancia, truncada por la persecución nazi. Todo termina con el efímero encuentro que tuvieron en un campo de concentración. Si Ana ya tenía asegurada la posteridad, gracias a su diario, Mi amiga Ana Frank recuerda la verdadera historia de los niños judíos que, como Hanna Elisabeth, sufrieron y tuvieron esperanza en la terrible Alemania nazi.

 

El último judío

(Noah Gordon)

Esta novela nos cuenta la historia del último judío que quedó en España cuando los reyes Católicos los expulsaron. Por terribles circunstancias, el joven Yonah no puede salir del país a tiempo y, al quedarse, debe fingir que es cristiano. Nunca abraza la religión que le quieren imponer, no tanto por sus creencias —al paso del tiempo llega a olvidar lo que sus padres le habían enseñado y no puede seguir con los ritos judíos—, sino porque quiere aferrarse a la herencia de sus antepasados; siente que si se hace cristiano traicionará a toda su familia. Tiene que huir de Toledo, ciudad en donde es conocido, para escapar de la Inquisición, y viaja por toda España cambiando de identidad y haciendo de todo. Nuestro héroe se dedica a la forja de armas en una época de su vida, también trabaja como pastor, marino y peón en otras, para finalmente ser médico en la más importante y feliz. Yonah aprende a no odiar a sus enemigos, así que termina ayudando a todos aquellos que le habían causado daño.

 

La vida hacia atrás

(Gudule)
Todas las chicas ponen sus ojos en Thomas, el chico nuevo de 4º A. También Elsa. Cuando su mutua amistad se convierte en algo más, un profesor advierte a los padres de Elsa: Thomas es seropositivo.

 

Lobo Negro, un skin

(Marie Hagemann)

A Wolf lo llaman Lobo Negro porque lleva cazadora y vaqueros negros, es fuerte y peligroso. Como los lobos, encuentra en la manada la seguridad que echa de menos en casa y la camaradería que no ha experimentado hasta entonces. Se lleva muy bien con Andy, un chico sensible distinto de los demás. Cuando todos han bebido bastante cerveza, se ponen en marcha con sus cadenas y cantan, amenazan, humillan, pegan.

 

La letra escarlata

(Nathaniel Hawthorne)

En Boston, en el momento en que el puritanismo se atiene todavía a la aplicación intransigente de los más rígidos principios, el joven pastor Arturo Dimmesdale suscita con sus palabras y el ejemplo de su vida ascética, el entusiasmo de los fieles. Nadie sospecha que aquel rígido puritano está enamorado de la joven y bella bordadora Ester Prynne, esposa de un médico y fascinada por el ministro, como todos sus feligreses. Dimmesdale, que ha sabido ocultar sus relaciones pecaminosas, viaja brevemente a Inglaterra; entonces es cuando se descubre la culpa de la joven.

 

Bug-Jargal

(Víctor Hugo)

Bug-Jargal se sitúa en la tradición antiesclavista del siglo XVIII. La obra no sólo ensalza la rebelión del esclavo negro, que le permite conquistar su dignidad, sino también reivindica el derecho de los negros a ser considerados como hombres. Bug-Jargal: su nombre áspero fue fabricado por Hugo con base en las consonantes guturales que se encuentran justamente en la palabra negro, para evocar, más que un nombre humano, un grito de guerra o el rugido iracundo de una fiera. Bug-Jargal se asemeja así a los negros crueles de la literatura, quienes encarnan la bestialidad, la necedad y el corto entendimiento. El negro se convierte en héroe por su fidelidad al blanco, que lo conduce a la autoinmolación en aras de su benefactor. Aunque Bug-Jargal tenga razón, su rebeldía precisa de una expiación, y la moraleja final es una didáctica de la resignación.

 

Hasta lo que sea

(M. Humphreys)

La amistad entre dos jóvenes deberá afrontar una dura prueba: Connie tiene SIDA y sufre el rechazo de todos cuantos la rodean. Una historia sobre la amistad, la marginación, los prejuicios y la valentía.

Rosa Blanca

(Roberto Innocenti)

Rosa Blanca es el nombre de una niña alemana que vive en una pequeña aldea durante el nazismo en el poder. Su vida cotidiana comienza a alterarse con la presencia de tropas y vehículos militares que pasan por su pueblo. ¿Hacia dónde van esos camiones y qué transportan?, se pregunta la niña. Su curiosidad la lleva a seguir a uno de ellos. Y en un claro del bosque vecino a la aldea, Rosa Blanca descubre el horror: un campo de concentración. Rosa Blanca entabla relación con un niño prisionero y, a partir de ese momento, la niña visitará varias veces más el campo llevando comida y aliento a los que sufren el encierro. Al cabo de un tiempo, un revuelo en el pueblo sorprende a Rosa Blanca: las autoridades y los soldados se retiran en desbandada. Rosa decide visitar una vez más el campo de concentración pero cuando llega no encuentra a nadie. El lugar está abandonado. La niña no regresa esta vez al pueblo. El crimen de la guerra, absurdo e injusto, se ha cobrado una víctima más. (El artista italiano Roberto Innocenti se inspiró, para el estremecedor libro de Rosa Blanca, en la historia de Sophie Scholl, una joven de veintidós años, estudiante universitaria de Medicina que, en plena guerra [en 1943], en la ciudad de Munich, arrojó volantes contra el conflicto bélico en el propio patio de la universidad exigiendo de inmediato la paz. Sophie Scholl pertenecía a un grupo de jóvenes alemanes que había decidido luchar pacíficamente contra el régimen nazi. "La Rosa Blanca" se llamaba el grupo, y la libertad de las ideas era el arma que empuñaban. Su destino fue trágico: Sophie Scholl, su hermano Hans y otros tres compañeros fueron capturados por la Gestapo y condenados a muerte).

 

La Tierra del Fuego

(Sylvia Iparraguirre)

Esta novela histórica nos cuenta la vida de John Guevara, hijo de un inglés y una criolla, quien había sido marino en el barco que llevó a unos indios de la Tierra del Fuego a Inglaterra para educarlos. Así conoce a Jemmy Button, que después de estar en contacto con la civilización por un año, vuelve a su antiguo sistema de vida al regresar a su país, lo cual no deja de ser lógico para sobrevivir en esa tierra.

 

Cuando Hitler robó el conejo rosa

(Judith Kerr)

Una familia de origen judío huye de la Alemania nazi temiendo por su vida. Atrás dejarán muchas cosas, particularmente Anna, la niña de la familia, quien se verá obligada por las circunstancias a madurar de golpe. Para la protagonista de este relato autobiográfico, aquel conejito rosa con el que jugaba y que quedó abandonado en su casa de Berlín, siempre simbolizará la infancia bruscamente perdida.

 

La Biblia envenenada

(Bárbara Kingsolver)

Un pastor protestante con su esposa y sus cuatro hijas se va de misionero desde su natal Georgia, en Estados Unidos, al Congo Belga en 1959, a fines de la época colonial, cuando comenzaban a surgir los grupos independistas. La reseña de la hazaña nos llega a través de las protagonistas; Orleanna, la esposa, y cada una de las cuatro hijas nos van contando la historia de la familia desde su propio punto de vista. Nathan, el padre, es un hombre de fe inquebrantable pero demasiado riguroso; toda su vida gira alrededor de una religión que es exigente e impersonal, una religión tan dura como imposible de transmitir un mensaje de amor a los habitantes de la aldea, pobres y acostumbrados a sus dioses, creencias y tradiciones. Ni siquiera su familia recibe este mensaje; solamente Leah, una de sus hijas le tiene más cariño que temor.

 

El pájaro amarillo (Alan y Nohemí)

(Myron Levoy)

Esta novela transcurre en Nueva York en 1944, casi a finales de la Segunda Guerra Mundial. Alan Silverman, su protagonista, es un desesperado por el palobol, y no está dispuesto a hacer nada más que eso. Sin embargo, después de haber tenido una larga charla con sus padres, se propone ayudar a Noemí. Ella era una chica  que según el comentario de la gente estaba loca: no hablaba y se la pasaba rompiendo papeles. Había pasado la mayor parte de su vida en Europa, donde perdió a su padre. Finalmente Alan consigue  comunicarse con ella por medio de una muñeca, para que olvide su pasado y viva en el presente. Luego de un largo progreso,  Noemí se convierte en una buena amiga para Alan. Pero por vergüenza, él oculta su amistad con ella y por eso se pelea con su mejor amigo, Shaun Kelly. Ésta es una historia muy trágica, donde un chico de más o menos 11 años se las arregla para dejarlo todo y conseguir que Noemí viva feliz.

 

El indio

(Gregorio López y Fuentes)

El protagonista de esta novela es un personaje anónimo representativo de las características fundamentales de una raza y de una cultura. Al presentar una imagen viva de cada elemento del pueblo indígena, el autor reconstruye la vida de una pequeña comunidad autóctona que se refugia en las montañas para huir de los blancos. Pero no logran su propósito. Los blancos, llevados de su ambición, irrumpen en su existencia, la perturban y tuercen su destino.

 

¿Quién cuenta las estrellas?

(Lois Lowry)

Corren los años de la ocupación alemana en Dinamarca y Annemarie (la joven protagonista-narradora de esta novela) debe asumir riesgos para salvar la vida de Ellen Rosen, su mejor amiga, una niña judía. (La autora, Lowry, se inspiró en acontecimientos reales ocurridos en Dinamarca en el año 1943, los cuales le fueron relatados por una amiga que conoció esa dolorosa época. Después investigó sobre la resistencia danesa y el apoyo que brindaron los ciudadanos de ese país a los judíos para escapar del holocausto.)

 

El hombre del otro lado

(Uri Orlev)

Marek, un adolescente de trece años que vive en Varsovia durante los duros tiempos de la Segunda Guerra Mundial, es el protagonista de esta novela. El joven ayuda a su padrastro Antony a contrabandear mercancías: para introducirse en el gueto donde las autoridades tienen confinados a los judíos, deben viajar a través de sucias alcantarillas. Para Marek, criado en un hogar católico y vinculado a un universo antisemita, los judíos son seres desagradables y extraños; sin embargo, distintos acontecimientos lo llevarán a cambiar su visión. Primero, cuando se entera de que su verdadero padre (un comunista al que los alemanes dieron muerte cuando él tenía cuatro años) era judío; más tarde, cuando ayuda al señor Yusek, un hebreo que se ha escapado del gueto; por último, cuando combate a los alemanes junto a otros muchos jóvenes judíos.

 

La búsqueda de Park

(Katherine Paterson)

El protagonista de esta narración es el hijo de un soldado estadounidense muerto en Vietnam. Park no recuerda a su padre y su madre se ha negado, sistemáticamente, a hablarle sobre él. El niño decide, entonces, realizar su propia búsqueda. Una búsqueda, primero, secreta, cuando lee los libros de su padre, algunos incomprensibles para él, pero que le permiten descubrir su presencia a través de determinados renglones subrayados; o cuando visita, solo, el monumento a las víctimas de la guerra de Vietnam, en Washington. Después, cuando decide visitar a la familia de su padre, en una hacienda de Strathaven, en Virginia, y se encuentra con su tío Frank y con su abuelo enfermo. De forma simultánea a esta búsqueda real, tiene lugar una búsqueda paralela, de carácter simbólico, que nos remite a las leyendas del rey Arturo y sus caballeros. La indagación le permitirá a Park descubrir que su padre tuvo una niña con una mujer vietnamita –la misma que luego se convirtió en la esposa de su tío– y llegar a convertirse en amigo de esa muchachita a la que, al principio, detestaba por ser una amarilla.

 

La traidora

(Gudrun Pausewang)

Esta novela presenta una visión casi inédita sobre el tema de la Segunda Guerra Mundial, al contarnos la historia de Anna, una joven alemana que vive en un poblado de las montañas durante los meses finales del Tercer Reich. Todos los días se entera de la muerte en combate de algún conocido, o de que la policía gubernamental ha apresado a un vecino. Teme por la vida de su hermano mayor enlistado y no entiende el extraño comportamiento de su hermano menor, militante de las juventudes hitlerianas. El absurdo de la guerra y de las ideas que la inspiran llega a un momento crítico cuando Anna descubre, en su escondite secreto de las montañas, la presencia de un soldado ruso prófugo, y en un acto de humanidad decide ayudarlo. (Gudrun Pauserwang, escritora alemana que residió en Colombia, vivió experiencias similares a las de la protagonista de su novela, ya que pasó su infancia durante los últimos estertores de la guerra.)

 

Relato de un verano

(Patricia Reilly Giff)

Lily espera ansiosamente las vacaciones de verano para ir al mar, en Rockaway, su lugar favorito. Pero ese año (1945) todo resultó distinto. Su padre debió marcharse a la guerra y su mejor amiga se mudó de la ciudad. Sin embargo, la llegada de Albert, un niño húngaro cargado de secretos, le permite descubrir una nueva faceta de sí misma. Una historia cálida, narrada con cierta ingenuidad, en la cual el manejo del lenguaje –de suaves matices humorísticos– recrea armoniosamente los ambientes y la gestación de una especial amistad entre los dos niños. La tragedia que subyace en tiempos de guerra se ve solapada por la mirada infantil y los acontecimientos, demostrando que, después de todo, siempre queda la esperanza.

 

Tom, el de la Sexta Luna

(Florence Reynaud)

En el Bronx de Nueva York, los últimos indios tratan, a duras penas, de mantener viva su cultura en un entorno de deshumanizada competitividad. Cuando estalla la definitiva guerra mundial, sólo ellos sobreviven. Libres de este trágico modo del yugo del hombre blanco, parten hacia la tierra de sus antepasados guiados por Tom, el de la Sexta Luna.

 

No pasó nada

(A. Skármeta)

Un adolescente chileno emigra a Alemania junto a su familia. Allí encuentra algunos buenos amigos, pero también la nostalgia y el racismo.

 

Nubes negras

(Bárbara Smucker)

Para practicar creencias religiosas diferentes a las del resto de la gente que te rodea, hay que ser muy fuerte; pero, si además, corren tiempos de guerra, eso puede ser muy peligroso. La vida del joven Peter transcurre en una región en guerra donde reina la intolerancia religiosa.

 

El valle de los masai

(Alain Surget)

En el siglo XIX, la vida de los masai se verá alterada por la irrupción del hombre blanco en sus tierras. La actitud despótica de los colonizadores blancos no deja otra alternativa que la guerra o la muerte. Mientras, dos muchachos, uno inglés y otro masai, van a vivir una aventura que los llevará a superar las diferencias que hay entre ellos. Tal vez su ejemplo pueda evitar la sangrienta confrontación que se avecina.

 

Reencuentro

(F. Uhlman)

Hans es judío, y Konradin es un rico aristócrata. Ambos son grandes amigos. Pero esa amistad se verá truncada, primero por la ideología nazi de Konradin y finalmente por la ascensión de Hitler al poder y la llegada de la guerra.

 

Amor en Amman

(B. Vias Mahou)

Dos chicas occidentales se incorporan a un campo de trabajo en una excavación en los yacimientos jordanos de Petra. Una de ellas se enamora de un joven jordano, pero los prejuicios sociales se lo van a poner muy difícil...

 

Un pueblo contra los Hamid

(O. Verges)

Tras el incendio de unos invernaderos y la muerte de un hombre, todos los vecinos acusan a Alí, un joven emigrante marroquí. Esteve decide apoyarle y experimenta en carne propia la injusticia del racismo.

 

La Mandrágora de las Doce Lunas

(César Vidal)

Novela juvenil de corte histórico basada en un episodio de la ocupación árabe en el sur de España, en los territorios de Al-Andalus. Narra la llegada de una expedición vikinga que, remontando el río Guadalquivir, se propone saquear la ciudad de Sevilla. Belena es una hermosa e inteligente mujer guerrera de las huestes normandas, que ha sido capturada por los moros en una incursión anterior realizada por su tribu, y comprada como esclava por el sabio persa Yalal-ad-Din, quien vive en Toledo. Ella se verá en el dilema de decidir entre dos amores: el jefe de los vikingos y Oso, un kafir (un infiel, por no seguir las reglas del Islam), que busca una planta misteriosa (la mandrágora) para salvar la vida de su hija.

 

A vueltas con mi nombre

(Alice Vieira)

¿Da lo mismo llamarse Juan o Bernardino? Para el protagonista de esta historia la respuesta es no. Quizá no le habría dado tanta importancia a su nombre si éste hubiese sido Luis. Pero a él le cupo la extraña suerte de llamarse Abilio, el nombre más espantoso del mundo para un adolescente, que se siente señalado por todos sus amigos cuando su zalamera tía le grita "¡Abilito, vamos!". Por esta razón, decide hacer un anuncio importante en medio de la cena: "Abilio ha muerto... soy Luis". En este momento, el protagonista inicia la búsqueda de su identidad. En el tren que lo lleva a Lisboa, conoce a una mujer que le enseña el valor de la aceptación: "Tenemos que saber vivir con la vida y con la muerte, lo mismo que vivimos con nuestro cuerpo y con el nombre que tenemos".

 

El proyecto Lottie

(Jacqueline Wilson)

La estricta y antipática señorita Beckworth, la única profesora que se niega a decirle “Charlie” a Charlotte, encarga a sus alumnos un trabajo investigativo sobre la Inglaterra victoriana. Tienen libertad de escoger el tema y el estilo que deseen, y Charlie siente el impulso de plasmar el diario imaginario de una niña de su edad que vivió en aquella época y trabajó como sirvienta doméstica en una gran mansión. El ejercicio de escritura develará los vasos comunicantes que existen entre su vida real y la existencia imaginaria de su personaje, y propiciará que la joven protagonista gane en madurez y en tolerancia.

 

Una partida de ajedrez

(Stefan Zweig)

Esta breve novela nos presenta a dos contendientes disímbolos: Mirko Czentovic y el doctor B. El primero es el campeón mundial, el segundo un aficionado. El doctor B. es un austriaco que se mueve en el mundo de la corte, abogado prominente que lleva asuntos confidenciales de miembros destacados del clero y el gobierno. Al invadir los nazis su país es apresado. Dada la relevancia de la información que puede proporcionar, se convierte en un prisionero importante. Gracias al hurto de un libro donde se reseñan partidas famosas, el doctor B. aprende y luego repasa una y otra vez los encuentros de varios campeones mundiales. Su mente encuentra en el ajedrez el asidero que lo salva de una locura para sumirlo en otra. Años después, a bordo de un barco que viaja de Estados Unidos a Sudamérica, ante la casual contemplación de una mala jugada, el doctor B. decide intervenir. Convierte esa partida en un milagroso empate. Después acepta jugar contra Czentovic, lo que casi le cuesta caer nuevamente en el desvarío.

 

Profr. Carlos Alberto Gutiérrez Aguilar