Make your own free website on Tripod.com

atrapado.jpg

Principal

Atrapados por los sentimientos

¿Qué lugar ocupan en tu vida las relaciones con los demás? Seguramente tienes muy buenos amigos y amigas, amas a tus padres y hermanos (si los tienes), y estás siempre abierto a conocer a otras personas con quienes iniciar nuevas y bonitas relaciones de amistad; quizás ya tienes novio o novia. O tal vez te sientes un poco solo o sola y quisieras tener a alguien contigo, que te comprenda, te apoye, te haga sentir bien. Pues estos personajes (de distintos lugares y épocas) se sienten también así; algunos disfrutan de relaciones armónicas con otras personas, otros buscan con esperanza encontrar a alguien con quien compartir los buenos y malos momentos de la vida. Acompáñalos, ellos pueden ser también tus amigos.

Canek: historia y leyenda de un héroe maya

(Ermilo Abreu Gómez)

Jacinto Canek es un indio que trabaja en una hacienda de un pueblo yucateco; a pesar de su condición de indio, recibió cierta educación. Es noble, inteligente y comprensivo y, sobre todo, siempre trata de ayudar a sus hermanos de raza. Quiere entrañablemente al niño Guy, con quien pasa muchas horas platicando. Guy es el sobrino del dueño de la hacienda; es un niño enfermizo al que todos rechazan, porque dicen que es muy difícil de entender. Canek lucha siempre porque los mestizos respeten los derechos de los indígenas y porque éstos se respeten a sí mismos. Pero los enfrentamientos entre mestizos e indígenas son más y más frecuentes e intensos.

 

La aventura de Sir Karel de Nortumbria

(Manuel Alfonseca)

Carlos, a sus casi trece años, lleva una vida demasiado normal: todos los días le parecen iguales, absolutamente aburridos. Pero un día un compañero del colegio lo lleva al bosque y le muestra una misteriosa puerta por la que se accede al mundo del rey Arturo y de los caballeros de la Mesa Redonda. Carlos queda seducido por ese mundo caballeresco y lleno de aventuras. En él tiene la oportunidad de conocer a famosos personajes, como Galahad, Lancelot y Perceval, y él mismo será armado caballero y adoptará el nombre de Sir Karel de Nortumbria. Como tal correrá numerosas aventuras que le permitirán conocer el valor de la amistad y que lo harán madurar.

 

Hija de la fortuna

 (Isabel Allende)

Eliza, una joven chilena de orígenes oscuros, adoptada por una inglesa que vivía con su hermano en Valparaíso a mediados del siglo pasado, se enamora de un hombre que se va a California cuando la fiebre del oro y decide seguirlo. De esa forma conoce a un chino, Tao Chi'en, quien formará parte importante de su vida. La joven había idealizado –como sucede tan a menudo– a su amor. Lo veía tan perfecto que lo hubiera seguido a donde fuera; pero él –también como sucede tan a menudo– casi no la notaba. Así que después de una travesía en la bodega de un barco, donde casi se muere, llega a California decidida a encontrar a Joaquín –quien se había convertido en un famoso delincuente– y recorre esa tierra inmensa disfrazada de hombre.

 

La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades

(Anónimo)

El protagonista de esta breve novela es un jovencito entregado por su madre a un ciego malvado como su guía, y que luego iría pasando sucesivamente por las manos de un clérigo avariento, un hidalgo famélico, un mundano fraile de la Merced, un buldero, un aguador y un alguacil, para al fin tener matrimonio con una criada barragana de su señor y ser beneficiado a la vez con cuernos y un puesto de pregonero en la imperial Toledo. El libro –uno de los más divertidos y amenos de la literatura mundial–, acaba cuando Carlos V entra en la ciudad, hecho que coincide con el momento en el que el protagonista se cree "en la cumbre de su fortuna".

 

La sirenita sin voz

(Kalman Barsy)

Anaí es una niña sorda que nunca aprendió a hablar. Su padrastro es biólogo marino, su madre siempre está ocupada. Establece una relación cercana con una tortuga que su padrastro está estudiando. Siente que la vida de este animal se asemeja a la suya, llena de silencios e incomprensión. (Este relato conmovedor nos transmite el aislamiento que puede sentir un sordo.)

 

Annam

(Christophe Bataille)

Bataille nos cuenta la historia de los misioneros franceses que fueron a Vietnam al final del reinado de Luis XVI. Viajaron y llegaron a ese país con mucho entusiasmo; trabajaron codo a codo con los habitantes del lugar donde se asentaron, así que fueron bien acogidos; aprendieron el idioma y comenzaron a predicar. Sin embargo, debido a los sucesos en Francia, fueron olvidados pronto en su país y abandonados a su suerte. Así que les fue llegando la soledad, poco a poco, hasta que los inundó. La soledad y el olvido desvanecieron su fe aprendida –aunque no su amor por el prójimo– y retornaron a esa fe primitiva, que encuentra a Dios en la naturaleza.

 

Una muerte muy dulce

(Simone de Beauvoir)

Un accidente en el baño de su casa sufrido por su mamá, hacen que la protagonista revalore el significado que su progenitora tiene para ella. En el hospital diagnostican cáncer, pero la protagonista y su hermana deciden ocultarle la verdad a su madre, pues el padre murió antes ya de cáncer; le dicen que padece de peritonitis, pero que se curará pronto. Los fuertes dolores ocasionados por la mortal enfermedad, que apenas son atenuados por la morfina, los sobrelleva con toda entereza la enferma, confiada en su propia sanación. Juntas, las tres mujeres pasan los momentos quizá más bellos de sus vidas, disfrutando de su mutua compañía.

 

La cabaña del tío Tom

(Harriet Beecher Stowe)

Tom es un esclavo negro propiedad de Mr. Shelby (colono de Kentucky), así como su esposa, Cletilde, la cocinera de la casa, con quien tiene tres hijos pequeños. Es cristiano, gran trabajador y muy honrado. La vida transcurre apaciblemente hasta que un traficante de esclavos llega a cobrar una deuda al señor Shelby. Éste la cubre cediéndole a Tom, que se ve separado así de su familia. Inicia de esta manera una travesía en que el esclavo pertenece sucesivamente a varios amos, siendo víctima de la cruel explotación a que se somete a los negros durante esa época esclavista en los Estados Unidos.

 

La  tregua

(Mario Benedetti)

Es éste el diario de un hombre cincuentón, viudo, próximo a jubilarse. Ahí escribe sus confesiones, las esperadas en un hombre de su edad y condición; al rememorar su pasado, se arrepiente de su falta de decisión, piensa que hasta ahora su vida no ha sido nada. Pero conoce a una mujer, Laura Avellaneda, que podría ser su hija, y se enamora de ella. El hombre, que vivió solitariamente durante veinte años, se va encontrando a sí mismo a través de la joven. De esta manera Martín Santomé se explica a sí mismo la vida. Inicia un noviazgo con Avellaneda, renta un departamento, presenta a Laura ante sus hijos. Todo va bien, hasta que la joven se ausenta de la oficina donde ambos trabajan juntos.

 

Propiedad ajena

(Enrique Berruga)

Cuando la familia Sámano se tuvo que ir a Saltillo –tras la pérdida de Texas por parte de México, ante los Estados Unidos–, Lorenzo, el marido de Amalia, se lo toma de forma optimista: ahora hay más oportunidades de hacer algo, pues todo está por hacerse. Pero Amalia se llena de amargura y no vuelve a hablar; seguramente no está muda, sólo que no tiene nada que decir. Ciento cincuenta años más tarde, Miranda Sámano cruza ilegalmente la frontera: siente el llamado de sus antepasados y también quiere encarrilar su vida.

 

Yo, Robinson Sánchez, habiendo naufragado

(E. Cansino)

Un adolescente descubre la amistad y la literatura en el espacio secreto de una misteriosa biblioteca.


Martín Rivas

(Alberto Blest Gana)

Martín Rivas es un muchacho de provincia que llega a la capital a estudiar leyes. Como es de escasos recursos, se hospeda en la casa de don Dámaso Encina, miembro de una familia perteneciente a la aristocracia chilena. En ella conoce a Leonor, la hermosa hija de don Dámaso. No tarda Martín en enamorarse de ella. Sin embargo, Leonor al parecer no se muestra muy dispuesta a verse involucrada con alguien que no sea de su posición social...

 

Tantas veces Pedro

(Alfredo Bryce Echenique)

El protagonista de esta novela, Pedro, confunde sus amores reales con uno que no se sabe si es un recuerdo o un invento. Lo que le pasa es que es un escritor frustrado, mantenido por su madre, bueno para nada, excepto para beber y perderse la realidad. Con Virginia existe el problema de que es demasiado gringa, odia París y le encanta México; pero lo peor es que no puede vivir sin Pedro... ni con él. Claudine prepara las mejores ensaladas del mundo y aunque está loca por Pedro, en realidad ama a Claude, el padre de su hijo. Beatrice ama a Pedro, pero se encuentran con diez años de retraso. Y el pobre Pedro solamente recuerda –o inventa– a Sophie, su amor de toda la vida, inalcanzable, desaparecida, siempre añorada; y por ello echa a perder sus situaciones reales, nunca aprovecha lo que tiene en ese momento. El único compañero permanente de Pedro es Malatesta, un perro de bronce que le ha regalado Sophie.

 

Un lugar para Francisco

(Patricia Buccella)

Un lugar para Francisco es el camino de la reivindicación de la cultura indígena, como parte fundamental de nuestras raíces, es la búsqueda de nuestra identidad a través de la decisión de un hombre blanco (Francisco) de vivir ese camino, en un paseo por la historia, rescatando la voz y la huella que aún perduran: "...No pertenecía / a ese pueblo, / ni a esos hombres, / quizás su vida / era esa extensión / inmensa y árida / sin dueño..."

 

La gran dama

(Pearl S. Buck)

Esta hermosa novela histórica nos cuenta la vida de la última emperatriz de China, Tzu-Hsi. La protagonista es hija de una familia manchú de clase pobre. Según la costumbre, es llamada al palacio del emperador en la Ciudad Prohibida. Gracias a su belleza y a su inteligencia, el emperador la escoge como concubina. Poco a poco Tzu-Hsi va adquiriendo poder, el cual consolida cuando queda embarazada y da a luz un hijo varón. Al morir el emperador, ella se las arregla para quedar como regente de su pequeño hijo y, debido a que no encuentra en quien confiar para dejarle el gobierno, se queda como emperatriz hasta su muerte. La autora nos describe de manera maravillosa la vida y las costumbres de la China del siglo pasado y de principios de éste. (Pearl S. Buck, la autora, nació en Estados Unidos y pasó su juventud en China, pues sus padres eran misioneros presbiterianos en ese país. Recibió el Premio Nóbel de Literatura en 1938.)

 

Un bandoneón vivo

(Oche Califa)

El Loco se fue de viaje y le dejó prestado a su vecino el bandoneón. Cuando Emilio por fin se anima a apoyar el instrumento sobre sus rodillas, descubre no sólo sonidos mágicos sino también historias olvidadas.

 

El fabricante de lluvia

(William Camus)

Camus nos cuenta la entretenidísima historia de Pete, un muchacho de 11 años que vive en San Luis, Estados Unidos, a comienzos del siglo XIX. Al quedar huérfano busca diferentes trabajos, pero siempre es estafado por sus patrones, hasta que encuentra al fabricante de lluvia. Pete no está seguro de si el fabricante de lluvia es un mago, un curandero o un charlatán, ni tampoco está cierto de su honradez, pues, aunque es hijo de un estafador, el chico es honesto por naturaleza. De lo que no duda es de la habilidad de este hombre para salir adelante en todo trance. Así viajan por todo el país, atraviesan desiertos, montañas, ciudades, ríos y praderas y conocen gente de todo tipo: apostadores, indios, bandidos, jugadores profesionales, predicadores y asesinos.

 

Samir y Jonathan en el planeta Marte

(Daniella Carmi)

La historia se desarrolla a finales de los años ochenta del siglo XX, cuando un chico palestino, Samir, es llevado a un hospital israelí para una complicada operación de rodilla. Él teme el momento en que su madre lo deje solo en el “hospital con los judíos”. A pesar del miedo, el desconocimiento del idioma y las costumbres Samir se va adentrando en territorio enemigo a través de la amistad que entabla con su vecino de cama, Jonathan, un chico israelí que como él espera para ser operado. A medida que transcurre la historia, la vieja desconfianza va cediendo.

 

La espada del general

(Laurenço Cazarré)

La pérdida de la espada del general durante una fiesta, ocasiona una serie de enredos, cuando el general y su vecino, un policía, salen prestos a buscarla, interrogando a todos los que asistieron al convite. Pero la espada está donde menos se imaginan.

 

El candor del padre Brown

(Gilbert Keith Chesterton)

Menudo detective podría ser este curita católico, casi ridículo, de puro candoroso. Tiene un cerebro privilegiado y posee una increíble intuición  para leer en lo más profundo del corazón humano. Pero su bondad natural y su afán por seguir los evangelios, le impiden juzgar y condenar: descubre el crimen, pero intenta salvar al criminal.

 

El gran mal

(Gonzalo Contreras)

Esta obra nos cuenta la vida de un escritor cuarentón que nunca ha creado nada que valga la pena y decide irse a las montañas, desde donde se divisa el esmog de Santiago, para escribir la biografía de su tío, Marcial Paz, un pintor a quien quiere rescatar del olvido. Paz es uno de esos pintores de novela, que huye de su casa para volver a empezar su vida en París, pobre y sufriendo con un amor difícil. Después se va a Tánger, Nueva York y México, y en todos lados la vida lo trata con normalidad: nunca alcanza la fama. Contreras nos señala lo difícil que es la vida de cualquier artista, pues debe escoger entre tener una existencia propia o desarrollar una obra para el mundo. No puede lograr las dos cosas. (Aunque el escritor es epiléptico, el título del libro se refiere menos a esta enfermedad que al gran mal que enfrentan los artistas: el fracaso.)

 

Jingo Django

(Robert Cormier)

Jingo espera desde hace años que su padre vaya a sacarlo de un horrible orfanato de Brooklyn. Peackok, un hombre muy elegante, llega para llevárselo y Jingo acepta marcharse con él, a pesar de saber que no es su auténtico padre: lo importante es huir. En compañía de este hombre, quien resulta tener multitud de nombres y personalidades, Jingo decide ir a México. Pero, ¿quién es Peacock?, ¿qué oculta?, ¿por qué guarda silencio ante ciertas preguntas? El muchacho, por su parte, también esconde un secreto a su acompañante: no viaja hacia la frontera en busca de su padre, sino que persigue un tesoro; tan sólo busca una cosa en la vida: ternura. Lori Cranston, una joven escapada de casa, también necesita ternura. La rastrea en todos los hombres que encuentra, hasta el punto de enredarse en los más peligrosos incidentes. Su vida es una constante huida de sí misma.

Agu Trot

(Roald Dahl)

Agu Trot es una delicada historia de amor, entre dos personas de edad madura, con más de un centenar de tortugas y un sinfín de palabras mágicas de por medio. A pesar de las educadas conversaciones que sostienen todas las mañanas, de balcón a balcón, el señor Hoppy, quien es supremamente tímido, no ha sido capaz de confesarle su amor a la señora Silver. Un día, este caballero descubre que la dama de sus sueños tiene una preocupación: su tortuga favorita no quiere crecer. Él se inventa una estratagema para solucionar este inconveniente.

 

La catedral de la memoria

(Jack Dann)

Esta novela pretende ser la historia secreta de Leonardo da Vinci. Comienza la historia con la juventud de Leonardo, cuando está perdidamente enamorado de una bella joven florentina llamada Ginevra. El maestro trabaja como aprendiz en el taller del, también famoso, Verrocchio. Desde el principio aparecen personajes muy interesantes, como Botticelli, Maquiavelo, Toscanelli, Américo Vespucio, Cristóbal Colón, el poderoso Lorenzo de Médicis y muchas otras figuras famosas de la época. También casi desde el inicio, Dann nos muestra el concepto que Toscanelli enseñó a Leonardo: la catedral de la memoria, que es un edificio construido en la mente donde se guardan, de manera muy fidedigna, todos los recuerdos y todo lo que una persona aprende a lo largo de su vida. De acuerdo con esta historia, eran mucho más importantes para Leonardo sus inventos que sus pinturas. Aprovechando lagunas históricas, Dann maneja la teoría de que Leonardo viajó a Medio Oriente para implementar varios de sus inventos, que funcionaron como máquinas de guerra.

 

La selva prohibida

(Heinz Delam Lagarde)

Kabindji ha crecido entre los bowassi, pueblo guerrero de África, creyendo que es uno de ellos y sin sospechar la causa del desprecio que le manifiestan abiertamente. Al morir su supuesta madre, descubre que realmente pertenece a un pueblo pigmeo arrasado por la gente que él había asumido como familia. Decide descubrir la verdad de su pasado y, acompañado por una joven bowassi, se interna en la selva hacia una zona de la cual se cuentan espeluznantes historias. En su recorrido, se enfrenta a diversos contrincantes animales, humanos y mágicos. Descubre, con la ayuda de un viejo pigmeo, el fabuloso talismán Biyambá-yambá...

 

Óyeme con los ojos

(Gloria Cecilia Díaz)

Es ésta la historia de Horacio, un niño que ha quedado sordo después de una enfermedad y se esfuerza por reestablecer el equilibrio de su universo interior y rescatar la memoria de los diferentes sonidos. Existe en la obra un conflicto original y atractivo: la confrontación entre un niño que enfrenta su discapacidad con valor y optimismo y Beatriz, su vecina, una mujer adulta, inteligente y sensible, en apariencias severa, quien se niega a aceptar en los otros, y en ella misma, cualquier tipo de imperfección. La historia de los protagonistas corre paralela a la de otros personajes (los padres y los hermanos de Horacio; Emma, la amiga de la familia; el médico del niño; Ofelia, la criada de Beatriz, y Diana, la pequeña que vive en Francia) y se cruzan cargando de significados los pasajes. Óyeme con los ojos transcurre en Bogotá, pero otros escenarios (Barcelona y París) resultan esenciales para comprender la historia y la conducta de Beatriz.

 

Lunas del Caribe

(Luis Mateo Díez)

Lunas del Caribe es un relato desde la memoria de la infancia y también una profunda reflexión acerca de la lectura, el lugar de lo imaginario como forma de conocimiento, su relación con la vida y la muerte. El relato se va estructurando a partir de la memoria de los amigos del Desván, un lugar secreto de la infancia, "un reducto misterioso salvaguardado de la vigilancia y la rutina". Entre los amigos de ese lugar del recuerdo transformado en espacio imaginario, el narrador destaca a Opal. Opal es el niño fascinado por la lectura, "el que más había viajado, el conocedor de los mundos más exóticos". En el Desván se cruzan los viajes imaginarios fruto de la fantasía y los libros, también de los viejos relatos de la oralidad que persisten en el Valle, con los testimonios del espacio real, de un tiempo "culpable y sombrío", el de los niños de posguerra. Opal era quizá el menos imaginativo de los niños del Desván, pero su pasión por los libros lo hacía vivir intensamente en un mundo de ficción que derrotaba a la realidad.

 

Noches blancas

(Fedor Dostoievski)

En Noches blancas hay, por lo menos, tres fantasmas: una ciudad, un hombre y una mujer. Cada uno de ellos guarda a su vez un sinfín de historias individuales que, en algún reino, ajeno a éste que habitamos, lograrán reunirse para ahuyentar la tragedia de los amores inconclusos. El encuentro –reunión ilusoria– tiene lugar a orillas del río Neva, flujo sanguíneo de una ciudad que se debate entre el abandono y la vitalidad. La mujer (Nástenka) se deja abordar no sin antes hacer una amenaza que más parece insinuación: "Voy a hablarle con franqueza: no se enamore de mí. No puede ser, se lo aseguro. Amistad, con mucho gusto; pero amor no, se lo ruego." Finalmente, el único amor posible para el vagabundo narrador de Noches blancas es la ciudad que habita.

 

Aire negro

(Agustín Fernández Paz)

Un joven psiquiatra comienza a trabajar en “Beira Verde”, una prestigiosa clínica para enfermos mentales, y allí le encomiendan el caso de Laura Novo, una joven que ha cortado toda comunicación con el mundo circundante y se limita a llenar página tras página con su nombre y apellido. El doctor utilizará una curiosa terapia para lograr la evocación de su pasado por parte de la paciente y que ésta se enfrente a los temores que la mantienen enajenada de la realidad.

 

Jingo Django: viaje con un desconocido

(Sid Fleischman)

El joven Jingo y Peackock, un hombre de turbio pasado, verán unidas sus vidas por el destino. Entre ambos existen muchos secretos y tal vez un tesoro. Dos aventureros cargados de humanidad y misterio que te demostrarán cómo es posible enfrentarse a todo, con la amistad como única arma.

 

¡Que bailen los esclavos!

(Paula Fox)

El joven Jessia es raptado y obligado a embarcarse en un barco negrero. Durante la travesía asiste sobrecogido al inhumano trato que reciben los esclavos. Él mismo es forzado a realizar las tareas más bajas. Tras un naufragio sólo sobreviven Jessia y un chico negro, que aunque hablan idiomas diferentes consiguen alcanzar una decisiva amistad.

 

Metro Pop

(Fran Ilich)

Un libro que no ofrece respuestas, sino interrogantes. Con un tono mordaz, el protagonista de esta historia hace un recuento de su vida anodina en una ciudad gris (Tijuana) marcada por su condición fronteriza. La globalidad, el ritmo vertiginoso y el aburrimiento impregnan las interrogantes que se plantea el narrador, a través del cual se hace eco una sociedad. (Fran Ilich es un joven escritor tijuanense que con esta novela ganó un premio en la Feria Internacional de Literatura Infantil y Juvenil).

 

Mi tesoro te espera en Cuba

(Joel Franz Rosell)

¿Quién no desea unas vacaciones en el Caribe? ¡Y si es en Cuba, mejor! Dicen que allí la arena es más blanca, el mar más tibio y el cielo más azul; dicen que las palmeras bailan y se hace un amigo nuevo a cada minuto... Pero el tío bisabuelo de Paloma guarda de Cuba una imagen dolorosa y es él quien la envía a buscar el tesoro. Paloma parte sola a la aventura. ¿Te animas a crecer con ella, a compartir sus alegrías y sus descubrimientos?

 

Aura

(Carlos Fuentes)

En esta obra el autor maneja con suma facilidad la realidad y la ficción, el terror y el placer. Un joven historiador es contratado por una anciana para que continúe los manuscritos que dejó inconclusos su marido, el general Llorente. El estudiante se instala en la oscura y vieja mansión; ahí aparece ante él la fugaz y fantasmal figura de Aura, de quien se enamora el joven y a la que trata de liberar de las garras de la vieja loca.

 

El hijo de Andrés Aparicio

(Carlos Fuentes)

Bernabé es un joven muy humilde, quien vive con su madre, Amparo, la viuda de Andrés Aparicio. Amparo lleva una vida decente, a excepción de sus hermanos, Romano y Richi, quienes trabajan en una gasolinería. Cierto día Richi decide marcharse a Acapulco, para ser flautista de una orquesta, lo que desagrada a Romano. El tío Richi aconseja a Bernabé que deje sus estudios y se dedique a limpiar parabrisas en las esquinas y a vender chicles por las alamedas. Bernabé atiende los consejos de su tío, esperando que en verdad su suerte mejore. Pero el futuro le depara otro destino.

 

Esperando a Rachma

(Mario Giordano)

Cuando conoció a Alex mientras salvaban a un perro, Matthias no se imaginaba todo lo que les ocurriría aquel verano. Juntos tendrían que descubrir las oscuras intrigas de los muelles y poner a prueba la fuerza de su relación.

 

Las cuitas del joven Werther

(J.W. Goethe)

Werther, recién llegado a una pequeña ciudad, conoce a Carlota, huérfana, madre amorosa de sus hermanos pequeños y prometida de Alberto. Werther se enamora apasionadamente de ella, pero advierte la imposibilidad de hacer realidad su amor. Huye de la población buscando el olvido, pero no lo consigue; regresa y encuentra casada a su amada. Al darse cuenta que no puede visitar al matrimonio con la frecuencia que desearía porque su asiduidad ha dado lugar a malas interpretaciones, cae presa de la desesperación.

 

Mi amiga Ana Frank

(Alison Leslie Gold)

Tras la muerte de Ana Frank, su recuerdo no desapareció con ella: nos quedó su emblemático diario. Y en él menciona a su amiga Hanneli, quien también la ha sobrevivido para contar su historia. Hanneli es el nombre en clave de Hanna Elisabeth Pick-Goslar, que hoy vive rodeada de hijos y nietos, y tiene algo que contar, una historia verídica que no podía quedar en el olvido. Porque ella vivió una vida paralela a la de Ana Frank, y se cruzaron en sus dos momentos más importantes: la infancia feliz en una Alemania todavía libre, y la niñez torturada en el campo de concentración de Bergen-Belsen, donde se encontraron por última vez. Hannelli relata los sueños y planes que construían juntas ella y Ana antes de la guerra. Recuerda los cumpleaños y días de escuela que compartieron en su infancia, truncada por la persecución nazi. Todo termina con el efímero encuentro que tuvieron en un campo de concentración. Si Ana ya tenía asegurada la posteridad, gracias a su diario, Mi amiga Ana Frank recuerda la verdadera historia de los niños judíos que, como Hanna Elisabeth, sufrieron y tuvieron esperanza en la terrible Alemania nazi.

 

Brumas de octubre

(L. González)

Empieza el instituto una lluviosa mañana. Miguel tiene catorce años y se estrena hoy. Mes a mes, profesores, compañeros, suspensos y amores van a ocupar su vida.


El último judío

(Noah Gordon)

Esta novela nos cuenta la historia del último judío que quedó en España cuando los reyes Católicos los expulsaron. Por terribles circunstancias, el joven Yonah no puede salir del país a tiempo y, al quedarse, debe fingir que es cristiano. Nunca abraza la religión que le quieren imponer, no tanto por sus creencias —al paso del tiempo llega a olvidar lo que sus padres le habían enseñado y no puede seguir con los ritos judíos—, sino porque quiere aferrarse a la herencia de sus antepasados; siente que si se hace cristiano traicionará a toda su familia. Tiene que huir de Toledo, ciudad en donde es conocido, para escapar de la Inquisición, y viaja por toda España cambiando de identidad y haciendo de todo. Nuestro héroe se dedica a la forja de armas en una época de su vida, también trabaja como pastor, marino y peón en otras, para finalmente ser médico en la más importante y feliz. Yonah aprende a no odiar a sus enemigos, así que termina ayudando a todos aquellos que le habían causado daño.

 

Don Segundo Sombra

(Ricardo Güiraldes)

Esta novela describe la trama de la vida de un hijo natural a quien su protector separa de su madre para entregarlo a la custodia de unas tías. El niño crece aislado, dolido por su condición de bastardo; como reacción, siente despertar en sí una indomable voluntad de vencer y un caudal de energía, de individualidad, que sólo necesita para manifestarse del impulso generoso, la adoración, el respeto y la seguridad que en él despierta la figura de don Segundo Sombra, a cuyo lado se siente crecer. Y así, sin dudarlo, al primer contacto con este hombre poderoso, abandona la casa de sus tías para intentar trabajar en la hacienda hacia la que don Segundo Sombra se dirige.

 

Espiando a un amigo

(Batya Gur)

La novela narra la amistad entre dos chicos en un colegio, Benyi y Shabi, y el repentino cambio de conducta de este último. ¿Por qué Shabi comienza a huir de quien, hasta el día anterior, era su mejor amigo y mentor? Con la ayuda de su amiga Yuli, y del abuelo de ésta –un detective retirado–, Benyi inicia su investigación para descifrar un enigma que, poco a poco, se va relacionando con los actos de vandalismo que tienen lugar en el colegio.

 

Algo pasa en la librería

(Peter Härtling)

Jette, una niña de once años, que vive con su madre desde que ésta se divorció de su padre, entra un día a hacer un encargo a la librería del señor Topf. Lo que en principio iba a ser un “hola” y un “adiós”, da pie a que la pequeña se empiece a sentir atraída hacia las historias que los libreros, dos ancianos ratones de biblioteca, le cuentan. Sin embargo, pronto empiezan a circular rumores por el vecindario, y todo ello acerca de algo más que una relación de amistad entre la niña y los libreros. Incluso la madre de Jette le prohíbe acercarse por la tienda, ante la sorpresa, primero, y luego triste comprensión de los ancianos, que parecen resignados a seguir pasando las tardes en la soledad de su tan cotidiana compañía.

 

Una nariz muy larga

(Lukas Hartmann)

Durante unas vacaciones en las playas griegas, Pit y Lena viven un encuentro increíble. Desobedeciendo al Gafas y a la Hormiga (sus padres) se alejan de la playa, y luego de sortear obstáculos alcanzan una isleta en cuyo centro hay una cueva. Guiados por voces que se asemejan a un pedido de auxilio, descubren a un anciano extraño de largos cabellos y barba, vestido con una túnica, que huele a musgo y caléndulas. Zervan, que así se llama el anciano mago, oculta su rostro de las miradas hasta que los niños descubren el motivo de su vergüenza y deciden ayudarlo. Éste será el comienzo de un maravilloso relato de aventuras que combina la fantasía del vuelo en alfombras mágicas y los hechizos de transformación, con una descripción aguda y crítica del mundo real.

 

Como un volcán

(Magdalena Helguera)

Una clase de biología en la que se habla sobre las leyes de la genética es el detonante que hace que Sabrina, una preadolescente, se pregunte si realmente es hija biológica de sus padres. En un instante, vuelven a su mente retazos de conversaciones hogareñas a las que en su momento no había prestado atención, relacionadas con adopciones. Sin atreverse a encarar a sus padres y sacar a la luz sus temores, la protagonista prefiere ir a un hogar de niños, en compañía de su mejor amiga, a buscar información. Tras esa primera visita se sucederán otras, en las que conocerá a Martín, un pequeño niño sin familia.

 

El viejo y el mar

(Ernest Hemingway)

Esta obra resume todo el pensamiento del autor sobre el ser humano: su lucha, la necesidad de probarse a sí mismo en un mundo que le puede ser adverso. Santiago es un viejo pescador viudo, cuya única alegría es la compañía de Manolín, muchacho que también siente por el hombre un gran cariño. Tras 84 días de no pescar nada, los padres del joven le impiden volver al mar con Santiago, y éste decide partir solo. El viejo desea probarse, saber que no está salao, por lo que emprende su viaje al mar en busca de un pez lo suficientemente grande.

 

Por quién doblan las campanas

(Ernest Hemingway)

Como testigo directo de la Guerra Civil Española, Hemingway conoció a fondo sus pormenores, recreados con gran acierto en esta novela. Su protagonista, Robert Jordan, es un escritor estadounidense que combate al lado de los republicanos y a quien se le asigna la misión de hacer volar un puente para facilitar el avance de las tropas. El cumplimiento de esta misión lo lleva a relacionarse con diversos personajes, los cuales simbolizan sentimientos de diferente índole; pero siempre predomina, por encima de traiciones o bajezas, la búsqueda del ideal común: solidaridad y justicia.

 

Demian

(Herman Hesse)

El joven Sinclair narra sus experiencias y vivencias que, de niño y adolescente, lo llevaron a debatirse entre dos mundos: uno, luminoso, identificado con sus padres, la felicidad y la seguridad, el bien; otro, oscuro, donde asechaban los riesgos, las desviaciones, los peligros, el mal. Su encuentro y amistad con Max Demian, un muchacho poco mayor que él, fue decisivo para adentrarse en el conocimiento de los resquicios de su espíritu que lo llevaban a cuestionar los valores en que había sido formado y, salvando laberintos, encontrarse a sí mismo. Es elocuente el epígrafe del libro: “Quería tan sólo intentar vivir aquello que tendía a brotar espontáneamente de mí. ¿Por qué había de serme tan difícil?”.

 

 

Siddharta

(Herman Hesse)

Siddharta era hijo de un brahmán y amigo de Govinda, otro niño cuyo padre también era un brahmán. Desde su niñez, Siddharta se sintió inclinado a buscar la verdad última, el Dharma. Un día decidió dejarlo todo para irse con los samanas, sacerdotes que vivían sumidos en la oración; lo acompañó su amigo Govinda. Cuando los jóvenes encontraron a los samanas, permanecieron con ellos un tiempo; sin embargo, Siddharta no halló ahí lo que buscaba, por lo que optó por continuar su camino, en busca siempre del Dharma.

 

La fórmula del Dr. Funes

(Francisco Hinojosa)

Con un telescopio, Martín descubre desde la ventana de su cuarto los increíbles experimentos que un extraño personaje realiza sin saberse observado. La curiosidad de Martín lo lleva al departamento donde el doctor Funes prepara una poción para rejuvenecer. El propio doctor, al tomarla, se convierte en un niño de once años y, junto con Martín, corre una serie de aventuras emocionantes y divertidas.

 

Hasta lo que sea

(M. Humphreys)

La amistad entre dos jóvenes deberá afrontar una dura prueba: Connie tiene SIDA y sufre el rechazo de todos cuantos la rodean. Una historia sobre la amistad, la marginación, los prejuicios y la valentía.

 

Rosa Blanca

(Roberto Innocenti)

Rosa Blanca es el nombre de una niña alemana que vive en una pequeña aldea durante el nazismo en el poder. Su vida cotidiana comienza a alterarse con la presencia de tropas y vehículos militares que pasan por su pueblo. ¿Hacia dónde van esos camiones y qué transportan?, se pregunta la niña. Su curiosidad la lleva a seguir a uno de ellos. Y en un claro del bosque vecino a la aldea, Rosa Blanca descubre el horror: un campo de concentración. Rosa Blanca entabla relación con un niño prisionero y, a partir de ese momento, la niña visitará varias veces más el campo llevando comida y aliento a los que sufren el encierro. Al cabo de un tiempo, un revuelo en el pueblo sorprende a Rosa Blanca: las autoridades y los soldados se retiran en desbandada. Rosa decide visitar una vez más el campo de concentración pero cuando llega no encuentra a nadie. El lugar está abandonado. La niña no regresa esta vez al pueblo. El crimen de la guerra, absurdo e injusto, se ha cobrado una víctima más. (El artista italiano Roberto Innocenti se inspiró, para el estremecedor libro de Rosa Blanca, en la historia de Sophie Scholl, una joven de veintidós años, estudiante universitaria de Medicina que, en plena guerra [en 1943], en la ciudad de Munich, arrojó volantes contra el conflicto bélico en el propio patio de la universidad exigiendo de inmediato la paz. Sophie Scholl pertenecía a un grupo de jóvenes alemanes que había decidido luchar pacíficamente contra el régimen nazi. "La Rosa Blanca" se llamaba el grupo, y la libertad de las ideas era el arma que empuñaban. Su destino fue trágico: Sophie Scholl, su hermano Hans y otros tres compañeros fueron capturados por la Gestapo y condenados a muerte).

 

El libro del verano

(Tove Jansson)

El libro del verano cuenta la historia de Sofía, una niña huérfana, que pasa sus vacaciones junto a su papá y su abuela, en una isla del Golfo de Finlandia. En esa atmósfera reposada se suceden una colección de anécdotas estivales narradas bellamente con un lenguaje sencillo. Los personajes centrales son la nieta y su abuela octogenaria; Sofía y la anciana se unen en un mismo afán: explorar el inconmensurable paisaje interno y exterior que las circunda. La autora muestra el amor que se profesan la nieta y la abuela, el espíritu aventurero que comparten, el entusiasmo desenfrenado con que Sofía quiere conocer el mundo, los gestos osados de la abuela, las transformaciones permanentes del paisaje. Pero también los peligros del salvaje paraje, las adversidades de la naturaleza, las inclemencias del tiempo, la orfandad de Sofía, el rostro de la vejez. En una era signada por la velocidad y la superficialidad, esta obra, publicada originalmente en 1972, nos invita a recorrer serenamente territorios humanos universales.

 

Un saco de canicas

(Joseph Joffo)

Joseph es el quinto hijo de una familia judía que vive en París. Debido a la persecución de los alemanes, su hermano de 12 años y él, de 10, deben dejar a sus padres para unirse a sus hermanos mayores en la zona libre de Francia. Después de un trayecto muy movido llegan a su destino y, pese a su corta edad, se ponen a trabajar con bastante éxito. Un día cuando regresa del trabajo, Joseph se entera de que sus padres han sido detenidos por la Gestapo. Uno de sus hermanos mayores los libera y se reúnen todos, pero sólo por un breve tiempo, pues de nuevo se ven obligados a separarse. Los pequeños son enviados a un campamento, donde no se escapan de ser arrestados. Sin embargo, ayudados por un cura, son liberados poco después. La familia se logra reunir, pero el conflicto continúa. (Ésta es una obra autobiográfica donde el autor nos cuenta parte de su infancia y las aventuras que le sucedieron durante la Segunda Guerra Mundial).

La metamorfosis

(Franz Kafka)

Una mañana, Gregorio Samsa descubre con horror que se ha convertido en un enorme insecto. Esto ocasiona una severa crisis en su familia, que cambia su vida por completo. Es consciente del rechazo de sus familiares hacia él, por lo cual permanece oculto, para no causarles mayores repulsión y problemas, hasta que decide tomar una decisión.

 

La Biblia envenenada

(Bárbara Kingsolver)

Un pastor protestante con su esposa y sus cuatro hijas se va de misionero desde su natal Georgia, en Estados Unidos, al Congo Belga en 1959, a fines de la época colonial, cuando comenzaban a surgir los grupos independistas. La reseña de la hazaña nos llega a través de las protagonistas; Orleanna, la esposa, y cada una de las cuatro hijas nos van contando la historia de la familia desde su propio punto de vista. Nathan, el padre, es un hombre de fe inquebrantable pero demasiado riguroso; toda su vida gira alrededor de una religión que es exigente e impersonal, una religión tan dura como imposible de transmitir un mensaje de amor a los habitantes de la aldea, pobres y acostumbrados a sus dioses, creencias y tradiciones. Ni siquiera su familia recibe este mensaje; solamente Leah, una de sus hijas le tiene más cariño que temor.

 

Capitanes intrépidos

(Rudyard Kipling)

Una tormenta se azota contra el trasatlántico donde viajan Harvey Cheyne y su familia. En plena tempestad, Harvey es arrastrado por una ola y pierde el sentido al caer al mar. Cuando recobra el conocimiento, se percata de que ha sido recogido por otra embarcación llamada We’re Here. En el barco acepta un trato para volver a Nueva York con sus padres, aunque de mala gana. Ahí hace un amigo: Dan, el hijo del capitán, y juntos corren esta aventura.

 

El carretero de la muerte

(Selma Lagerloff)

La joven religiosa sor Edit agoniza y pide que lleven ante ella a David Holm, borrachín del pueblo a quien aún no ha logrado atraer al buen camino. Mientras tanto, éste bebe con dos amigos y les relata la leyenda del último día del año: aquel que entregue su alma al sonar la última campanada de las doce de la noche, se convertirá en el carretero de la Muerte durante un año. Sus amigos pretenden forzarlo a ir con sor Edit, pero él se resiste. Se suscita una riña y David cae herido. Creyéndolo muerto, los otros huyen. Él se queda inconsciente sobre un charco de sangre, cuando el reloj da la última campanada de la medianoche. (La autora recibió en 1909 el Premio Nóbel de Literatura).

 

El maravilloso viaje de Nils Holgersson

(Selma Lagerloff)

Nils es un muchacho perezoso al que un duende empequeñece, para hacerlo semejante a él, pero sin ningún poder. Es primavera, temporada de migración de aves hacia el norte. Llegan graznando los patos salvajes guiados por la pata centenaria Okka, e invitan a los patos de la casa de Nils para que se vayan con ellos. El pato más hermoso de la pequeña granja siente el impulso de acompañarlos, y cuando Nils lo ve ensayar el vuelo se agarra a su cuello para detenerlo. Pero el pato, que ahora es más grande y más fuerte que él, logra elevarse y, atrayéndolo, se lo lleva con la parvada. Durante casi siete meses, Nils viaja sobre la tierra sueca, ya sobre el lomo del pato, ya asido al cuello de una águila amiga, ya sobre la espalda de un cuervo, y en el trayecto conoce las costumbres de los animales con los que convive, y aprende también a amarlos. (La autora recibió en 1909 el Premio Nóbel de Literatura).

 

La ciudad de la alegría

(Dominique Lapierre)

La ciudad de la alegría es una novela que nos narra la vida de los barrios pobres de la ciudad de Calcuta (India), en los años sesenta. El argumento entremezcla las historias de un hindú que tira de un carrito llamado rickshaw, un sacerdote francés, un médico de Miami y, por supuesto, las vidas de todas las personas que viven alrededor de ellos. Una tras otra, las calamidades asuelan a los más pobres y, sin embargo, ellos siempre son solidarios con el que es más pobre que ellos.

 

El regalo de Centla

(Carlos Laredo Verdejo)

El autor nos presenta a una Malinche muy inteligente, que en sólo quince días comprendía ya el español y que contribuyó definitivamente al éxito del conquistador, pues no sólo facilitó las relaciones entre los dos pueblos, sino que arreglaba posibles malentendidos agregando cosas de su cosecha o de plano haciendo cambios al traducir lo que Cortés decía. No se culpa por nada, aunque la hayan llamado traidora; después de todo era una mujer a merced de los hombres: sólo tenía quince años y buscaba la oportunidad de sobrevivir. Así es que cuando la regalan a los conquistadores, está dispuesta a sacar el mayor provecho de ello y a que tomen en cuenta su rango de cacica. Pero además se enamora, por lo que no le es difícil renunciar a todo con tal de estar cerca de Cortés.

 

La más faulera

(Mónica Lavín)

Es la historia de una basquetbolista y su gran pasión por el deporte. Andrea Domínguez, de quince años, estudia el segundo año de secundaria en una escuela particular de la ciudad de México. Su familia y sus amigas no comprenden su gran afición por el basquetbol. Pero ella tiene el problema de ser una gran faulera, aunque no de manera intencional. Siempre que la expulsan de un partido por esa causa, se siente derrotada por no saber contenerse. La única persona que parece comprenderla es su padre, quien incluso la acompaña en ocasiones a los partidos. Andrea logra formar parte de la selección femenil de su colegio y hace amistad con Manuel (el Bato), un muchacho sonorense de la selección varonil. Entonces la chica une al caminar en busca de sí misma, su recorrido hacia el encuentro con el amor.

 

Cuando las piedras todavía eran pájaros

(Marjaleena Lembcke)

En un tono autobiográfico Leena evoca el recuerdo de su familia en una ciudad finlandesa, y en particular de su hermanito Pekka. Desde su nacimiento, Pekka resultó ser un niño muy especial. Tuvo que ser internado en "El castillo de los Niños", un lugar que por su nombre puede ser a la vez un hospital infantil o un palacio encantado para niños príncipes. Así es Pekka, un niño mágico que transforma el dolor en alegría de vivir, la melancolía en sueños. La familia de Leena es una familia con muchos niños, y también con una abuela. Una familia con problemas económicos, donde el dolor, el miedo y la presencia de la muerte no están ausentes. Sin embargo a través de Pekka todo se ve envuelto en ternura e inocencia. Pekka, creador de preguntas sin respuestas y sentencias misteriosas, desconcierta a los demás con su ingenua sabiduría, y la "ranita fea" resulta ser un príncipe encantado.

 

El verano en el que todos estábamos enamorados

(Marjaleena Lembcke)

Narrada en primera persona por Leena, la niña protagonista de doce años, la historia es la crónica de los enamoramientos que se suceden en su entorno en el plazo de apenas unos meses: los de su hermano, su mejor amiga, la empleada de hogar, su madre (quien se siente atraída por un hombre que no es precisamente su marido) y, por supuesto, el de la propia Leena. Todo ello se desarrolla dentro de los contextos familiar y escolar de la muchacha, a través de cuyo particular punto de vista asistimos al cruce de afectos, pugnas y sentimientos encontrados en que se ven envueltos los personajes.

 

El pájaro amarillo (Alan y Nohemí)

(Myron Levoy)

Esta novela transcurre en Nueva York en 1944, casi a finales de la Segunda Guerra Mundial. Alan Silverman, su protagonista, es un desesperado por el palobol, y no está dispuesto a hacer nada más que eso. Sin embargo, después de haber tenido una larga charla con sus padres, se propone ayudar a Noemí. Ella era una chica  que según el comentario de la gente estaba loca: no hablaba y se la pasaba rompiendo papeles. Había pasado la mayor parte de su vida en Europa, donde perdió a su padre. Finalmente Alan consigue  comunicarse con ella por medio de una muñeca, para que olvide su pasado y viva en el presente. Luego de un largo progreso,  Noemí se convierte en una buena amiga para Alan. Pero por vergüenza, él oculta su amistad con ella y por eso se pelea con su mejor amigo, Shaun Kelly. Ésta es una historia muy trágica, donde un chico de más o menos 11 años se las arregla para dejarlo todo y conseguir que Noemí viva feliz.

 

Colmillo Blanco

(Jack London)

Desde su nacimiento, el pequeño lobezno posee una gran fortaleza y energía, que le permiten afrontar duras dificultades. Cuando su madre y él son recogidos por los indios, un hombre llamado Nutria Gris lo nombra Colmillo Blanco. Después, el lobo es vendido a un cara pálida, quien lo utiliza para enfrentarlo en peleas contra perros. Colmillo Blanco comprende entonces que la ley prevaleciente es la del más fuerte: enfrentarse o morir.

 

El llamado de la selva

(Jack London)

En las tibias tierras del sur, el perro Buck, nacido del cruce de un San Bernardo con una perra escocesa de pastor, vive como dueño indiscutible de la casa y la granja del juez Miller. Pero cuando se descubren los yacimientos de oro en Alaska, Buck es productivamente vendido y enviado al norte. Sin ser ya acariciado ni respetado, en un país salvaje y hostil, se ve obligado a doblegarse a la ley primitiva del bastón y el látigo, a soportar los arreos y a tirar del trineo postal del gobierno canadiense. Su vida se hace aún más triste cuando pasa, con su jauría, al servicio de tres buscadores de oro. Tras un accidente, el perro es salvado por Thorton, y surge en él un sentimiento de adoración hacia su nuevo amo. Pero, al mismo tiempo, siente renacer en sí, cada vez más fuerte, el instinto atávico que lo impulsa a correr a la selva, a aproximarse al lobo, su hermano salvaje.

 

Un verano para morir

(Lois Lowry)

Meg narra su historia a partir del cambio a la casa de campo donde su padre debe terminar de escribir un libro. “Molly es más guapa que yo, pero yo soy más lista que Molly”. Pensamientos como éste rondan constantemente a Meg, joven de trece años quien, sin quererlo, siente una gran rivalidad con su hermana mayor, aunque esto no disminuye su cariño hacia ella. El destino y una cruel enfermedad hacen que Meg se enfrente a la vida y a la muerte, para lo cual deberá hallar fortaleza y descubrir su propia belleza interior.

 

¿Quién cuenta las estrellas?

(Lois Lowry)

Corren los años de la ocupación alemana en Dinamarca y Annemarie (la joven protagonista-narradora de esta novela) debe asumir riesgos para salvar la vida de Ellen Rosen, su mejor amiga, una niña judía. (La autora, Lowry, se inspiró en acontecimientos reales ocurridos en Dinamarca en el año 1943, los cuales le fueron relatados por una amiga que conoció esa dolorosa época. Después investigó sobre la resistencia danesa y el apoyo que brindaron los ciudadanos de ese país a los judíos para escapar del holocausto.)

 

Del otro lado hay secretos

(Ana María Machado)

Allá fue Bino. Hasta la orilla del agua, con el viejo cuenco de madera en la mano. ¿Tan viejo era, realmente? No se podía saber. Parecía que tenía mil años, de tan usado, marcado de golpes de cuchilla, curtido por el agua de mar, con olor a pescado y sal. Era igual a una canoa. Tronco cavado, árbol sin relleno, que deja la raíz en la tierra y se suelta para navegar, recostado en las olas. Capaz de llegar lejos. Allá, del otro lado. ¿Qué habría del otro lado del mar? Bino veía en su piel morena la historia de los reyes que vinieron como esclavos. Quizás eso estaba escrito en las estrellas del mar, como decían los mayores. O quizás, como María pensaba, la verdad podía descubrirse siguiendo con los ojos el camino de las estrellas del cielo.

 

Los cañones de Durango

(Juan Madrid)

Salvador es un joven que marcha a México en busca de su padre, un idealista oficial de artillería que lucha junto a Pancho Villa, al mando del cañón más mortífero de los rebeldes. Con una vieja fotografía y una carta como toda presentación, inicia la búsqueda que se convierte en una sucesión de trepidantes aventuras. Esclavo de los apaches, obligado a luchar con los federales y peleando siempre por su supervivencia, se reunirá por fin con los villistas. Cuando se entera del peligro que corre su padre, no duda en infiltrarse en las líneas enemigas. Un encuentro como éste no será lo que esperaba: los meses de lucha lo han transformado. Ya no es el mismo joven que llegó.

 

Al borde del acantilado

(Margaret Mahy)

Jonny está pasando una mala racha. Después de una noche bastante tormentosa, intenta encontrar a la que fue la mejor amiga de su hermana, muerta esta última cinco años atrás. En su lugar Jonny encuentra a Sofhie, una anciana con problemas de memoria. Así que, entre los dos, intentarán poner orden a sus recuerdos y al pasado. Es ésta una novela divertida y entrañable donde cada personaje muestra una vida llena de hechos misteriosos y apasionantes, que se esconden detrás de apariencias poco convencionales.

 

El perro que corría hacia una estrella

(Henning Mankell)

Joel observa desde la ventana. La enigmática alucinación de un perro corriendo por el frío suelo invernal, abre una secreta aventura. El mundo solitario del adolescente comienza a expandirse en medio de secretas interrogantes acerca de su vida. Ahora tendrá que asumir su propio proceso de crecimiento, en la metáfora de una búsqueda que lo ayudará a confrontar ausencias y situaciones desagradables. La atmósfera inquietante de las exploraciones nocturnas de este joven instala las coordenadas de la densidad narrativa, respaldada por los silencios, la impermeable relación con el padre y los sentimientos internos que se remueven.

 

Las sombras crecen al atardecer

(Henning Mankell)

En 1956, Joel está a punto de cumplir doce años de edad (entre el final del verano y el comienzo de las nieves, en una pequeña y anónima localidad del interior de Suecia, rodeada de bosques), cuando realiza un singular descubrimiento. Al cruzar una de las calles del pueblo donde vive con Samuel, su padre, falta muy poco para que el chico muera atropellado por un autobús; pero justo cuando va a ser aplastado por las ruedas delanteras del vehículo, resbala, cae de espaldas sobre el pavimento y el vehículo le pasa por encima, dejándolo ileso. "Supongo que fue un milagro", concluye el protagonista, horas después, cuando se recupera en el pequeño hospital de la localidad; y decide que tendrá que agradecer, de alguna manera, el hecho de haber conservado la vida. La trama avanza a través de los encuentros que sostiene Joel con distintos personajes, algunos francamente estrafalarios. Las buenas acciones que intenta llevar a cabo con la mejor de las voluntades para tratar de incidir en las complicadas relaciones de los adultos, no consiguen los fines previstos...

 

Los Fabulosos Hombres Película

(Fernando Marías)

Fernando deja el pueblo donde veranea con su padre, para pasar su primer fin de semana solo, en su casa de la ciudad. A sus quince años ha planeado esa escapada con el fin de seducir o, mejor, dejarse seducir por Purita, su nueva vecina. Pero, en vez de eso, el muchacho se enfrenta por primera vez con el pasado de su padre, de un antiguo amigo de éste, Daniel Palatino, y de La Capa Negra. Esos tres personajes tejieron en el pasado una historia de amor, amistad, traición, fracaso y pasión por el cine, que ahora fascina y hace madurar a Fernando.

 

El Insoportable

(Ricardo Mariño)

Bruno, el Insoportable, es una de esas personas que no está conforme con nada y no hay forma de hacerlo sentir complacido. Camino a un campamento, y ante la expectativa de grandes descubrimientos y aventuras, este chico sólo puede decir: “¡Debo estar en medio de una pesadilla! ¡Gritan los pájaros, la tierra está llena de tierra, hay sol, miles de insectos se abalanzan sobre nosotros! ¡Y todavía tenemos que caminar cargando mochilas! Ya que nos metemos en una jungla, ¿por qué no trajeron elefantes de carga?”. Pero en ese campamento, a donde no quería ir, conoce a un misterioso personaje, de un pueblo muy peculiar, que lo hace cambiar su manera de ver las cosas.

 

Las cenizas de Ángela

(Frank McCourt)

En esta historia real, el autor nos cuenta la historia de su infancia en Irlanda; dice que peor que una infancia miserable, es una infancia miserable irlandesa, y si ésta es católica, peor aún. Los McCourt eran tan pobres que tenían que alimentar a los bebés con agua con azúcar; los mayorcitos comían pan frito. Esa pobreza provenía de la irresponsabilidad, la pereza y la ignorancia. El pequeño protagonista ve pasar ya, como cosa de todos los días, la enfermedad y la muerte.

 

El amor que me juraste

(Silvia Molina)

Huyendo de la decepción amorosa, una mujer viaja al lugar de origen familiar para explorar su pasado. Así se desarrolla esta emotiva novela sobre el deseo y el dolor, la pasión y la culpa, y sobre las elecciones que se tienen que hacer a lo largo de la vida. Comienza con el aburrimiento y la desazón de la protagonista, y termina con el silencio, que suele significar tantas cosas. Paralelamente, la autora juega con otras historias (la del doctor Carrillo, la del pasado de otro hombre y otra mujer, la de una familia, la de un lugar mítico llamado San Lázaro...), necesarias para que la protagonista pueda entender sus caídas.

No le digas que lo quieres

(Clara Obligado)

Violeta se enamora de Nacho, el nuevo alumno del instituto. Ante ese amor, que al principio se le antoja a ella sólo como fuente de sufrimiento, Ruth, su hermana mayor, le aconseja repetidamente: “No le digas que lo quieres”. Pero, pese a todos los consejos, es a veces imposible hacer callar al corazón y no dejarse llevar por la aventura del primer amor.

 

Una cuestión personal

(Kenzaburo Oé)

Esta novela nos cuenta un episodio importante en la vida de un hombre en el Japón de la posguerra. El joven, de 27 años y apodado Bird, es profesor de inglés en una academia preuniversitaria y tiene el sueño de viajar a África, pero para hacerlo realidad se interponen su esposa y su hijo, que acaba de nacer con una anormalidad cerebral. Bird desea que su bebé anormal muera para evitarse futuros problemas; sabe que con el tiempo olvidará, pero si no muere, será una carga para toda la vida. Así que casi casi pide a los médicos que lo dejen morir, lo cual, por supuesto, le trae sentimientos de culpa terribles. Bird es un hombre con muchos complejos; a raíz de su problema le tiene terror y asco a la mujer, a las “cavidades oscuras” donde se engendró el monstruoso bebé, y ahoga sus frustraciones en el alcohol y en los brazos de una vieja amiga de la universidad, quien finalmente lo ayuda un poco. Pero Bird además tiene cualidades muy importantes que también lo guiarán: la honestidad, el sentido del honor y un gran desprecio por la mentira. (El autor de esta novela recibió el Premio Nóbel de Literatura en 1994).

 

El hombre del otro lado

(Uri Orlev)

Marek, un adolescente de trece años que vive en Varsovia durante los duros tiempos de la Segunda Guerra Mundial, es el protagonista de esta novela. El joven ayuda a su padrastro Antony a contrabandear mercancías: para introducirse en el gueto donde las autoridades tienen confinados a los judíos, deben viajar a través de sucias alcantarillas. Para Marek, criado en un hogar católico y vinculado a un universo antisemita, los judíos son seres desagradables y extraños; sin embargo, distintos acontecimientos lo llevarán a cambiar su visión. Primero, cuando se entera de que su verdadero padre (un comunista al que los alemanes dieron muerte cuando él tenía cuatro años) era judío; más tarde, cuando ayuda al señor Yusek, un hebreo que se ha escapado del gueto; por último, cuando combate a los alemanes junto a otros muchos jóvenes judíos.

 

Las batallas en el desierto

(José Emilio Pacheco)

Carlos es el hijo menor de una familia que pasa por una crisis económica. Asiste a un colegio privado y hace amistad con Jim, quien se dice hijo de un alto funcionario del gobierno. Jim invita a Carlos a su casa para que conozca a Mariana, su mamá, una joven y bella mujer, que despierta en el adolescente toda una serie de sentimientos que no habían llegado a aflorar por su edad: se siente instantáneamente enamorado de ella.

 

Días de Reyes Magos

(E. Pascual)

En 1895, el reverendo K. Hilyer, disparó por error contra un ángel, fracturándole el ala derecha. Cien años después, otro ángel se paseó por nuestra ciudad, aunque se desconoce su nombre.

 

La búsqueda de Park

(Katherine Paterson)

El protagonista de esta narración es el hijo de un soldado estadounidense muerto en Vietnam. Park no recuerda a su padre y su madre se ha negado, sistemáticamente, a hablarle sobre él. El niño decide, entonces, realizar su propia búsqueda. Una búsqueda, primero, secreta, cuando lee los libros de su padre, algunos incomprensibles para él, pero que le permiten descubrir su presencia a través de determinados renglones subrayados; o cuando visita, solo, el monumento a las víctimas de la guerra de Vietnam, en Washington. Después, cuando decide visitar a la familia de su padre, en una hacienda de Strathaven, en Virginia, y se encuentra con su tío Frank y con su abuelo enfermo. De forma simultánea a esta búsqueda real, tiene lugar una búsqueda paralela, de carácter simbólico, que nos remite a las leyendas del rey Arturo y sus caballeros. La indagación le permitirá a Park descubrir que su padre tuvo una niña con una mujer vietnamita –la misma que luego se convirtió en la esposa de su tío– y llegar a convertirse en amigo de esa muchachita a la que, al principio, detestaba por ser una amarilla.

 

La traidora

(Gudrun Pausewang)

Esta novela presenta una visión casi inédita sobre el tema de la Segunda Guerra Mundial, al contarnos la historia de Anna, una joven alemana que vive en un poblado de las montañas durante los meses finales del Tercer Reich. Todos los días se entera de la muerte en combate de algún conocido, o de que la policía gubernamental ha apresado a un vecino. Teme por la vida de su hermano mayor enlistado y no entiende el extraño comportamiento de su hermano menor, militante de las juventudes hitlerianas. El absurdo de la guerra y de las ideas que la inspiran llega a un momento crítico cuando Anna descubre, en su escondite secreto de las montañas, la presencia de un soldado ruso prófugo, y en un acto de humanidad decide ayudarlo. (Gudrun Pauserwang, escritora alemana que residió en Colombia, vivió experiencias similares a las de la protagonista de su novela, ya que pasó su infancia durante los últimos estertores de la guerra.)

 

¡Increíble Kamo!

(Daniel Pennac)

Kamo se ve obligado a aprender inglés en tres meses. Su madre le ofrece la posibilidad de cartearse con Cathy, una chica francamente extraña, por la que Kamo empieza a sentir una fuerte atracción; pero... ¿dónde y cuándo vivió esa chica?

 

Las cartas de Alain

(Enrique Pérez Díaz)

Arturo, un niño cubano, nos cuenta cómo Alain, su mejor amigo, ha sido llevado por sus padres muy lejos, pensando en una vida mejor. Alain observaba el mar embravecido protegiéndose los ojos con la mano, absorto, con la mirada perdida en sus recuerdos. ¡Cuánto echaba de menos a Arturo! El mar y la playa ya no eran lo mismo desde que él y su familia decidieron dejar Cuba. Metidos en una pequeña barca, se lanzaron al océano en busca de un futuro mejor, dejando atrás su país y sus seres queridos. Pero, a veces, el mar es un enemigo peligroso.

 

Marianela

(Benito Pérez Galdós)

Marianela es una pobre huérfana de 16 años que vive recogida en casa de una familia. La jovencita encierra, dentro de un cuerpecillo esmirriado y feo, un alma hermosa que le gana el cariño de Pablo, rico joven ciego al cual sirve de lazarillo. Pablo imagina que las bellezas del alma de Marianela coinciden con las de su apariencia física y piensa que la Nela es tan hermosa por fuera como por dentro. Un día llega al pueblo un célebre oculista, quien declara posible la curación de Pablo. Se inicia entonces un verdadero calvario para Marianela, pues está segura de que cuando el joven recobre la vista llegará el final de todos sus sueños. La situación se complica más con la llegada de Florentina, bellísima prima de Pablo.

 

La casa de la Troya

(Alejandro Pérez Lugín)

Esta novela narra la historia de las vicisitudes del amor juvenil del estudiante madrileño Gerardo Roquer por la señorita Carmiña Castro. Pero lo que mantiene el interés de los lectores por esta obra, es la pintura del ambiente estudiantil en la casa de la Troya, casa de huéspedes para estudiantes, cada uno con sus propios sueños, intereses y ambiciones juveniles. (Esta novela fue premiada por la Academia Española de la Lengua.)

 

La princesa era traviesa

(Aline Pettersson)

Margarita tiene once años. Cuenta su vida diaria con ocurrencias y graciosos comentarios sobre su familia, escuela, compañeros y su mejor amiga, Lety. Inquieta y traviesa, juega futbol, participa en una obra de teatro en el papel de princesa y visita a su abuela y bisabuela, con quienes la une un gran cariño y complicidad.

 

Motu-iti

(Roberto Piumini)

Esta breve novela está llena de aventura, exotismo y fascinación: la historia del origen de las misteriosas y descomunales esculturas de la Isla de Pascua; se describen también las costumbres, supersticiones y rituales de sus habitantes. Pero en esta obra de Piumini tenemos también el más vasto y exuberante universo de pasiones humanas recogido jamás en tan pocas páginas: la sumisión acrítica y autoanuladora al poder (representada por los ancianos), la aceptación determinista del destino, la envidia (Kontuac, ¡los celos acabaron contigo!), la venganza (aunque "era un hombre bueno y sencillo", Tou-Ema ansiaba desquitarse del mal que le habían infringido), la fidelidad (más allá de la evidencia de la muerte de su amigo, Kintea-Ni permanece siempre fiel a su recuerdo y a sus sentimientos), la generosidad (Tou-Ema deja todo para proteger a su pueblo desde la cumbre del volcán) y el amor, sobre todo el amor.

 

Lilus Kikus

(Elena Poniatowska)

Lilus es una niña a la que le gusta jugar a ser enfermera, le gusta operar limones, naranjas, plátanos. No le gustan las muñecas; una vez tuvo una, pero murió aplastada: cayó sobre ella. También una vez fue a Acapulco, pero no llevaba palas ni juguetes como los demás niños; jugaba con la arena, el mar, las estrellas. Un día Lilus enfermó, tenía frío y confundía sus sueños con la realidad; soñaba con Jesús, con los vecinos y con el Diablo.

 

La noche en que Vlado se fue

(Manuel Quinto)

Adra sólo tiene trece años y no quiere dejar de ser niña. Pero las duras circunstancias que hacen trizas su idílica infancia la obligan a madurar de golpe, enfrentándose al dolor y al miedo. Cuando todo se tambalea alrededor y el mundo parece haber enloquecido, la magia del teatro crea una complicidad que sirve de refugio y proporciona fuerzas para seguir adelante. La noche en que Vlado se fue nos acerca al conflicto entre bosnios y serbios, de la mano de unos personajes cuyo coraje y entereza constituyen la mejor defensa de la paz. Un relato impresionante y conmovedor que apuesta por la vida, por la esperanza.

 

El cuerno de Maltea

(José A. Ramírez Lozano)

Lulino es un joven retrasado mental que vive en el campo. Inocente y bueno, su única relación es la cabra Maltea, amiga y fiel compañera de la que no se separa ni un momento. Por eso, cuando la familia ha de trasladarse a Sevilla, Lulino consigue que Maltea también vaya con ellos. ¡Pero qué difícil resulta adaptarse a los cambios! Eso piensa Lulino mirando el campo con tristeza desde el campanario de la ciudad. Los días pasan para él entre la nostalgia de su pueblo y la hostilidad citadina. Por si fuera poco, ahora un cura dice que su cabra es el diablo. Debe hacer algo, pero ¿qué?

 

Relato de un verano

(Patricia Reilly Giff)

Lily espera ansiosamente las vacaciones de verano para ir al mar, en Rockaway, su lugar favorito. Pero ese año (1945) todo resultó distinto. Su padre debió marcharse a la guerra y su mejor amiga se mudó de la ciudad. Sin embargo, la llegada de Albert, un niño húngaro cargado de secretos, le permite descubrir una nueva faceta de sí misma. Una historia cálida, narrada con cierta ingenuidad, en la cual se recrean armoniosamente los ambientes y la gestación de una especial amistad entre los dos niños. La tragedia que subyace en tiempos de guerra se ve solapada por la mirada infantil y los acontecimientos, demostrando que, después de todo, siempre queda la esperanza.

 

Pobby y Dingan

(Ben Rice)

¿Quién no se ha inventado alguna vez a un amigo imaginario? Esto es lo que le ocurre a Kellyanne, cuando su familia emigra a Australia buscando las minas de ópalos. La soledad de la niña y los problemas que surgen en la familia hacen que Pobby y Dingan se conviertan en sus mejores amigos, aunque todos la toman por una loca.

 

Las minas del rey Salomón

(Henry Rider Haggard)

El experimentado cazador Allan Quatermain recibe una invitación del barón Curtis, un noble inglés, para que lo ayude a encontrar a su hermano desaparecido cuando trataba de descubrir las legendarias minas del rey Salomón. Con ellos va en la expedición el capitán Good; juntos enfrentan a la tribu de los kakuanas y nos conducen por un territorio lleno de detalles sorprendentes para el lector contemporáneo. (El autor de este libro, escrito en 1885, era un conocedor de primera mano de la realidad africana de aquella época.)

 

Cuchilla

(Evelio José Rosero)

Primer asalto. Presentación de los contrincantes: hermanos gemelos y su profesor de historia de primer año de bachillerato, conocido como Cuchilla. Segundo asalto. Amor a primera vista: llegada de la vecina nueva. Tercer asalto y sucesivos. La triste realidad: el profesor es todo un asno, la vecina es su esposa, Sergio sigue odiando a Cuchilla y Daniel sigue enamorado de la vecina. A manera de un encuentro de boxeo se libra esta batalla contra Cuchilla. Con gran sentido del humor, Evelio José Rosero nos presenta una anécdota por la que quizás muchos hemos tenido el infortunio de pasar: un profesor irracional y exigente que les hace la vida miserable a sus alumnos.

 

Vuela, Ertico, vuela

(Joel Franz Rosell)

Ertico, cubano, es el niño protagonista. "Ertico era callado, feíllo y bajito. Se sentaba en medio del aula, permanecía tranquilo en un rincón durante el recreo, y al terminar las clases se iba a casa derechito y solo". Pasaba desapercibido para todos. Pero en su interior, "Ertico soñaba con ser el primero de la clase, hacer las bromas más divertidas, estar en el centro de todo y marcharse a casa rodeado de amigos." Quería, por sobre todas las cosas, tener amigos. Lo que sí tenía Ertico era una abuela; una abuela en apariencia corriente, que a través de la magia de las prendas que tejerá a su nieto con los hilos de una alfombra encantada, lo ayudará a encontrar la felicidad que busca.

Hoyos

(Louis Sachar)

Stanley Yelnats, un joven palíndromo de doce años, que parece predestinado a repetir los errores de sus antepasados, es condenado por robar unas zapatillas deportivas, y debe elegir entre cumplir su condena en la cárcel o en el campamento Green Lake. Tras decidirse por esto último, descubre que el campamento no es tal como lo esperaba. Allí, unos guardianes siniestros y esquivos se ocupan de que los chicos pasen todo el día cavando hoyos en el desierto, el cual por supuesto carece de lago alguno; pero sí abundan en él lagartos amarillos venenosos que se sienten atraídos por la humedad de los agujeros cavados día a día por los campistas. La filosofía del campamento es clara: si haces que un mal chico cave un hoyo durante todo el día bajo el sol del desierto, lo convertirás en un buen chaval. Stanley ha de aprender a convivir con un grupo de chicos de su edad, pero quienes por su carácter podrían hacerse pasar por veteranos convictos, y gracias a su tesón consigue hacerse un hueco entre ellos e incluso encontrar algún amigo, el mismo que más tarde lo ayudará en su intento de escapar de aquella prisión sin rejas con el propósito de demostrar su inocencia.

 

Una de dos

(Daniel Sada)

En esta novela el autor observa con singular virtud la vida de una pequeña localidad del norte de México. El eje de la historia es la vida de las hermanas Gamal, gemelas cuya “única importancia de por vida ha radicado en su similitud, ese doble sentido que a lo mejor es uno (...) La una es la otra, y la otra lo niega algunas veces, desde luego en secreto, pues porque es muy molesto tener doble, casi casi pegoste, pero la culpa es de ellas, que al paso de los años, pretenden imitarse más y más”, y aceptan compartir incluso el amor. (Daniel Sada es nativo de Mexicali y se le considera uno de los más importantes escritores hispanoamericanos contemporáneos.)

 

El principito

(Antoine de Saint-Exupéry)

En su niñez, el narrador se topa con la incomprensión de los adultos, que lo desalientan de seguir dibujando, por lo que años más tarde opta por la aviación. Mientras intenta reparar una avería de su avioneta en pleno desierto, llega hasta él el principito, que lo desespera con sus preguntas pero al mismo tiempo lo enternece con su insistente búsqueda de la amistad. El rubio niño le cuenta al piloto cómo dejó a su ingrata rosa en su planeta natal y empezó a recorrer la galaxia, en búsqueda del amigo que tanto necesita.Un guardagujas, un borracho, un farolero, un explorador, un vanidoso, un negociante, van mostrando al principito el extraño mundo de los adultos; después, el zorro le hablará sobre la verdadera amistad y la serpiente lo ayudará a encontrar su camino.

 

Gloria Isla

(Margarita Sánchez-Gallinal)

Gloria Isla ha pasado los cuarenta años de su vida sin saber quién es su padre, hasta que Rosario, su madre, le confiesa que es hija del viejo Alcibíades, el hombre fugitivo de la justicia a quien Rosario encontró malherido en la calle y no reconoció como el padre de Gloria. Cuando ésta se entera de la verdad, no se sorprende, pues ya ha surgido en ella un sentimiento de afecto por aquel hombre de larga y blanca barba.

 

Marcelino pan y vino

(José María Sánchez Silva)

Cierto día, a la puerta del convento uno de los frailes se encuentra con un bebé. Lo bautizan como Marcelino y lo llevan al pueblo, para que las autoridades decidan a quién darlo en adopción; pero como la comunidad es pobre, se opta al final con que el niño permanezca bajo la custodia de los religiosos. El niño crece en el convento; es bueno y travieso. Juega con los animales del corral y tiene un amigo imaginario. Los frailes lo quieren mucho, pero sólo le prohíben subir al desván. Un día, el curioso chiquillo desobedece a sus padres adoptivos y decide averiguar qué misterio oculta aquel rincón del convento.

 

Nunca seré un superhéroe

(Antonio Santa Ana)

Un adolescente de trece años se enamora de Julia, su bella y desdeñosa compañera de estudios. Alrededor de esa trama central, se esbozan otras relacionadas con diferentes motivos –como la de una madre que decide adoptar patrones de conducta new age (comidas dietéticas, feng shui, etcétera) después de un reencuentro con sus ex compañeras de colegio, o la de un estudiante que es golpeado por su padre–, sin profundizar en ninguna de ellas.

 

La princesa Xanatl

(Roger Serra)

Serra nos cuenta la historia de un matrimonio propietario de una hacienda cafetalera en el estado de Veracruz. La pareja no tiene hijos, pero han adoptado a una joven indígena con quien forman una familia en la que, en pleno siglo XX, se unen y a la vez chocan dos antiguas culturas: la inocencia y fantasía de Xanatl, contra el sentido práctico de Carmen, unidas por la tolerancia y el amor que a ambas profesa Andrés.

 

Casting

(Jordi Sierra i Fabra)

Verónica, Esperanza y Eugenio son tres jóvenes que se están preparando para un casting. Eugenio es el típico romántico y le basta con dedicarse al arte y Esperanza busca su sueño. A Verónica la mueve su ambición por la fama; su miedo a engordar y la obsesionante imagen de su madre hacen que caiga poco a poco en la anorexia. Esa prueba es para ellos fundamental. (Ésta es una novela realista sobre el éxito en el mundo del espectáculo y los sacrificios que se hacen para conseguir lo que más se ambiciona.)

 

El niño que vivía en las estrellas

(Jordi Sierra i Fabra)

El psiquiatra recibe un nuevo paciente: un niño de 7 años que le ha llevado la policía. Como única seña particular, el pequeño porta un par de lentes obscuros, ya que le molesta la luz del sol. El médico se da cuenta de que el niño no le tiene miedo como el resto de sus pacientes, pero tampoco responde a las preguntas que le hace, excepto la última, la cual parece ser la clave de todo el misterio: su nombre es Andrómeda. En un intento por conocer la historia del niño, el psiquiatra publica la foto de éste en el periódico y es entonces cuando un hombre acude a su consultorio.

 

Un día en la vida de Iván Denísovich

(Alexander Soljenitsin)

La novela relata los acontecimientos que transcurren a lo largo de un día en una prisión siberiana. Las inclemencias del clima, la pesada rutina y la supervivencia del espíritu humano a pesar de los obstáculos, son presentados en esta novela a través de Shújov, personaje principal e hilo conductor de la narración. El tiempo parece alargarse para que el lector conozca a detalle un retrato de los hombres obligados a permanecer confinados, tanto los prisioneros como los guardianes. (La publicación de esta novela provocó una serie de críticas y presiones contra el escritor soviético, que culminaron con su exilio a Occidente. Se le entregó el Premio Nóbel de Literatura en 1970. Pudo regresar a Rusia en 1994.)

 

El lago de los sueños

(Juana Spyri)

En un pequeño pueblecito perdido en los Alpes, muere inesperadamente el italiano, un extranjero que llegó un día llevando en brazos a un niño de cierta edad. Este niño, Enrico, queda solo, sin más bienes que un viejo violín, sin más afectos que el de una compañera de colegio de su misma edad. Enrico siente la necesidad de conocer su procedencia, saber quién es su madre y si allá, en Italia, existe algún pariente de su padre. Con esta intención y alentado siempre por el cariño y la amistad de Estela, su compañera de colegio, inicia el éxodo que lo lleva hasta el lago Garda, en Italia.

 

Heidi

(Juana Spyri)

Heidi es una niña pequeña a quien su tía Dete lleva a vivir a casa de su abuelo paterno, un viejo solitario y gruñón cuya vida cambia gracias a la compañía de su nieta. Pero los días felices en lo alto de los Alpes, disfrutando del amor de su abuelo y de la limpia amistad del pastorcillo Pedro, acabarán para Heidi cuando su tía regresa para llevarla a Frankfurt. Allá, la niña será compañera de Clara, una linda jovencita que no puede caminar y pasa sus días viendo la vida desde una silla de ruedas.

 

¿Sabes silbar, Johanna?

(Ulf Stark)

Bertil quiere tener un abuelo como su amigo Ulf, pero ¿dónde encontrarlo? Sólo hay que ir al asilo, abrir una puerta y encontrarse con el abuelo Nils. Salen al campo, meriendan juntos y hacen travesuras. Celebran el cumpleaños del abuelo y son felices. Un día, al llegar al asilo, el abuelo ya no está.

 

La perla

(John Steinbeck)

Kino, modesto indígena padre de familia, se encuentra una enorme perla y espera con ella vivir sin problemas toda la vida; pero, sobre todo, ve el hallazgo como un medio para educar a su hijo y librarlo de la miseria a la que los indios están acostumbrados. Pero el gran hallazgo de Kino penetra en los sueños de todos los aldeanos, y de pronto esa gran riqueza lo hace enemigo de ellos. La codicia invade sus pensamientos; la primera noche alguien intenta robarlo. Juana, su esposa, se asusta y le ruega que vuelva a arrojar la perla al golfo. Pero a Kino el sueño se le ha hecho demasiado real para renunciar a él. (Una anécdota conocida por el autor en el puerto de La Paz, Baja California Sur, lo inspiró para escribir esta novela.)

 

Zapatos de cocodrilo

(Alfonso Suárez Romero)

Paula y Raquel se creen las amigas más amigas de todo México. Por eso cuando su amistad se rompe, no saben muy bien qué hacer la una sin la otra. Cuando el destino las vuelve a juntar retoman su amistad y deciden hacer un viaje juntas, como Thelma y Louise, sólo que Raquel no sabe cómo acaba la película. (Es una novela muy divertida. Fiel e ingenioso reflejo de ese fenómeno que llamamos amistad. Recoge con realismo y mucho humor las aspiraciones de independencia y rebeldía con las que todos los adolescentes se identificarán. Las protagonistas no sólo son un vivo retrato de la amistad juvenil, sino que además logran convertirse en amigas del lector captando por completo su simpatía y complicidad.)

 

El valle de los masai

(Alain Surget)

En el siglo XIX, la vida de los masai se verá alterada por la irrupción del hombre blanco en sus tierras. La actitud despótica de los colonizadores blancos no deja otra alternativa que la guerra o la muerte. Mientras, dos muchachos, uno inglés y otro masai, van a vivir una aventura que los llevará a superar las diferencias que hay entre ellos. Tal vez su ejemplo pueda evitar la sangrienta confrontación que se avecina.

 

Un calor tan cercano

(Maruja Torres)

Dice la autora que ésta es una novela deseobiográfica más que autobiográfica. Se trata de una colección de recuerdos que Torres nos hace llegar de manera pausada, pero muy entretenida. La pequeña protagonista, Manuela, aprende a vivir poco a poco y nosotros la acompañamos en el proceso. Apreciamos la vida desde el punto de vista de una niña que ha aprendido a ser adulta, y que por ello puede fingir, puede ocultar sus sentimientos; pero no por eso esos sentimientos se van, al contrario, se quedan y hacen aún más triste ese fingimiento, ese ocultamiento. La pequeña ama sin saber por qué, con cariños que le han de durar para siempre y a pesar de las vueltas que da la vida. Manuela percibe la ausencia de los hombres que se van, abandonando familias que al principio los extrañan y después los aborrecen.

 

Macario

(B. Traven)

Macario era un pobre leñador, padre de once hijos. Vivía en un pequeño pueblo, en su humilde jacal. Una gran ilusión tenía en su vida: comer él solo un pavo entero, en las profundidades del bosque. Siempre sentía la muerte cerca, por el exceso de hambre, ya que compartía sus alimentos con su familia. Su mujer decidió un día darle una sorpresa: con algunos ahorros pudo comprar un pavo y se lo preparó, para que se lo comiera él solo e hiciera realidad su sueño. Pero no le resultaría tan fácil a Macario realizar su fantasía.

 

Demetrio Rudin

(Iván Turgueniev)

Un nuevo personaje llega de súbito a un pequeño círculo social. Rudin es uno de esos rusos maravillosos que leen, hablan, piensan y se comportan como si tuvieran toda la vida por delante y que no están hechos para vivir. Los encuentros entre Rudin y Natalia son los más intensos del libro. Él, en uno de los momentos de mayor tensión, dice: "Terminaré sacrificándome por alguna locura en la que no creeré".

 

Reencuentro

(F. Uhlman)

Hans es judío, y Konradin es un rico aristócrata. Ambos son grandes amigos. Pero esa amistad se verá truncada, primero por la ideología nazi de Konradin y finalmente por la ascensión de Hitler al poder y la llegada de la guerra.

 

Me dicen Sara Tomate

(Jean Ure)

Salvatore D'Amato tiene doce años, se considera un escritor en ciernes, piensa que su familia es bizarra (¡su padre es un dentista, por Dios!) y está muy preocupado porque todavía no ha besado a una chica, aun cuando está locamente enamorado de la distante Lucy y comparte elaboradas rimas con la pecosa e inteligente Harmony. Su largo nombre siciliano es blanco de burlas por parte de sus compañeros (que lo llaman con el apodo de Sara Tomate). Comenzando su adolescencia, atribulado por las dudas, la enfrenta con acertado humor y una imaginación desbordada. El gracioso protagonista a lo largo de la narración descubre en sí mismo, mediante experiencias inéditas y reveladoras, valores y cualidades nuevas e insospechadas para él.

 

El guardián del paraíso

(José Luis Velasco)

Mingo le salva la vida a Andrés, de lo cual surge una gran amistad entre los dos. Andrés no dudará ni un instante en ayudar a su amigo en su arriesgada empresa. Gracias a la amistad y al amor vencerán todos los obstáculos que se encontrarán en esta gran aventura.

 

Escuela de Robinsones

(Julio Verne)

William W. Koderyo es un hombre extremadamente rico, pero además de su fortuna tiene un sobrino llamado Godfrey y una ahijada a su cargo, llamada Phina; ambos están enamorados, pero Godfrey no desea casarse hasta haber viajado un poco por el mundo. Así que su tío pone a su disposición uno de sus barcos y contrata a un profesor de modales de San Francisco para que lo acompañe. De esta manera, sobrino y profesor se embarcan en el Dream. Lo tiene todo a su favor el barco: una experimentada tripulación y un excelente clima. Pero una inesperada tormenta los sorprende, hunde el barco y los deja en una extraña isla, donde estarán solos, sin un rastro de civilización que los ayude.

 

Las piedras del silencio

(Jacques Vernuleth)

Miyasa tiene quince años y es feliz. Hija de padres acomodados, estudia en Lausana y pasa las vacaciones en su país, situado en algún lugar del Oriente Próximo. Pero un día, su vida alegre y confiada se ve envuelta en la cruel realidad de una guerra sin declarar que azota la zona. El choque es tan violento que Miyasa se encierra en el autismo y termina en un centro psiquiátrico. Allí encuentra un médico comprensivo y, con su ayuda, comienza a escribir un diario secreto, que es como una puerta entreabierta a la esperanza.

 

A vueltas con mi nombre

(Alice Vieira)

¿Da lo mismo llamarse Juan o Bernardino? Para el protagonista de esta historia la respuesta es no. Quizá no le habría dado tanta importancia a su nombre si éste hubiese sido Luis. Pero a él le cupo la extraña suerte de llamarse Abilio, el nombre más espantoso del mundo para un adolescente, que se siente señalado por todos sus amigos cuando su zalamera tía le grita "¡Abilito, vamos!". Por esta razón, decide hacer un anuncio importante en medio de la cena: "Abilio ha muerto... soy Luis". En este momento, el protagonista inicia la búsqueda de su identidad. En el tren que lo lleva a Lisboa, conoce a una mujer que le enseña el valor de la aceptación: "Tenemos que saber vivir con la vida y con la muerte, lo mismo que vivimos con nuestro cuerpo y con el nombre que tenemos".

 

Libro de la Edad Oscura

(Federico Villalobos)

Al comienzo de la Edad Oscura, nació un niño al que todos llamaban Myrddin. Su madre era una pobre campesina y su padre un soldado romano destinado en Britannia, que se fue para no volver jamás. Cuando la madre de Myrddin murió, éste tomó a su hermana y huyeron del poblado. Eran unos tiempos difíciles, con miles de saqueadores y conquistadores llegados de todas partes. Myrddin contaba que era fruto de la unión entre su madre y el diablo y se hacía llamar Merlín, pues este nombre sonaba a alguien importante. Para salvar su vida, se hizo pasar por mago y adivino y se convirtió en el consejero de gente muy importante. Hasta que un día encontró al joven Arturo por los bosques, en tiempos en que Britania estaba en guerra.

 

Las dos ancianas

(Velma Wallis)

Debido al hambre que sufren y a los malos tiempos que se avecinan, una tribu decide abandonar a dos ancianas, pues ya no pueden cuidarlas ni alimentarlas. A nadie en la tribu le gusta la idea, pero no hay persona alguna que salga en su defensa, ni siquiera sus familiares. Cuando se ven solas, las ancianas se dan cuenta de que van a morir, pero deciden morir luchando. (La autora, Velma Wallis, es nativa de Alaska y pertenece a la tribu de los atapascos. Esta novela corta suya más bien parece un cuento, tanto por su extensión, como por el argumento, tomado de una leyenda tradicional de los indígenas de Alaska.).

 

Bahía de invierno

(M. Wahl)

Dos amigos, que comparten un montón de sueños, toman caminos distintos: uno con una banda callejera y el otro elige el camino del amor.

 

Carrera espacial

(Sylvia Waugh)

Patrick Derwent y su hijo Thomas son unos extraterrestres, procedentes del planeta Ormingat, y casi están por terminar su misión de observación en la Tierra, por lo cual deberán viajar de regreso a su lugar de origen. Pero ambos tienen que romper con su vida como terrícolas. Después de cinco años, se han identificado con algunas personas de su pueblo y, en general, con la vida en nuestro planeta, a pesar de sus imperfecciones en comparación con la que se lleva en Ormingat. El viaje de regreso ha sido calculado milimétricamente por científicos ormingatianos. Sin embargo, un accidente puede cambiarlo todo y poner a Patrick y a su hijo en una situación crítica y difícil de resolver.

 

Días oscuros

(R. Welsh)

Si la madre de Sarah no está enferma ¿por qué lleva días en cama? Cuando los problemas surgen, Sarah debe ocuparse de todo… menos mal que Moritz está ahí.

 

El fantasma de Canterville

(Óscar Wilde)

El señor Otis, ministro de Estados Unidos, adquiere la mansión de Canterville, en Inglaterra, a pesar de las advertencias del propio lord Canterville de que en ella mora el fantasma de un antepasado suyo. Pronto se muda al que será su nuevo hogar la familia Otis: los esposos y sus hijos (Washington, el mayor; una niña llamada Virginia y dos pequeños y traviesos gemelos a quienes conocen como Barras y Estrellas). Desde la primera noche de la estancia de los nuevos habitantes, el castillo se llena de gemidos dolorosos y de ruidos de cadenas que se arrastran por los pisos. El alma en pena de Simón de Canterville busca hacer de las suyas otra vez. Pero no cuenta con que los recién llegados son una familia muy peculiar.

 

El día que Nietzsche lloró

(Irvin D. Yalom)

Un médico vienés, Breuer, recibe a una mujer joven y guapa que le pide ayuda para un amigo, un filósofo enfermo de la vista, con fuertes migrañas y tendencias suicidas. Sin embargo, éste no desea ver al médico y, al parecer, odia a la mujer, de la que estaba enamorado sin ser correspondido. Breuer, maestro de Sigmund Freud, acepta atender al filósofo. No sólo estudiará sus males físicos, sino que intentará penetrar en su mente, conocer sus motivos, y tratará de ayudarlo a superar sus crisis. El médico se enfrenta a un hombre atormentado, sí, pero de una inteligencia fuera de lo común, y poco a poco el doctor se convierte en paciente y termina siendo él analizado por el filósofo. Conforme se van conociendo más, los dos hombres se hacen amigos y se confían sus temores, sus ideas y sus anhelos.

 

Profr. Carlos Alberto Gutiérrez Aguilar